Antes de empezar a hacer dieta lee esto

Te levantas de la cama en busca de tus vaqueros preferidos y, cuando intentas ponértelos, sorprendentemente parece que hayan encogido. Haces un esfuerzo aguantando la respiración y oprimiendo la barriga para intentar abrochar el botón y cuando al final lo has conseguido un horrible flotador sale por encima de lo que era tu magnifico modelo para un ajetreado día.

Sales corriendo de casa sin dar mayor importancia a este suceso pero, a medida que avanza el día, sientes tal incomodidad que te obliga a desabrocharte el botón cada vez que te sientas. Es en ese preciso momento cuando te planteas empezar a hacer dieta. Pero, ¿realmente necesitas adelgazar?

Existe una gran diferencia entre querer perder esos “kilitos de más” y necesitarlo realmente. Lo que para algunas personas simplemente es una cuestión de estética, o incluso de moda, para otras se convierte en una necesidad, ya que el exceso de peso está comprometiendo seriamente su salud.

 

Cómo saber en qué situación te encuentras

Lo primero que debemos hacer es averiguar en qué situación nos encontramos. Y para ello debemos recordar la definición del sobrepeso y la obesidad. Según la OMS “el sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud”.

A la hora de perder peso debes buscar un objetivo realista, sino puede ser frustrante Clic para tuitear

Acumular una cierta cantidad de grasa corporal es normal y totalmente necesario para el organismo. Ahora bien, cuando este cúmulo se sitúa por encima del 20-25% en los hombres y del 30-35% en mujeres se considera que compromete el estado de salud y reduce la calidad de vida.

Afortunadamente, vivimos en la era tecnológica y existen básculas de bioimpedancia que podemos tener en el baño de casa y que, a través de una pequeña corriente eléctrica, nos facilitan el porcentaje de grasa corporal. Para los que no son tan amantes de las nuevas tecnologías, deciros que la mayoría de las básculas que encontramos en las farmacias también disponen de este sistema.

Cuando las cifras obtenidas superan los parámetros normales, el exceso de peso ya no es un problema estético sino una cuestión de salud. Tomar consciencia de esta situación y de sus posibles consecuencias es el primer paso para empezar a perder peso.

 

Busca un objetivo realista para hacer dieta

A menudo sucede que nos desmoralizamos cuando vamos a hacer dieta e intentamos adelgazar. Bien porque no conseguimos bajar todo el peso que desearíamos, o nos cuesta demasiado, o incluso porque lo volvemos a recuperar en poco tiempo.

Si bien hemos dicho que el primer paso para perder peso era la toma de consciencia, el segundo es marcar el objetivo. Plantear mal esa meta nos puede ocasionar consecuencias negativas, como la recuperación del peso perdido (conocido también como “efecto yoyó”) o alteraciones psicológicas como la frustración, la desmotivación y el desánimo.

En este caso, nuestro objetivo no se basa simplemente en bajar kilos, lo que verdaderamente importa es mantener el peso que hemos logrado alcanzar. Para ello, el fin propuesto debe ser realista, es decir, se debe intentar recudir el peso corporal entre un 10-15% durante un periodo de tiempo prolongado que corresponde a unos 6 meses.

En la pérdida de peso no hay que batir récords ni subir al pódium, sino adaptar la alimentación al estilo de vida y realizar una dieta en la que se tengan en cuenta las necesidades de cada persona. Por tanto, deberíamos focalizar más esfuerzos en mantener nuestro peso y no tantos en perderlo.

20-Cómo-perder-peso-3-800x533

¿Cuál es tu peso ideal?

En la actual cultura del consumismo, donde la publicidad y las grandes marcas de modas han hecho una grandísima labor, no es de extrañar que todavía perviva la fantasiosa idea de querer conseguir el “peso perfecto”.

Para muchas personas el peso ideal es la “superdelgadez“. Y no me sorprende. Si echamos la vista atrás, recordaremos que quien más y quien menos ha jugado a vestir y desvestir aquella muñeca llamada Barbie, que tenía un supernovio, Ken.

Lo que a simple vista pueden parecer unos juguetes sin más, en realidad reflejan un canon de belleza que trasmite un erróneo ideal de delgadez extrema, en el caso de las mujeres, o de constitución atlética, en el caso de los hombres.

Vivimos en una sociedad corrompida por estándares de belleza, anhelos de juventud y patrones corporales irreales, así que es lógico que muchas personas estén insatisfechas con su cuerpo y quieran perder peso, aunque este sea normal.

El peso ideal o el peso perfecto no es un número extraído de la típicas tablas de pesos ideales o calculado a partir de una fórmula donde indicas tu talla. El peso ideal es aquel que te permite disminuir el riesgo de padecer enfermedades asociadas al exceso de grasa y llevar un estilo de vida saludable.

¿Cómo empezamos?

Evidentemente huyendo de las “dietas milagro”. Este tipo de regímenes permiten adelgazar de forma muy rápida, ya que la pérdida de peso se realiza a expensas de agua y músculo y no de grasa corporal, que es lo que verdaderamente nos preocupa y está asociado al riesgo cardiovascular. Al terminar o abandonar las dietas milagrosas (normalmente en un período de 2 semanas) se recuperan los kilos perdidos con gran facilidad y en poco tiempo, ya que los tejidos se rehidratan de nuevo y la ingesta calórica aumenta.

Además del grandísimo efecto rebote que producen este tipo de métodos de adelgazamiento, seguir una dieta milagro puede suponer un serio riesgo para la salud si no se acompaña de un estricto control profesional.

Por todo esto, el tratamiento más eficaz empieza por acudir a una consulta dietética donde, a través de una dieta personalizada y la educación nutricional que os imparta el/la nutricionista, aprenderás a llevar unos hábitos alimenticios y un estilo de vida saludable. Además, debes contemplar la posibilidad de aumentar el grado de actividad física puesto que el ejercicio ayuda a mantener el tono muscular y a disminuir el exceso de grasa.

Además del efecto rebote, las dietas milagro pueden suponer un problema para la salud Clic para tuitear

Perder peso supone ganar salud. Sin embargo, saber si de verdad te sobran kilos y cuántos no es fácil. Espero que después de haber leído este post hayas valorado la importancia que tiene cuidar tu alimentación y encontrarte en un peso saludable.

Recuerda que unos buenos hábitos alimenticios no es hacer dieta permanentemente ni comer verdura y carne a plancha cada día. Un estilo de vida saludable supone entender la alimentación como algo beneficioso para tu propia salud.

¡Nos vemos en el próximo post!

Laura Rojas

Productos que te pueden interesar:

TS-CRONOACTIVE-FORTE-56Turboslim Cronoactive Forte

Un complemento alimenticio con dos comprimidos:

  • El de DÍA que facilita la pérdida de peso y actúa sobre las funciones de eliminación, además de ayudarte a quemar las grasas.
  • El de NOCHE que contribuye a mantener niveles normales de glucosa en sangre y ayuda al mantenimiento de la piel.

Deja tu comentario