Hábitos para una vida saludable: cómo aprender a tomar buenas decisiones

Hábitos para una vida saludable: cómo aprender a tomar buenas decisiones

Muchas de las elecciones relacionadas con una vida sana tienen que ver con los hábitos. Y es que cuidar y respetar tu cuerpo y mente se basa en tomar buenas decisiones que te protejan de lo que no te conviene. Por ello, las recomendaciones para una vida saludable se basan en renunciar a aquello que te perjudica.

Comer de forma saludable está relacionado con tomar buenas elecciones a la hora de desarrollar unos hábitos para una vida saludable. Pero ¿en base a qué tomamos nuestras decisiones? ¿Son racionales o se dejan llevar por las emociones? ¿Quién manda: cerebro, corazón o ambos? ¿Por qué hay momentos del día o de nuestra vida en los que somos responsables, racionales, reflexivos, concienzudos y otros en los que nos dejamos llevar por la emoción?

El problema de las elecciones y la toma de decisiones no es elegir, sino tener que hacer renuncias. Pero en esto consiste la vida, ¿no? Si no, seguirías viviendo con tu madre, seguirías con la misma pareja de toda la vida, seguirías yendo a comer a los mismos restaurantes y entonces tu vida sería completamente inmóvil.

Consejos para una vida saludable

Los malos hábitos no suelen estar fundamentados en una profunda reflexión, sino que simplemente nos dejamos llevar sin pararnos a pensar y seguimos cometiendo los mismos errores. Por ello, a continuación te proporciono algunas recomendaciones para una vida saludable que deberías tener en cuenta:

El carro de la compra

Tener una lista es fundamental para no comprar aquello que no te conviene, pues la haces teniendo en cuenta lo que es bueno para ti y realmente necesitas. Creemos que sin lista seremos capaces de comprar lo que nos conviene, pero no es así: los supermercados se las ingenian para convertir en atractivo y deseable aquello que en casa jamás hubieras pensado. La posición del producto en el estante, el color, las luces, la música y los olores están pensados para manipularnos. Lo siento, pero eres menos libre de lo que imaginas.

El cerebro se despierta ante todos estos estímulos, la dopamina se estimula y tú deseas llevarte algo que ni necesitas ni es sano para ti. Pero si te atienes a la lista… ¡puedes controlar lo que metes en el carrito!

Tu responsabilidad

Debes entrenar tu locus de control interno. ¿Que qué es eso? Es el lugar en el que se gestionan el éxito y el fracaso. Si cada vez que fallas, sacas balones fuera, entonces no aprenderás a tomar decisiones responsables y maduras.

Hay personas a las que les resulta imposible resistirse si les ponen las tentaciones delante. Pero si esperas a que el entorno te favorezca… ¡nunca serás responsable! La decisión correcta depende de ti, no de no tener distractores que te apetecen.

Las consecuencias

La conducta impulsiva nos lleva a actuar sin pensar. Pero cuando nos tomamos unos minutos para reflexionar en cómo nos sentiremos si cedemos al impulso en lugar de a las ventajas del largo plazo, la idea de no sufrir en el futuro nos frena. A la hora de pensar en las consecuencias es preferible hacer hincapié en lo positivo, en lo que ganas cuando tomas la decisión correcta en lugar de en lo que pierdes cuando te dejas llevar por lo que no te conviene.

Las decisiones cuando comes fuera de casa

Es el momento perfecto para elegir lo que no te conviene. Entre el “de perdidos al río” y el “total, si vamos a vivir dos días”, salir a comer fuera es el momento perfecto para desinhibirnos. Si tienes la costumbre de salir a cenar una vez por semana, no hay problema. Es hasta aconsejable que te relajes un día y que pidas lo que realmente te apetezca. Pero si eres de los que comes a menudo fuera, puede ser un problema.

Antes de salir a comer, o de que te den la carta, trata de concebir un mapa mental de lo que sí y de lo que no de tal manera que la elección no te coja por sorpresa y no tengas tiempo de decidir lo correcto. Puedes incluso elaborar un menú que te facilite la toma de decisiones. Por ejemplo, si piensas que el lunes toca pescado con verdura; el martes, legumbres, etc., puedes pedir lo que tenías planeado para ese día.

El cansancio

Ante el cansancio físico o emocional, a la mente no le queda energía para reflexionar. Y es entonces cuando busca cambiar tu estado de ánimo de forma rápida; y, claro, lo que nos proporciona energía frente al cansancio son los alimentos con más azúcar e hidratos de carbono. Por ello, trata de dormir, descansar, cambiar tu ritmo de vida y realizar actividades que te hagan sentir bien.

Hábitos para una vida saludable: cómo aprender a tomar buenas decisiones

Comer sano está relacionado con la toma de buenas decisiones en determinadas circunstancias: ir a la compra con una lista, descansar bien para no recurrir a alimentos con azúcar o tener en mente un menú para cuando comas fuera son algunas recomendaciones. Por ello, si crees que estos consejos para una vida saludable pueden ayudar a otras personas, ¡no dudes en compartir este artículo! O cuéntanos en los comentarios tus trucos para unos buenos hábitos alimenticios.

Deja tu comentario