Trastorno afectivo estacional: ¿el cambio de estación te provoca ansiedad, depresión o cansancio?

Trastorno afectivo estacional: ¿el cambio de estación te provoca ansiedad, depresión o cansancio?

El trastorno afectivo estacional (TAE) es un síndrome que afecta a 6 de cada 100 personas, de las cuales la mayoría son mujeres. Según la zona geográfica, los humanos estamos expuestos a los cambios estacionales al menos cuatro veces al año, los cuales pueden provocar ansiedad, depresión y cansancio.

Hay aspectos que afectan a nuestra salud pero que muchas veces no sabemos identificar correctamente. ¿No te pasa? Hablamos de una especie de bajón propiciado por la falta de luz en otoño e invierno. Se trata del TAE, un trastorno que fue descubierto en EE. UU. por el Dr. Normal E. Rosenthal y su equipo, y que afecta a 6 de cada 100 personas, en su mayoría mujeres.

Al parecer, esta escasez de claridad provoca cambios en nuestras hormonas y neurotransmisores, y es que los niveles de melatonina (hormona que regula los ciclos del sueño) y de serotonina (la que regula los estados de ánimo) se ven comprometidos por esta falta de luz.

Cambios de estación: síntomas

¿Te sientes irascible y no tienes ilusión por hacer nada? ¿Estás triste y te apetece dormir todo el rato? Esta ansiedad por cambio de estación también puede provocarte cambios de humor sin venir a cuento, mucho cansancio (también llamada “astenia primavera”), baja libido, baja motivación, aumento de peso, deseo de comer a deshoras e incluso el sentimiento de que el mundo está en contra de ti. ¿Te peleas con las personas de tu entorno por razones nimias?.

El trastorno afectivo estacional hay que atajarlo a tiempo, pues puede desembocar en una depresión seria.

Cómo combatir los síntomas del cambio estacional

Si eres de esas personas que se ponen melancólicas cuando llueve y no quieren salir de debajo del edredón, atención a los siguientes consejos para combatir los síntomas del cambio estacional:

¡Ve hacia la luz, Caroline!

Abre ventanas, puertas, escotillas, trampillas, persianas, cortinas… ¡que toda fuente de luz te inunde allá donde estés! Toda claridad es poca, así que acércate a ella porque te sanará.

¡Quema las calles!

¿Quedarse en casa viendo cómo las gotas se deslizan por el cristal? Vaya imagen tan desoladora. Así que… socializa, queda con amigos, ponte ropa de colores, cómprate un paraguas con corazones y sal a la calle. ¡Ahora!

Busca un coach de salud

En serio, si la cosa se complica, busca a alguien que te ayude a ponerte las pilas con la actividad física y nutricional y que te ayude a encauzar los pensamientos negativos en otra dirección. ¡Es de gran ayuda!

Come chocolate negro

¡No es ninguna tontería! Se ha demostrado que el chocolate negro aumenta los niveles de serotonina en sangre. ¿A que nunca tuviste mejor excusa?

La caja de luz

Por último, un hallazgo que, según la Asociación del Trastorno Afectivo Estacional del Reino Unido, ha resultado ser efectivo en el 85% de los casos y en tan solo dos semanas: la terapia con caja de luz que imita a la luz solar y que revierte los síntomas del TAE. Tendrás que consultar antes a tu médico por si hay alguna contraindicación, pero si padeces TAE diagnosticado… ¡esto te puede ayudar! ¡Que se lo digan a los nórdicos!

¿Crees que puedes tener ansiedad por cambio de estación? Si notas cansancio, depresión, mal humor u otros síntomas del TAE, no dudes en hablarlo con tu médico. O déjanos un mensaje en los comentarios si necesitas más información sobre este trastorno. ¡Y no dejes de compartir este artículo en tus redes sociales para ayudar a otras personas con este síndrome!

2 comments

Deja tu comentario