Higiene y dieta después del embarazo: pautas y consejos

Higiene y dieta después del embarazo: pautas y consejos

El embarazo trae consigo numerosos cambios en el cuerpo de la mujer y una vez pasado el parto… ¡toca recuperarse y que todo vuelva a su sitio! En este post encontrarás indicaciones sobre cómo debe cuidarse la madre en los puntos críticos, así como pautas sobre qué higiene y dieta seguir después del embarazo.

La etapa de cuarentena o puerperio es el periodo de tiempo en el que el cuerpo se recupera. El estado general de la madre variará mucho en función del tipo de parto, ya que lógicamente no es lo mismo un parto vía vaginal que una cesárea. Sin embargo, siempre será normal que la madre se sienta cansada y débil tras el esfuerzo realizado y necesite descansar.

A continuación, algunas pautas y consejos sobre una buena dieta e higiene después del embarazo:

La familia: ¿cómo gestionamos las visitas?

Los abuelos, tíos y familiares suelen estar deseosos por ayudar con los cuidados del bebé. Sin embargo, pueden hacer mucho más por cuidar a la madre descargándola de tareas pesadas, como por ejemplo ocuparse de hacer la comida, las coladas o la compra. Que la madre disponga del mayor tiempo posible para descansar es el primer paso para una buena recuperación e higiene post-embarazo.

Perder peso: ¿cuándo se recupera la forma?

Recuperar el peso inicial no debe ser motivo de obsesión. La vuelta será paulatina y dependerá, entre otros aspectos, del peso del bebé, de la placenta, del líquido amniótico y de otros factores relacionados con el parto. La lactancia supone un gasto extra de energía que contribuye a la recuperación.

Durante este periodo, la alimentación debe ser saludable, basándonos, por ejemplo, en las pautas del famoso Plato de Harvard. Si se tienen dudas sobre esto, siempre es recomendable acudir a un nutricionista pero en ningún caso debe realizarse una dieta post-embarazo de restricción calórica.

El útero: ¿qué son los retuertos y los loquios?

Retuertos: es posible que el útero, con objeto de recuperar el tamaño y el peso inicial, sufra una especie de contracciones que se identifican como “retortijones”. Se conocen popularmente con el nombre de “entuertos” y son más frecuentes a partir del segundo parto. Para calmar el dolor de los entuertos puede estar indicado el uso de analgésicos. Aunque debe consultarse con el médico o farmacéutico, resulta interesante conocer la web e-lactancia.org. Se trata de una web actualizada por profesionales sanitarios que indica cuáles son los fármacos compatibles con la lactancia.

Loquios: conviene saber que los loquios son secreciones de sangre y flujo que pueden tener lugar durante 2-3 semanas. Los primeros días tienen un tono rojizo y son más abundantes. A medida que transcurre el tiempo, el flujo disminuye y tornan a un color más oscuro.

Higiene y dieta después del embarazo: pautas y consejos

Mamas y pezones: ¿cuál es la mejor manera de cuidarlos?

En caso de que aparezcan grietas e irritación, se aconsejan las cremas que contienen en su composición lanolina, ya que pueden aliviar el escozor y al mismo tiempo favorecen la cicatrización. Una opción muy interesante son las cremas compatibles con la lactancia, con las que no es necesario lavar el pecho tras su aplicación.

Aunque la sabiduría popular y ciertos foros de Internet insistan en ello, para una buena higiene después del embarazo no es conveniente aplicar la propia leche materna sobre las grietas puesto que podría favorecer su infección. Es importante mantenerlas secas y, si es posible, después de cada toma dejar secar los pezones al aire.

Hemorroides: ¿por qué aparecen justo ahora?

Las hemorroides pueden aparecer debido al esfuerzo realizado durante el parto. Hoy en día existen numerosas pomadas anestésicas y calmantes compatibles con la lactancia que pueden aliviar el incómodo dolor provocado por las hemorroides. A la hora de elegir cuál es la más adecuada para una buena higiene post-embarazo, no dudes en consultar con el médico o farmacéutico ya que puede que no todas sean aptas en esta etapa.

Genitales: 7 consejos para la zona “cero”

La higiene después del embarazo es muy importante:

  1. La limpieza debe realizarse con agua y jabón neutro. Es conveniente aprovechar el momento de la ducha diaria y también tras cada deposición.
  2. No se aconsejan los baños en esta etapa por el riesgo de infección al entrar en contacto con agua sucia.
  3. No se deben emplear tampones ni duchas vaginales.
  4. El uso de flotadores está contraindicado ya que separa los glúteos y facilita que los puntos se abran.
  5. Tras el lavado, el secado debe realizarse preferiblemente con una gasa limpia. La herida debe mantenerse limpia y seca.
  6. Debido a la presencia de los anteriormente citados loquios, es conveniente el uso de compresas, preferentemente de algodón. El uso de braguitas de malla desechables puede ser cómodo e higiénico durante los primeros días.
  7. Los puntos se caerán solos en aproximadamente dos semanas. Si se observara en la herida enrojecimiento, inflamación o dolor alrededor de la cicatriz, u otros síntomas como la fiebre, debe acudirse al médico.

Espero que estas indicaciones de higiene y dieta después del embarazo puedan ser útiles si acabas de tener un bebé o estás a punto de recibirlo. Recuerda que, durante esta etapa, la ayuda de matronas, médicos, farmacéuticos y nutricionistas puede ser más útil que nunca.

Y si te han resultado útiles estos consejos de dieta e higiene post-embarazo, ¡no dudes en compartirlos con otras mamás o futuras mamás! O deja tu comentario si tienes alguna duda.

Deja tu comentario