¡Descubre las propiedades y beneficios de los nuevos tipos de cereales!

Nuevos tipos de cereales: más allá del trigo, el arroz y el maíz

Los cereales han sido la base de la alimentación de todas las culturas desde hace millones de años. Sin embargo, quedaron desplazados por el consumo de alimentos procesados durante el siglo XX. En la actualidad han vuelto a recobrar protagonismo y vuelven a estar de moda otros tipos de cereales.

Vivimos en la era healthy, donde cada vez son más los empedernidos de lo bio y lo natural y se huye frenéticamente del gluten. Así que cada vez son más los que apuestan por el consumo de cereales en grano en su alimentación. Y es que es la mejor manera de aprovechar los nutrientes de los cereales.

En España, los más consumidos son el arroz, el trigo y el maíz, pero existe una gran variedad que quizás desconozcas con innumerables beneficios que pueden proporcionar a tus platos versatilidad y sabor. ¿Quieres descubrirlos? ¡Pues empezamos!

¡Descubre las propiedades y beneficios de los nuevos tipos de cereales!

Trigo sarraceno

En realidad es un pseudocereal, es decir, se considera un falso cereal, ya que no pertenece a la misma familia que el resto de los cereales (trigo, avena, centeno, cebada). Pero contiene un valor nutricional superior a estos.

El trigo sarraceno es muy rico en fibra, lo que nos ayudará a mejorar los niveles de azúcar en sangre, contiene minerales y antioxidantes para protegernos ante los problemas de corazón.

Su grano, en forma de mini pirámides, no contiene gluten por lo que resulta una alternativa muy buena para las personas celíacas. Aunque siempre hay que asegurarse de que lleve la certificación, para evitar la posible contaminación cruzada con otros cereales.

Cómo consumirlo

En las tiendas, podrás encontrarlo:

  • En grano. En ese caso mejor lavarlo antes de consumirlo y, si lo dejas en remojo 12 horas, será mucho más digestivo.
  • Como harina, lo que lo hace ideal para hacer creps.
  • En formato de pasta de trigo sarraceno, para elaborar sencillas y rápidas ensaladas, ya que su tiempo de cocción es de 20 a 25 minutos.

Kamut

También denominado trigo Khorasan, parece algo nuevo, pero no: es el trigo más antiguo que se conoce. A pesar de que las personas intolerantes al trigo lo tolerarán mejor, contiene gluten, por lo que no es apto para celíacos.

El kamut es muy energético, aporta hidratos de carbono complejos y proteínas, que lo hacen especialmente interesante para aquellos deportistas que quieren mejorar su rendimiento físico. Sustituir el típico plato de pasta que se toma horas previas a la competición por uno de kamut, es una opción mucho más nutritiva y efectiva ya que, al contener menos fibra que el trigo convencional, se digiere mejor.

Cómo consumirlo

Para cocinarlo es mejor remojarlo entre hora y media y dos horas antes de hervir, en una proporción de dos partes de agua por una de cereal. Tendrás que poner a hervir el agua y después añadir el kamut. Salar y, cuando vuelva a hervir, tapar, bajar el fuego y cocer durante 50 y 60 minutos.

Amaranto

Se ha puesto de moda por ser el superalimento de los astronautas. Este pseudocereal libre de gluten es rico en proteínas, vitamina C y A, fibra y calcio –contiene el doble de calcio que la leche-.

Es perfecto para los vegetarianos o para aquellos que quieran reducir el consumo de proteína animal, ya que al combinar el amaranto con legumbres u otro cereal (arroz o mijo) conseguimos una proteína de alto valor biológico equivalente a la de origen animal.

Cómo consumirlo

Al ser un cereal muy nutritivo, no es necesario utilizarlo en grandes cantidades, así que lo ideal es consumirlo en sopas. Aunque, como he dicho, lo mejor es tomarlo junto con otro cereal, si quieres hervirlo solo, debes poner el doble de agua que de amaranto y hervirlo durante 20 o 30 minutos.

¡Descubre las propiedades y beneficios de los nuevos tipos de cereales!

Teff

Se conoce como la nueva quinoa y se trata de un cereal de grano muy pequeño y marrón, originario de Etiopía.

Es un cereal sin gluten, rico en calcio y magnesio, con un alto poder saciante, ideal para personas que quieran adelgazar o regular su apetito. En el intestino actúa como un prebiótico, estimulando la flora bacteriana del colon.

Cómo consumirlo

El teff en grano puede cocerse y añadirse a cualquier guiso, ensalada o como guarnición. También podemos consumir los copos de teff para incrementar el consumo de fibra espolvoreándolos sobre yogures o añadiéndolos a la leche, las bebidas vegetales o los zumos.

Su harina puede usarse para elaborar bizcochos, galletas o panes. Además, como buen espesante que es, se puede añadir con este fin a salsas y cremas.

Mijo

Se trata de una fantástica alternativa al arroz. El mijo es rico en magnesio, fósforo y lecitina, nutrientes importantísimos para nuestro sistema nervioso.

Es un cereal sin gluten, muy digestivo y alcalinizante que beneficia el bazo y el estómago. Asimismo, es muy nutritivo, energético y saciante, ideal para los desayunos; añadido al muesli es perfecto.

Cómo consumirlo

Su cocción es rápida y sencilla. Antes de cocerlo es necesario lavarlo bien y escurrirlo. A continuación, se tuesta ligeramente en una sartén e inmediatamente después se cuece en agua caliente. Esperamos a que hierva y lo dejamos a fuego suave durante 20 minutos. El grano tiende a aglutinarse tras la cocción, por lo que va muy bien para realizar hamburguesas vegetales, por ejemplo.

Como verás, la oferta es muy atractiva y ya no hay excusa para no aprovechar los beneficios de los cereales. Así que te animo a que pruebes otros tipos de cereales y compartas tus recetas con nosotros en los comentarios.

¿Has conocido algún cereal nuevo en este artículo? Entonces te animamos a que lo compartas en redes sociales con los tuyos. ¡El mundo de los cereales está aún por descubrir!

Deja tu comentario