Hábitos tóxicos: cómo detectarlos y dejar de picar entre horas

Hábitos tóxicos: cómo detectarlos y dejar de picar entre horas

Los malos hábitos suelen tener una base que hay que conocer para poder cambiarla. Picar entre horas no suele ser la consecuencia de tener un buen día, de haber hecho deporte o de sentirte brillante, sino de lo contrario: de llevar una vida sedentaria, de sentirte a disgusto con tu cuerpo, con tus relaciones o con tu trabajo.

¿Has pensado alguna vez en por qué picas entre horas? La mayoría de nuestros malos hábitos tienen una cimentación que, para poder cambiarla, es necesario saber dónde se inicia y qué la mantiene. De hecho, los hábitos tóxicos suelen ser consecuencia de tener un ritmo frenético de vida.

¿Necesitas una larga lista de esos hábitos? Porque la hay: verte en la obligación de llamar cada día a tu madre después de trabajar, tener que contestar a los WhatsApp que se han acumulado durante el día, repetirles veinte veces a tus hijos que dejen el móvil y que se metan en la cama, reñir con tu pareja porque no conseguís repartir justamente las tareas del hogar, salir del trabajo más tarde de la hora, caer en la provocación de ese compañero que siempre termina sacándote de quicio y… un largo etcétera. ¿Conclusión? Necesitas deshacerte de los hábitos tóxicos para poder tener una vida más tranquila.

Estamos rodeados de estresores: personas, asuntos profesionales o el propio entorno familiar que alteran nuestra paz interior, por lo que terminamos cayendo en lo rápido, en lo cómodo y en lo sabroso: picoteando entre horas y de forma insana. Comer rápido, ya sea en casa o saqueando la máquina de vending de tu oficina, no es una estrategia o un recurso para hacer frente a tus estresores. Y aunque este artículo no trata de cómo aprender a gestionar los estresores, sí de identificarlos, de tomar conciencia de ellos y de intentar cambiar la rutina que te “obliga” a picotear entre comidas.

¿Hábitos que engordan? Busca la raíz del problema y cámbiala

Empieza a tomar consciencia de tu malestar y, por supuesto, ¡apuesta por cambiarlo! Los siguientes tres pasos serán el comienzo de una nueva y más sana rutina. ¡Consigue no picar entre horas!

Hábitos tóxicos: cómo detectarlos y dejar de picar entre horas

¿Cuál es tu estresor?

Es importante conocer cuál es el desencadenante para salir corriendo a comer lo que no debes. Haz una lista de aquello que te desequilibra, de lo que te hace sentir mal y, por tanto, de lo que te lleva a picar: ¿es algo del trabajo?, ¿igual un asunto familiar?, ¿no estás a gusto con tu cuerpo?, ¿hartazgo por decir que sí cuando quieres decir “no”?

Modifica tu rutina

Lo primero es describirla tal y como ocurre. El siguiente ejemplo puede ayudarte:

Vengo enfadada del trabajo. Durante el trayecto en metro voy maldiciendo todo lo que me ha pasado, sintiendo una especie de rabia, de vacío y de ganas de salir corriendo. Pero como no veo salida, me siento una víctima. Paso por delante del horno de pan de mi calle y el olor de los bollos me atrapa, me hace sentir feliz. Es como si por fin un momento del día me produjera placer. A pesar de que soy consciente de que no debo comprarlos, al pasar por delante pienso: ‘Total, ¿te vas a privar de esto con el día asqueroso que llevas encima?’. Entro, compro, subo a mi casa y me desinflo en el salón. Pongo una serie y me como todo lo que he comprado. El bienestar me dura lo que dura el capítulo, y luego empiezo con los reproches, con la culpa y termino sin recoger la casa, sin cenar saludable, sin ir al gimnasio y trasnochando. Vamos, que soy un desastre.

Conocer la costumbre que alimenta ese mal hábito te permite introducir los cambios necesarios para anularlo. Hay varios momentos en la secuencia anterior que podemos modificar para tener una rutina distinta: leer en el metro para no pensar más en el trabajo, ordenar las fotos del móvil o jugar a algo para cambiar tu estado de ánimo durante el trayecto en metro. Bajarte una parada antes y caminar media horita, cambiar la ruta de camino a casa para evitar comprar los dulces, entrar en casa y, en lugar de encender el televisor, darte una ducha o ponerte directamente la ropa de deporte. ¿Qué cambios crees que puedes hacer tú para evitar ese hábito de picar entre horas?

Sustituye

Picotear no está mal en sí. De hecho, los nutricionistas afirman que es mejor picar algo entre comidas que pasar hambre, aunque se trata de hacerlo de una forma saludable. Pide a tu nutricionista que te ayude, o aprende trucos para evitar comer mal entre comidas. Porque, si no llevas contigo unos frutos secos o una pieza de fruta, tenderás a ir a la cafetería y pedir unas patatillas, unos dulces, etc.

Por otra parte, ten localizados en tu entorno cuáles son los establecimientos que ofrecen alternativas saludables para picar entre horas: fruterías que tengan fruta cortada, cafeterías que vendan zumos naturales o piezas de fruta, restaurantes con menús sanos, etc.

Solo necesitas tres pasos para cambiar los hábitos que engordan. Pero como no basta con tener la información, a partir de ahora apuesta por implicarte y pasar a la acción. ¡El poder está en actuar! Y no te olvides de compartir este artículo con los tuyos para ayudarles a dejar de picar entre horas. ¡O coméntanos cómo has logrado deshacerte de los hábitos tóxicos!

Productos que te cuidan

Turboslim Calorilight

Turboslim Calorilight

¡Aligera las comidas! Gracias a este complemento alimenticio con activos de origen natural.

Turboslim Doble acción

Turboslim Doble acción

Controla el hambre, quema mejor las calorías y ¡Disfruta de una nueva silueta!

Deja tu comentario