Cómo alimentar tu cerebro

Los más jóvenes os encontráis en la recta final del curso y con los exámenes a la vuelta de la esquina. Otros estáis a punto de presentaros a esas oposiciones que lleváis preparando todo el año. Y otros, a los que el estudiar ya queda lejos, tienen un trabajo que requiere esfuerzo y dedicación. Sea cual sea tu situación, necesitas que las funciones cognitivas (memoria, concentración, agilidad) estén en plenas facultades.

La alimentación juega un papel importantísimo para mantener e incluso mejorar todas estas funciones. Por ello, dotar a nuestro organismo de todos los nutrientes que necesita es fundamental para adquirir un óptimo desarrollo mental. ¿Te apetece conocerlos?

 

Alimenta tu cerebro

El cerebro es el jefe de nuestro cuerpo. Él está al mando de las operaciones, por lo que ordena y dirige todos los movimientos que se realizan en el interior de nuestro organismo. El cerebro no descansa nunca, trabaja día y noche sin parar, por eso es el órgano que más nutrientes y energía requiere para su funcionamiento.

La glucosa es el combustible imprescindible de nuestro cerebro. Se puede obtener directamente de alimentos como las frutas, las verduras e incluso el propio azúcar o bien por la degradación de los alimentos ricos en almidón (pan, patata, pasta, arroz y legumbres). Lo ideal es alimentar nuestro organismo con estos últimos. Los alimentos ricos en almidón están formados por hidratos de carbono complejos que permiten proveer el cerebro de glucosa poco a poco.

50-memoria-1-cita1La glucosa es esencial para la actividad cerebral, pero para que esta actividad se realice correctamente el cerebro necesita que los neurotransmisores funcionen de forma perfecta. Los neurotransmisores son las sustancias que transmiten información de una neurona a otra y, para ello, las proteínas son fundamentales.

Las proteínas están formadas por aminoácidos (como si de una pared se tratara los aminoácidos son los ladrillos que conforman la proteína), algunos de los cuales nuestro organismo no puede elaborar ( como el triptófano) y tenemos que aportarlos a través de la alimentación.

El triptófano es un aminoácido que permite la fabricación de una de las sustancias más importantes en la regulación de múltiples funciones cerebrales, la serotonina. El consumo de pescado azul o cereales integrales evita la carencia de este aminoácido y favorecerá su segregación.

Los nutrientes por excelencia que garantizan el buen mantenimiento del cerebro son las grasas omega-3. Este tipo de grasas tienen efecto antioxidante y antiinflamatorio que favorece las adecuadas conexiones nerviosas. Comer un puñadito de nueces a diario es un hábito saludable que aportará grandes beneficios a tu sistema nervioso.

Como ya hemos visto, el cerebro es un órgano de muchísima actividad, así que necesita una gran protección frente a la acción de los radicales libres (las toxinas que oxidan el organismo). La vitamina E, presente en las verduras de hoja verde y especialmente en el aceite de oliva, es un potente antioxidante que nos ayudará a evitar el envejecimiento cerebral y el deterioro prematuro de las neuronas.

SABÍAS QUE… Los arándanos ayudan a mantener la concentración durante todo el día. Además, gracias a la elevada cantidad de antioxidantes que contienen protegen el celebro y mejoran la memoria. ¿Cómo los puedes consumir? Muy sencillo: naturales, en zumo, en mermelada o incluso puedes acompañarlos con lácteos (añadir leche y hacerte un batido o tomarlos con un yogur). Una receta súper fácil que me encanta es el sorbete de arándanos. ¡Toma nota!

 

50-memoria-3-800x533

Enemigos de la memoria

La pérdida de memoria y falta de concentración es, con frecuencia, una fuente de preocupación, sobre todo si se manifiesta con regularidad. Estos problemas que solían afectar con mayor frecuencia a las personas de edad avanzada cada vez son más comunes entre las personas de mediana edad y los adolescentes.

La población más joven suele presentar dificultades o falta de concentración sobre todo en la época de exámenes. En los adultos, es más frecuente sufrir pequeños baches de memoria durante periodos de fatiga o de estrés. En cambio, a las personas mayores se manifiesta con una disminución de la capacidad intelectual.

Todas estas alteraciones pueden ser consecuencia de esos “enemigos” con los que tiene que tiene que lidiar diariamente nuestro sistema nervioso y a los que se tiene que enfrentar, sobre todo, nuestro cerebro. A continuación vamos a descubrir quiénes son:

50-memoria-2-800x507

  • El alcohol y el tabaco son sustancias tóxicas que alteran el funcionamiento del sistema nervioso y provocan daños cerebrales que afectan a la capacidad de atención y la retención de la información.
  • Los azúcares refinados que provienen de la bollería industrial, la comida procesada o el propio azúcar blanco están relacionado con el deterioro cerebral. Este tipo de azúcares provoca con un aumento de la actividad neuronal inmediata, pero su caída posterior, genera disminución del rendimiento.
  • Las grasas saturadas y trans obstruyen el riego sanguíneo del cerebro e impiden que llegue el suficiente oxígeno, lo cual provoca alteraciones en las funciones cognitivas.
  • El descanso insuficiente genera que el “disco duro” de nuestro cerebro no pueda almacenar toda la información que ha estado recibiendo durante el día. Dormir como mínimo siete horas diarias es indispensable para cubrir esta función.
  • El estrés es el mayor enemigo de la memoria. Tiene efectos desfavorables sobre la mente, afectando principalmente a la memoria a corto plazo (pequeñas distracciones y descuidos) y a la atención. Realizar alguna técnica de relajación durante el día es una buena manera de mantener tu mente despejada.

 

UNOS TRUCOS:

Existen trucos muy sencillos que te ayudan a conciliar el sueño, como por ejemplo: mantener un horario y tener una rutina para acostarte y levantarte, no irte a la cama con el estómago vacío o después de haber cenado mucho, evitar tomar bebidas excitantes y no realizar ejercicio físico muy tarde. Recuerda que si te esfuerzas por llevar una alimentación adecuada y eliminas todos esos “enemigos” tienes una inversión asegurada para mantener tu cuerpo y mente sanos.

Espérame porque ¡pronto vuelvo con más!

Laura Rojas

Productos que te cuidan

Memorex

Energy Memorex

Particularmente recomendado en periodo de estrés o de aprendizaje, Energy Memorex es una solución completa, que asocia el Eleuterococo (Eleutherococcus senticosus), lecitina de soja y Bioflavonoides de limón a un complejo de vitaminas y minerales, tales como las vitaminas B12 y B6 que contribuyen al funcionamiento normal del sistema nervioso y a la función psicológica normal.

2 comments

  1. Nutrisana Educación 23 Mayo, 2016 at 13:26 Responder

    Parece que es una pesadez que no se deje de repetir esto que decís en vuestro post, pero es de vital importancia que demos el peso que merece al tema de la nutrición, por todos los motivos que exponéis arriba. Cuidarse, comer bien y una dieta equilibrada, y llevar una vida saludable, mejorará siempre nuestra calidad de vida, nuestra salud, y aumentará nuestro rendimiento del día a día. Por ello, por mucho que se repita, nunca está de más recordarlo, y más aún si lo recomiendan especialistas (nutricionistas y dietistas), porque ellos sabrán bien de lo que hablan, y podrán aconsejar.

Deja tu comentario