Tu estilo de vida afecta a tu piel

Como hemos hablado en artículos anteriores, si no sabemos gestionar o enfocar de una manera consciente y correcta el ritmo actual que nos envuelve, nos empezará a pasar factura de una manera muy clara en varias áreas de nuestra vida que además están interconectadas entre sí. Por lo tanto, el mal funcionamiento de una de ellas incide directamente en otras.

Es decir, un estilo de vida en el que impera el estrés y el nerviosismo es probable que te lleve a comer de manera desordenada y quizás a tener alteraciones en el sueño. Esto no únicamente te pasará factura en tu humor y estado anímico (tristeza, desánimo, pérdida de energía, cansancio), sino también a nivel físico. Si no comes y descansas adecuadamente tu cabello y tu piel se resentirán de una manera notable.

Es una cadena:

Estrés + Nervios + Prisas + Ansiedad

Alimentación desordenada
Alteraciones en el sueño

Piel alterada, mate, sin luz, con problemas como acné, dermatitis o sequedad excesiva.
Una piel que envejecerá prematuramente.

 

Por el contrario, si llevamos un estilo de vida saludable a todos los niveles (físico, mental y emocional) nuestra piel respirará salud. Una persona con un estilo de vida basado en una alimentación saludable, que se mantiene activa, respeta sus horas sueño y practica alguna técnica de relajación para disminuir los efectos del estrés que respiramos en el día a día, es más que probable que luzca una piel saludable.

Además, el estado de ánimo es además fundamental para tener una predisposición a cuidar de esta. Cuando vivimos de acuerdo a unos principios de estilo de vida saludable, nos apetece dedicar tiempo a cuidarnos y estamos más predispuestos a seguir una rutina de belleza con los productos adecuados.

El problema suele aparecer porque entramos en un círculo vicioso de prisas y nervios que nos impiden ser conscientes de qué elementos en nuestro día a día inciden directamente en nuestra salud general y en la de nuestra piel. Por lo tanto, lo primero que te aconsejo que hagas es lo siguiente:

59-estilo-de-vida-piel-2-600

Busca en un momento de tranquilidad, pon una música agradable, hazte una infusión y enciende una vela. Coge una libreta y un bolígrafo. y empieza a hacer un ejercicio de autoanálisis y autoconocimiento. Observa y analiza cómo es tu estilo de vida. Puedes ayudarte de las siguientes preguntas:

  • ¿Sueles ir siempre corriendo a todas partes?
  • ¿Sientes que te falta tiempo para todo?
  • ¿Te sientes descontrolado a nivel mental y emocional?
  • ¿Tienes una rutina en horarios tanto para alimentarte como para dormir?
  • ¿Cuántas horas duermes?
  • ¿Te levantas con tiempo suficiente como para desayunar correctamente y dedicar tiempo a arreglarte y darle a tu piel los cuidados que necesita?
  • ¿Tienes un sueño reparador?
  • ¿Qué tipo de alimentación llevas? ¿Es una dieta equilibrada, previamente planificada y rica en frutas y verduras? ¿O es una alimentación sin horarios y comiendo lo primero que se te pasa por la cabeza?
  • ¿Recurres a productos excitantes como el café, el té, el chocolate o el alcohol?
  • ¿Bebes suficiente agua durante la jornada?
  • ¿Cómo es tu humor últimamente?

Este simple ejercicio te hará tomar conciencia de cuál es tu situación actual y de cómo es realmente tu estilo de vida. Podrás analizar qué áreas están bien y cuáles necesitas mejorar. A partir de ahí, debes trazar los cambios que tendrás que incorporar a tu rutina para que tu estilo de vida sea más beneficioso para ti.

 

7 consejos para mantener tu piel en plena forma

 

1. Aliméntate adecuadamente

Come de forma equilibrada, incluyendo frutas y verduras en tus menús. Reduce y limita los azúcares y harinas refinadas, los embutidos y la bollería: es una excelente forma de luchar contra el envejecimiento prematuro y evitar problemas como el acné.

59---estilo-de-vida-piel-cita1

2. Descansa y duerme las horas necesarias para que tu organismo se reponga

Nunca te acuestes sin haberte lavado correctamente la piel para retirar el maquillaje o simplemente las impurezas que se van acumulando sobre la piel durante la jornada.

3. Limpia tu piel a diario

Por la mañana y por la noche. Y utiliza los productos más adecuados para tu tipo de piel y para cubrir tus necesidades.

4. Hidrátate bien

Beber agua, caldos o infusiones te ayudará a mantener tus células hidratadas. Si lo haces correctamente notarás cómo tu piel luce luminosa, jugosa y tersa.

5. Protégete del sol

Ahora que empieza la temporada de más horas de luz y sol es interesante que además de protegerte la piel con un fotoprotector en crema, también recurras a un fotoprotector en cápsulas como Expert Solar, que te ayudará a proteger tu piel de las radiaciones del sol al tiempo que te permitirá broncearte sin quemarte ni perjudicar tu piel.

6. Practica técnicas de relajación y meditación para equilibrar tu mente y tus emociones

Te ayudarán a respirar de forma correcta y consciente, lo que hará que oxigenes totalmente las células de tu organismo. Es importante que gestiones tus niveles de estrés ya que este provoca una inflamación de todos tus órganos, incluida tu piel, y aumenta el estrés oxidativo y la producción de radicales libres. Además, vivir bajo un estado de estrés permanente reduce la cantidad y la calidad del colágeno y también potencia la producción de cortisol, que es la llamada “hormona del estrés”.

7. Recurre a un complemento nutricional

Si quieres dar un cuidado extra a tu piel prueba con productos como Expert Hilurónico, Expert Colágeno o Expert Derma.

 

Como ves es muy importante que tomes conciencia de cuál es tu situación actual. Observa cómo es tu estilo de vida, sé honesto contigo mismo y planifica los hábitos que quieres introducir para avanzar y qué hábitos necesitas cambiar para mejorar. Verás como con estas sencillas pautas empezarás a notar mejoras en tu piel.

Laura Miranda

Productos que te cuidan

expert-derma-200

Expert Derma

Expert Derma asocia 2 aceites fruto de la agricultura biológica: el aceite de Onagra y el aceite de Borraja, extraídos de las semillas por presión en frío.
Este proceso de extracción permite conservar los activos para un eficacia óptima.

Deja tu comentario