Edulcorantes: ¿Cuál es el mejor sustituto al azúcar?

El azúcar, o mejor dicho, reducir el consumo de azúcar; es tendencia. Es algo que se hace visible incluso en los restaurantes y cafeterías, donde hemos asistido a una pequeña evolución. Del café acompañado invariablemente durante décadas por una bolsita de azúcar o azucarillos, pasamos a la pregunta ¿azúcar o sacarina? Ahora, más allá de estas alternativas, en muchos sitios ofrecen un amplio abanico de posibilidades: azúcar moreno, panela, sirope de arce, stevia… ¿Cuál es mejor?

Azúcar moreno: el eterno rival

Dicen que el azúcar moreno es mucho más saludable que el azúcar blanco, ya que éste último es refinado y contiene químicos. Si a alguien le preocupan esos químicos debe saber que se eliminan al terminar el proceso de refinado y los que quedan están en cantidades totalmente seguras.

Por otro lado, no debemos confundirnos con el término “refinado”. Aunque el arroz refinado es menos aconsejable que el integral, no ocurre exactamente igual con el azúcar. Al refinar el arroz eliminamos la fibra, que nutricionalmente es interesante. Sin embargo, al refinar el azúcar eliminamos nutrientes que realmente no están en una proporción significativa. Es decir, la cantidad de vitaminas y minerales que pueda tener el azúcar moreno no justifica su uso.

En cuanto a la cantidad de azúcares, es cierto que el azúcar blanco contiene un 99% de sacarosa. Hasta aquí perfecto. Pero que nadie se engañe: el azúcar moreno está compuesto por un 90% de sacarosa. Para colmo, tendemos a ponernos más porque, en primer lugar, el poder endulzante es menor y en segundo porque “como lleva menos azúcar y es más sano no pasa nada si me pongo algo más…”.

Sirope de arce y jarabe de agave: de América al zumito.

Tenemos un verdadero don para copiar siempre lo peor de los americanos (recordemos el famoso “banana split” y sus múltiples siropes chorreando por los lados). Pues bien, ahora está de moda añadir siropes de arce y jarabes de agave a los zumos pensando que es “más sano” que el azúcar.

¿Es eso cierto? El jarabe de agave contiene un 70% de azúcares. Además de glucosa lleva más del 50% de fructosa y esto es una trampa. La fructosa parece que suena mucho mejor y que es más sana. Pero el exceso de fructosa va al hígado y ahí se transforma en grasa. Cuando la fructosa se toma de manera natural dentro de la fruta la fibra ralentiza su absorción. Al contrario, cuando se toman concentrados de fructosa, como en el caso de los jarabes o siropes, no supone una gran ventaja tomarla frente a la glucosa.

Panela: ¿la opción más natural?

Me alucina el despegue meteórico e incomprensible de la panela en nuestro país, conteniendo un 90% de azúcares de los cuales casi el 80% son sacarosa. Sea natural o refinado, el azúcar libre es azúcar libre y como tal se comporta en el organismo. Poco más que añadir.

Entonces, volvemos a la sacarina de toda la vida…

Con la aparición de las pastillitas de sacarina parecía que estaba todo resulto: conseguían endulzar sin añadir kilocalorías. Y éramos todos muy felices hasta que recientes estudios en ratones indican que la sacarina puede alterar la microbiota intestinal y generar una respuesta “insulino-cefálica”. Es decir, los receptores del “dulce” se activan aunque no consumamos glucosa.

En definitiva, “nos ahorramos” las calorías pero tampoco es la panacea porque a la larga podría producirse resistencia a la insulina, diabetes y obesidad.

¿Y la stevia?

La stevia se ha puesto de moda entre aquellos que buscan “lo natural” y huyen de lo mal llamado “químico”. Pocos caen en la cuenta de que lo que estamos comprando es uno de sus extractos, uno de sus glucósidos de esteviol purificados (el edulcorante E-960). El esteviol tiene gran poder edulcorante y es apto para diabéticos, pero no cura la diabetes, ni el cáncer ni la ansiedad.

La venta de la planta de forma natural está prohibida en Europa porque la stevia, además de endulzar, contiene otros compuestos con actividad farmacológica. Puede actuar como hipotensor y su uso continuado provoca esterilidad. De hecho, uno de sus usos tradicionales entre los nativos del actual Paraguay era anticonceptivo.

Conclusión, ¿cuál es la mejor opción?

La respuesta es mucho más sencilla de lo que parece. Los edulcorantes acalóricos como la sacarina o la stevia son una buena alternativa para aquellas personas que necesiten controlar el peso corporal. Sin embargo, no son la panacea y deben usarse con moderación porque no se ha demostrado que sean inocuos.

En cuanto al resto de endulzantes: azúcar moreno, jarabe de arce, panela… Su contenido en azúcares es muy similar por lo que… ¡Buena noticia! Cada uno puede elegir el que más le guste. En este caso lo importante no es el tipo elegido, sino la cantidad. Recuerda utilizar siempre pequeñas dosis y prescindir de ellos siempre que sea posible.

¿Y tú? ¿Cuál sueles utilizar? ¿Utilizas alguno que no hayamos mencionado?

Marián García

14 comments

  1. ANA 21 marzo, 2017 at 21:58 Responder

    De acuerdo con José Manuel: Miel. Muchas y muy buenas propiedades. Además como endulza mucho con una poquita es suficiente. Le da un saborcillo al café, pero es agradable.

  2. MARCO 22 marzo, 2017 at 11:18 Responder

    Yo desde hace meses uso una stevia producida en Galicia por la empresa Alnaec Ecosalud y es estupenda. Endulza mucho y no lleva añadidos químicos.

  3. phersi 31 marzo, 2017 at 19:53 Responder

    Y el Abedulce? he leido que es un sustituto del azucar que llevan usando en dinamarca, cro , desde la segunda guerra mundial….sabes algo ? la verdad es que he encontrado escasa informacion al respecto

  4. Emi 31 marzo, 2017 at 22:59 Responder

    Y el azucar de abedul (xilitol)? Se supone que no altera los niveles de azúcar en sangre y también protege los dientes. Podéis informar sobre este un poco más por favor?

  5. Raquel 1 abril, 2017 at 09:03 Responder

    Buenos días! Estupenda explicación de las opciones, más o menos saludables, que tenemos al uso del azúcar refinado. Hecho de menos el azúcar de abedul… el famoso xilitol que se usa para la elaboración de productos aptos para diabeticos. Trabajo en herbolario y tenemos todas las opciones que has nombrado pero la stevia y el azúcar de abedul son, últimamente, las más elegidas. Qué opinas del aúcar de abedul? Sé que tiene un indice glucémico de 7, creo que como el de una lechuga, por tanto apto para diabéticos, de apariencia similar al azucar de mesa, sabor muy similar y de comportamiento parecido en la repostería.

  6. María 1 abril, 2017 at 21:49 Responder

    Hola! Me gustaría preguntarles directamente a yoelijocuidarme.es por el azúcar de abedul (xilitol). Nos lo vendieron como la “panacea”
    Gracias

Deja tu comentario