La importancia del suelo pélvico

Desde que estoy en esto de la belleza y el bienestar, si tuviera que elegir las cinco claves de una salud y una belleza duradera, diría que tener un suelo pélvico fuerte y elástico está entre las prioritarias. A pesar del boom de lugares que nos ofrecen mejorar esta parte de nuestra anatomía, tan desconocida para nuestras abuelas, no nos hacemos una idea del impacto tan determinante que tiene en nuestra vida.

Para hacerlo bien, tenemos que abordar el tema en tres niveles: el físico, el emocional-sexual y el espiritual. En occidente solamente nos ocupamos del físico, pero yo hoy os cuento mucho más.

Físico

Si no tenemos un suelo pélvico tonificado se nos caen los órganos. Sí, habéis leído bien. Se descuelgan. Esta afección se llama prolapso y no os equivoquéis, no solo se da en edades avanzadas, también tras los partos, por una higiene de vida no adecuada y con determinados deportes… En fin, por muchas razones que dan sentido a “esas pequeñas pérdidas”. Vosotras me entendéis.

Emocional-sexual

¿Os acordáis de ese gran tema de la más grande? “Hace tiempo que no siento nada al hacerlo contigooooo”… Pues, ¡puede que no todo sea culpa de él! Si queremos tocar el CIELO, nos tenemos que ocupar del SUELO. Tenerlo elástico y fuerte nos proporcionará más y mejores orgasmos. Lo mejor es que, además, como efecto adicional, tendremos menos debilidad emocional. Está demostrado que con un SP fuerte se llora menos y se afronta la vida con más coraje. Qué cosas…

Espiritual

Como os decía al principio, es el aspecto menos conocido pero que me apetece contaros para que, si os interesa, profundicéis. En sánscrito este chacra se llama Moola Dhara; la llave secreta. Es un punto alojado en el perineo, justo en el centro del músculo que forma el SP, y dicen los yoguis que su potencial es increíble cuando se ejercita bien. Los secretos de este Bandha (así se llaman las contracciones en sánscrito) han sido mantenidos en secreto durante siglos, pero hoy en día hay buenos instructores de yoga que los conocen. Sus beneficios transcienden lo físico y garantizan la eliminación de los obstáculos mentales, liberación, alegría y pérdida de miedos.

¿Cómo lo ejercitamos?

Hasta hace bien poco los ejercicios de Kegel eran lo más habitual. Pero tenían la contraindicación de que, si no habías sido entrenada convenientemente, corrías el riesgo de notar pocos beneficios. En los últimos años, se ha descubierto que hay un tipo de abdominales hipopresivos que hacen el trabajo mucho mejor. Propician una recolocación de los órganos internos debido a un fortalecimiento de los músculos diafragmáticos y de todo el paquete abdominal. Este fortalecimiento resta presión (por eso se llama hipo-presivo) al SP. Os enseño aquí cómo hacerlos combinándolos con las contracciones yóguicas vaginales.

Finalmente, os tengo que comentar que existe una técnica de medicina estética, con un láser específico, que proporciona una gran estimulación del colágeno en toda la zona. Va a contribuir a una mejor vascularización y densificación de los tejidos: resultados sorprendentes para todo lo anteriormente descrito.

Yo siempre elijo cuidarme y, practicando estas técnicas, lo hago con consciencia. ¿Y tú?

Rebeca J. Cirujano

Deja tu comentario