Cómo mantener el bronceado todo el año

Hoy voy a dedicar este post a hablarte de nuestro aspecto. Tengo una curiosidad: ¿aún conservas el bonito bronceado que lucías al final del verano? Sinceramente, yo no. Ese tono dorado se ha convertido más bien en un blanco nuclear que tengo que maquillar cada mañana para no verme tan pálida.

Tener un “buen aspecto” implica tener buen color, sobre todo en la cara. Pero para lograrlo es indispensable mantener la piel en las mejores condiciones. El color contribuye a la impresión de tener buen aspecto pero también depende de la calidad de nuestra piel. Es decir, de la textura, de la firmeza y de la elasticidad de la piel.

Hoy en día, estar bronceado es sinónimo de éxito social, buena salud y belleza. Todo el mundo desea tener un aspecto radiante y un cutis bronceado el máximo tiempo posible. Y no nos conformamos solo con lucirlo después de las vacaciones sino que queremos conservarlo durante todo el año.

La alimentación es la forma más sana y saludable de potenciar nuestro bronceado natural. Así que ¡vamos a ponerlo en práctica!

La melanina

No podemos hablar del bronceado sin antes mencionar el principal pigmento responsable de la coloración de la piel, del cabello y de los ojos: la melanina.

La melanina se produce en la capa profunda de la epidermis, cuando la radiación solar incide sobre nosotros. Los rayos ultravioleta atraviesan la capa más superficial y, de allí pasan, a la capa más profunda, donde se estimula la producción de melanina, que es lo que oscurece la piel.

Por tanto, el bronceado constituye una protección natural contra la radiación solar y se debe a la acción de la melanina, un pigmento que sintetizan los melanocitos a partir de un aminoácido llamado tirosina.

La tirosina es fundamental para nuestro estado de ánimo, ya que es precursor la adrenalina o la dopamina, dos neurotransmisores influyentes en nuestras emociones. Por este motivo cuando estamos morenos no sólo mejora nuestro aspecto físico sino que también nos sentimos mejor.

En invierno, los rayos solares también son peligrosos para piel y ojos. ¡No olvides protegerte! Clic para tuitear

Además de la melanina como forma protectora de la radicación solar (eumelanina), existe otro tipo de melanina (feomelanina) que da el color rosado a diferentes partes del organismo (como los labios), que se produce por la transformación de otro aminoácido, la L-cisteína.

  • La tirosina evita la despigmentación y puede ayudar a personas que tengan manchas en la piel. Los alimentos ricos en tirosina son todos los proteicos (carne, pescado, huevos, lácteos), las pepitas de calabaza, los altramuces, la avena, las almendras.
  • La L-cisteína es un aminoácido azufrado, es decir, contiene azufre. Este mineral es necesario para la formación del colágeno y el mantenimiento de la piel. Como alimentos ricos en L-cisteína, además de los alimentos proteicos destacan la soja, las semillas de girasol y los dátiles, y los frutos secos.

La radiación solar en invierno

Al llegar la época invernal, pocas personas utilizan cremas con protección solar y muchas olvidan las gafas de sol. Sin embargo, a pesar de que en las estaciones más frías el sol está más bajo y los rayos inciden con menor intensidad, los efectos sobre el envejecimiento cutáneo y la afectación ocular persisten ya que el ángulo de los rayos solares incide de forma más directa en los ojos y puede provocar un reflejo más intenso.

Después de recordarte que debes protegerte del sol todo el año, volvamos al tema que nos ocupa. En definitiva, para conseguir un favorecedor y duradero bronceado nada mejor que realizar una alimentación adecuada y rica en determinados nutrientes que permita a nuestra piel cumplir este objetivo.

24-Bronceado-2-800x533

La alimentación es el mejor aliado de tu bronceado

Como ya has visto, existen algunos alimentos que tienen la capacidad de estimular la producción de melanina y ayudar a conseguir un bronceado mucho más intenso y que además son capaces de evitar los efectos negativos de la radiación solar.

Los nutrientes que no deberían faltar en nuestra dieta son los siguientes:

  • Betacaroteno: un pigmento vegetal que favorece el bronceado ya que es capaz de aumentar la producción de melanina en la piel. El betacaroteno actúa como provitamina una vez ingerido (es decir, es una vitamina inactiva que se activa cuando pasa al intestino), y el organismo lo transforma en vitamina A, lo que le confiere una acción antioxidante y le permite eliminar los radicales libres que se generan en el organismo. La zanahoria es el alimento por excelencia pero las frutas y verduras de colores intensos, rojos, naranjas, amarillos y verdes son las más ricas en betacarotenos (tomate, calabaza, melocotón, mango, papaya, espinacas, brócoli o acelgas).
  • Vitamina C: un potente antioxidante que participa en la síntesis de colágeno y elastina, las dos proteínas indispensables para garantizar el mantenimiento de la piel. La encontramos sobre todo en los cítricos: naranja, pomelo, limón o mandarina, en el kiwi, las frutas rojas, y en las verduras como: el brócoli, las coles y las espinacas.
  • Vitamina E: una vitamina liposoluble que proporciona hidratación a la piel. Una piel hidratada y nutrida mantiene durante más tiempo el bronceado ya que disminuye la velocidad de descamación de la piel. Podemos aportar vitamina E a través de los aceites vegetales, los frutos secos y las legumbres.
  • Ácidos grasos: ayudan a mantener la elasticidad y la flexibilidad cutánea, indispensables para tener un cutis bonito. También tienen propiedades hidratantes por lo que favorecen que el bronceado sea más duradero. Se encuentran habitualmente en los aceites vegetales –especialmente en el aceite de oliva–, el pescado azul y en los frutos secos.
  • Agua: es esencial para garantizar la hidratación del organismo y, por tanto, imprescindible para mantener nuestra piel hidratada. Recuerda que hay que beber entre 1 y 1,5L de agua al día y hay que hacer un esfuerzo si no se tiene sed.

Y ahora, ponlo en práctica

Ahora que conoces los alimentos que contienen los nutrientes que nos ayudan a lucir moreno y a tener una piel radiante en invierno, te estarás preguntando “¿y cómo lo hago?”. Pues bien, aquí te dejo algunas recetas sencillas que te permitirán introducir los alimentos que potencian el bronceado de una forma sana y nutritiva. Se trata de crema de calabaza y zanahoria, licuado de brócoli, zanahoria y remolacha, y macedonia de frutas.

24-Bronceado-3P-800x533

24-Bronceado-4P-800x533

24-Bronceado-5P-800x533

 

¿Qué te han parecido las recetas? ¡Seguro que te han sorprendido! Espero que te hayan gustado y te animo a que compartas las tuyas con todos nosotros.

¡Nos vemos en el próximo post!

Laura Rojas

Productos que te pueden interesar:

EXPERT-AUTOBRONCEADOR-VIALESEXPERT-AUTOBRONCEADOR-LICAPSExpert Autobronceador

Forté Pharma ha creado Expert AutoBronceador, para:

  1. Mantener un bronceado natural
  2. Sublimar la piel

Con un delicioso sabor a albaricoque, la fórmula de Expert Autobroceador responde a la asociación de 3 ingredientes: un extracto de caroteno, un extracto de tomate y un extracto de betacaroteno.

Disponible también en viales.

Deja tu comentario