Claves para no coger peso en Navidad

Tanto si estás a dieta como si no, las Navidades siempre son un momento crítico para mantener los buenos hábitos alimentarios. Nos enfrentamos a esas comidas familiares preparadas con tanto cariño como con calorías, a las mil y una delicatessen y alimentos gourmet que reclaman nuestra atención, al picoteo sin límite y a los turrones, roscos de vino y demás dulces que siempre aparecen en la interminable sobremesa.

Las consecuencias aparecen rápido: aumento de peso. Los estudios certifican que engordamos entre 2 y 4 kilos, los cuales se instauran donde no queremos (glúteos, abdomen y caderas). Si quieres disfrutar de estas fiestas y no preocuparte por la báscula, toma nota de los siguientes consejos:

Planifícate

Realiza un calendario y anota todas las celebraciones que tengas, pero retoma tu dieta habitual los días que no tengas compromisos. Si eres estricto y sigues una dieta equilibrada los días posteriores a las comidas copiosas (eso pasa por renunciar de los tuppers de canelones que han sobrado) no solo mantendrás tu peso, sino que quizás también logres perder algún kilito.

 

Haz tus menús más ligeros

Los menús navideños no tienen por qué estar reñidos con una alimentación sana. ¡Siempre y cuando cocines tú, claro! Si tienes invitados en casa deléitales con un menú saludable y demuéstrales que con menos calorías se puede disfrutar de auténticas maravillas. ¡Te doy ideas! Como aperitivo: humus, espárragos blancos, mejillones, langostinos, pulpo y jamón serrano. De entrante, una crema de marico o una sopa de pescado son ideales y, como plato principal, la lubina al horno es fabulosa. Si prefieres carne, el pavo relleno con verduras también es estupendo.

 

Toma fruta de postre

Parece que comer fruta como postre es poco glamuroso para los días festivos, pero hay muchísimas maneras de hacer que la fruta tenga un encanto especial. Elimina el flan con nata y el helado de turrón del menú. Escoge las frutas que más te gusten y haz unas brochetas o una rica macedonia. Tu estómago trabajará menos y tendrás mejores digestiones.

 

Acaba con una infusión

La sobremesa es un buen momento para tomarte una infusión y dejar a un lado los polvorones. Ten cuidado con el reclamo “sin azúcares” ya que, aunque hayan sustituido el azúcar por edulcorantes artificiales continúan teniendo grasas poco saludables.

Mi recomendación es que elijas una infusión de plantas digestivas y carminativas que te ayuden a sentirte mejor y a aliviar las molestias digestivas que puedes sufrir por haber comido más de la cuenta, como la manzanilla, el hinojo, el comino o el boldo.

Vigila con la bebida

No solo la comida suma calorías, las bebidas también cuentan. Las mesas de Navidad están llenas de refrescos y sus cantidades de azúcar correspondiente. ¡Y qué decir del alcohol! Se empieza por el vermut, se pasa al vino blanco, luego al tinto y acabas brindando con el cava: un sinfín de calorías vacías (por no hablar de lo perjudicial que es para la salud). Así que, intenta no superar las dos copas por comida. Recuerda: ¡alterna el agua y las copas!

Haz algo de ejercicio

La mejor manera de empezar un día de celebración es haciendo deporte. Levántate con tiempo y sal a correr, ve al gimnasio o coge la bici. Te ayudará a reducir el apetito del resto del día.

¡Pero aún puedes hacer más! Después de las comidas copiosas no te quedes aplastado en el sofá, sal a dar un paseo y llévate contigo a toda la familia. Os ayudará a rebajar la comida y activar vuestro metabolismo.

 

En conclusión….

No te obsesiones: la Navidad solo pasa una vez al año y hay que ser realista, no es el mejor momento para crear hábitos alimentarios saludables (esto no significa que tengas vía libre). Disfruta de las fiestas y aplica todos los consejos y recomendaciones que te he dado.

¡Nos vemos en enero!

Laura Rojas

Productos que te cuidan

ts-calorilight-200

Turboslim Calorilight

Es un complemento alimenticio con activos de origen natural con un fuerte poder lipo-absorbente.

Deja tu comentario