Potencia las defensas con tu dieta – Laura Rojas

En esta época del año es muy común que nuestro organismo se debilite y se vuelva más vulnerable, con lo que pronto empezamos a notar más cansancio de lo habitual, falta de vitalidad y muchísimo agotamiento. Pero esto no es todo, los virus también salen al campo de batalla, ¡y no tardan en apoderarse de nosotros! Así que, la gripe y los resfriados aparecen muy rápido.

Para evitarlo debes ponerte manos a la obra y reforzar tu sistema inmunológico. Sí no sabes cómo, presta atención porque en el post de hoy voy a darte la solución. Además, para este mes, te traigo un fantástico menú con el conseguirás aumentar tus defensas este invierno y estar mejor que nunca.

La solución: un estilo de vida saludable

La manera más eficaz de aumentar tus defensas es llevar un estilo de vida saludable: respetar las horas de sueño, practicar ejercicio físico regularmente y realizar una dieta sana y equilibrada.

Alimenta tu sistema inmunológico

Cuidar tu alimentación es fundamental para fortalecer el sistema inmunológico y combatir los síntomas que provocan unas defensas bajas.

La dieta debe estar enriquecida en vitaminas como las vitaminas A, C, E y minerales como el selenio y el zinc que participan en el funcionamiento del sistema inmunitario. Estos nutrientes intervienen en la transmisión de los impulsos nerviosos por lo que resultan imprescindibles para mejorar nuestras defensas.

Menú equilibrado y saludable para potenciar las defensas

Aquí tienes un menú fácil y práctico con frutas y verduras frescas y alimentos ricos en vitaminas y minerales que potenciarán tu sistema inmune. Además contiene lácteos fermentados como el yogur, que te ayudará a aumentar las defensas inmunológicas intestinales. Para notar sus beneficios debes tomar de 2 a 3 yogures al día.

Como siempre, los líquidos son importantísimos, por ese motivo en el menú abundan las preparaciones líquidas calientes (sopas, consomés, cremas, infusiones…) que mantienen hidratado todo tu organismo.

La reducción de las grasas es esencial para garantizar el buen funcionamiento del sistema inmunológico. Las dietas ricas en grasas reducen la respuesta inmunológica, aumentando así el riesgo de padecer infecciones. Por tanto, el menú incluye pescado azul, frutos secos, legumbres y cereales integrales para asegurar un aporte equilibrado de diferentes ácidos grasos.

Por último, fíjate que las cocciones contienen poca grasa y las técnicas culinarias son sencillas: hervido, vapor o al horno. Esto te facilitará la digestión y hará que te sientas mejor.

¡Espero que os resulte interesante y de gran utilidad!

Laura Rojas

Deja tu comentario