LA IMPORTANCIA DEL DEPORTE EN TU CUERPO

Llevar un estilo de vida saludable no solo consiste en comer de forma sana y equilibrada, que por supuesto, ¡es fundamental! También se basa en realizar ejercicio físico de forma regular.

La última guía de alimentación saludable publicada por la SENC (Sociedad Española de Nutrición Comunitaria) incluye la actividad física en la base de su nueva pirámide nutricional. Pero no solo eso, sino que nos plantea como objetivo la practica de 60 minutos diarios de actividad física de intensidad moderada, o su equivalente de 10.000 pasos al día.

Quizás sea un buen momento para reflexionar. ¿Haces ejercicio? En caso negativo ¿Por qué no lo practicas? Y aquí es cuando sale la misma excusa de siempre: ¡Es que no tengo tiempo! Así que fuera pretextos, porque ¡Hay tiempo para todo! Solo es cuestión de organizarse y agendarlo como una tarea más del día.

BENEFÍCIATE DEL EJERCICIO FÍSICO

Los beneficios del ejercicio físico para el organismo son muchísimos. Mantiene la condición física: la musculatura y la masa ósea. Activa el metabolismo, con lo que conseguiremos evitar la acumulación de grasas y será un gran aliado para mantener un peso saludable; ya que también ayuda a controlar el apetito. Mejora la salud cardiovascular y reduce el riesgo de padecer cáncer de colon y mama.

A nivel psicológico también juega un papel importantísimo. Cuando practicamos deporte nuestro cuerpo segrega endorfinas, unas hormonas que incrementan considerablemente la sensación de bienestar y disminuyen el estrés.

Como ves, ¡todo son ventajas! ¿Aún no te animas? Seguimos con algunos consejos.

NO COMETAS ERRORES

A la hora de practicar deporte, se pueden llegar a hacer auténticas locuras. Bien sea por desconocimiento o, simplemente, por creencias falsas. Así que si quieres hacer deporte dentro de un estilo de vida saludable nunca debes cometer los siguientes errores:

  1. Practicar deporte en ayunas
    pensando que con ello vas a incrementar la pérdida de peso. Lo único que conseguirás es poner en riesgo tu salud, entrar en hipoglucemia (bajada de azúcar) y tener que abandonar. Sea cual sea tu hora de hacer ejercicio (mañana, tarde o noche) come antes. Por ejemplo, puedes tomar un plátano y un yogur con nueces.
  1. No hidratarte
    Hay que empezar a beber, como mínimo, 30 min. antes de hacer deporte. Así que mientras sales del trabajo, te preparas la ropa o te cambias; ya tienes que estar bebiendo. ¡Pero el agua sola no basta! Hay que tomar alguna bebida que te aporte sales minerales que contrarresten las pérdidas que sufrirás durante la práctica deportiva. Por lo tanto, también es imprescindible seguir bebiendo durante y después de ejercicio físico.
  1. Comer desequilibrado.
    Tomar arroz o pasta los días que vas al gimnasio no es suficiente. La base es una alimentación variada, equilibrada y que cubra todas nuestras necesidades energéticas y nutricionales. Este mes te propongo un menú para ello: una alimentación saludable que favorezca el mantenimiento del peso y el índice de masa corporal, en niveles adecuados.

 

Ya lo sabes. Busca esa hora al día que te permita hacer deporte y desconectar. ¡No solo tu cuerpo te lo agradecerá, tu mente también!

Laura Rojas

Deja tu comentario