QUE NO TE ATRAPE LA NAVIDAD

Bueno, pues como cada año, llega el momento. Sí, ese que aunque quieras esquivar, te recordarán los anuncios, las revistas, los luminosos urbanos, las tiendas, tu tía de Almonte, y si te descuidas; también tu mascota. ¡Son las Navidades! Tienes varias opciones: o te recluyes en un monasterio en las Alpujarras granadinas, o tendrás que morir al palo. Quiero darte una guía para que pases unas fiestas diferentes, en la medida de lo posible, con más consciencia.

Asunto 1 #Comidas navideñas

A ver, confío en tu sentido común. Ese que nos dice que si tienes una cena copiosa trates de pasar de puntillas por la comida, y viceversa. No solo es una cuestión de peso, sino que lo poco agrada y lo mucho cansa. Llega un momento que tanto langostino, jamón y polvorones nos saturan las papilas gustativas. Si quieres disfrutar de una cena especial, que el almuerzo sea simbólico. Acudamos al mecanismo de la compensación, por favor, verás como lo disfrutas todo mucho más.

Asunto 2 #¿Qué me pongo?

Pues verás, no sé si a ti te ocurre pero, yo es ver una lentejuela y me sale sarpullido. Quizá sea por la cantidad de ellas que adornan todos los escaparates. Tanto “brilli-brilli” me estomaga. ¿Qué te parecería hacer un ejercicio de reciclaje creativo y tunear algo que ya tienes (podrías destinar ese dinero a ayudar a alguien que lo necesite), ¿no te parece una idea más brillante que el strass?

Asunto 3 #Regalos

Uff, uff. Solo el hecho de tener que regalar porque así lo ha decidido la industria, me pone de mal humor, ¿a ti no? ¿Cómo verías regalar estas navidades unos “VALES”? “Vale por un día juntos haciendo algo divertido”, “vale por un masaje de espalda de 45 minutos”, “vale por una tarde de domingo viendo pelis en blanco y negro”. Te invito a que pienses en lo que a esa persona le gustaría hacer contigo, no tanto en algo material. Pónselo por escrito, de tu puño y letra. ¡Asegúrate de cumplirlo!

Asunto 4 #Eventos.

Es otro de los clásicos de esta época. Parece que hay que ir a fiestas porque sí. Que si cotillones, fiestas o demás actos más o menos folclóricos que implican siempre lomismo: bla, bla, bla, mucho alcohol, los sempiternos villancicos y música de guateque ochentera. Mejor pon en marcha tu creatividad y prepara algo para tu familia o amigos. Puede ser contarles un cuento que te curres un poco en el que ellos tengan algún protagonismo, represéntales una mini obra de teatro que tenga que ver con algún episodio de sus vidas, si sabes cantar o tocar algún instrumento, amenízales una velada especial… Todo menos ponerse hasta arriba de bebercio y de comercio… ¡¡Como todos los años!!

 

Y por último… Hazte un favor a ti mism@: haz planes de futuro. Proyéctate para el año que está a punto de entrar, ¡sueña a lo grande! Comparte tus proyectos con determinadas personas cercanas a ti y sella tu compromiso contigo mism@ con un talismán. Algún objeto simbólico que lleves encima y que te recuerde cada día la promesa que te vas a hacer estas fiestas y que no vas a descuidar. En resumen: trata de aportar un toque de magia a estas fiestas. Imagínate cómo quieres que sea este año y haz crecer ese deseo en tu interior. Recuerda que para que algo ocurra en el mundo real, antes tienes que haberlo creado dentro de ti. ¡Felices y conscientes navidades!

Rebeca J. Cirujano

Deja tu comentario