Desórdenes alimenticios y trastornos de la alimentación; causas y síntomas

Desórdenes alimenticios y trastornos de la alimentación

Conocer las causas y los síntomas de los desórdenes alimenticios nos permite detectar cuanto antes los trastornos de la alimentación e iniciar el tratamiento.

Desde hace varias décadas, los desórdenes de la alimentación son un mal común, más común de lo que nos imaginamos. Todos hemos convivido de cerca con algún vecino, familiar o amigo, que sufre bulimia, anorexia, pica o trastornos por atracones.

Conocer la sintomatología de unos y otros puede permitir a adolescentes, mujeres, hombres, padres y madres poner cuanto antes un tratamiento que prevenga, trate o impida el desarrollo mortal que pueden tener los desórdenes de la alimentación.

Causas de los desórdenes alimenticios

El culto al cuerpo, la frivolidad del exhibicionismo en las redes sociales, la idea de que lo bello es bueno y aceptado, someten a gran parte de la población a duras pruebas para no comer, hacer ejercicio, cuidarse con obsesión, poniendo en riesgo la salud física y emocional.

La autoestima de nuestros jóvenes, niños y adolescentes, depende hoy mucho más de los likes y los comentarios de las fotos, que de sus propias fortalezas y habilidades. Son likedependientes. Esto les obliga a posar, maquillarse, ocultar, exhibirse, en definitiva, al postureo. A una imagen lejos de la realidad.

Ya son muchas las jovencitas que por su dieciocho cumpleaños, en lugar de pedir el carné de conducir, piden una operación de aumento de pecho. Hacen lo imposible por no ser rechazados, y esto incluye meterse los dedos para provocarse el vómito, no comer o reducir mucho la ingesta o buscar información dañina en internet sobre cómo controlar el peso completamente para ellos.

Síntomas de los trastornos de la alimentación

Es importante informar de qué sintomatología debería abrirnos los ojos y ser la señal para empezar a buscar soluciones.

En personas adultas no siempre se llega a desarrollar una enfermedad, pero dado que la adolescencia es una edad tan vulnerable, tenemos que ser los adultos los que empecemos por dar ejemplo con modelos de conducta saludables.

Son muchas las personas adultas con comportamientos insanos con la conducta de comer, buscando bajar de peso y verse así físicamente mejor, que lejos de conseguir el objetivo, lo que arruinan es su serenidad y poder disfrutar de algo tan placentero como lo es una buena alimentación.

Desórdenes alimenticios y trastornos de la alimentación; causas y síntomas

Pérdida rápida y significativa de peso

Es un síntoma alarmante sobre todo en la adolescencia y señal o antesala de una anorexia.

Cuando un adolescente empieza a perder peso, enseguida es elogiado por su entorno, “¡qué guapa estás, estás preciosa!” Y con ello se refuerza la conducta de sufrimiento que lleva a la pérdida de peso. Enseguida asocia que vale la pena y muchos de ellos pierden el control.

Estar delgado se convierte en sinónimo de estar guapo. Llega un momento, en el que en lugar de elogios empiezan a escuchar todo lo contrario “pareces enfermo, ¿no has perdido mucho peso?”. A partir de este punto, el adolescente que ha entrado en la anorexia, empieza a esconder su físico para que nadie intente frenar su deseo obsesivo por seguir perdiendo peso.

Así que como padres tenéis que estar muy pendientes de estas pérdidas de peso y hablar mucho en casa: cómo se ven, cuál es su objetivo, poner límites y hablar con profesionales.

Saltarse las comidas

No te engañes, saltarte la comida no hará que bajes de peso. No es una conducta saludable. No estás depurando ni limpiando el organismo.

Lo que es saludable es respetar las comidas diarias, con la cantidad apropiada y con alimentos saludables.

Contar calorías de todo lo que comes

Las personas con anorexia y bulimia, y muchas que están a dieta eterna, cuentan calorías de tal manera que el cálculo matemático les dé por debajo de lo que su organismo necesita. Así se aseguran perder peso.

Lo que desconocen es que el cuerpo y el metabolismo se van acostumbrando a trabajar con ese aporte calórico, e igual que cuando tratas de regular lo que comes o dejas de hacer una dieta, sufres el efecto rebote.

Ir al baño después de las comidas a provocarte el vómito

Este es un síntoma presente sobre todo en anorexia y bulimia. Tanto la persona que sufre anorexia, como la que sufre bulimia, desean perder rápidamente peso.

Utilizan el vómito para controlar lo que creen que han comido de más. O para perder lo que los padres les han obligado a comer.

Comer en exceso

Comer en exceso sin hambre, incluso con dolor de estómago, típico de la bulimia y de los trastornos por atracones.

Normalmente la persona no elige medio kilo de sandía, sino todo aquello que encuentra en la despensa o en la nevera.

Criticar su cuerpo

Criticar las formas de su cuerpo, cómo les queda la ropa, poner posturas delante del espejo buscando todos los defectos y verse subjetivamente mucho más peso que el que tienen de verdad.

Muchas de las personas que sufren anorexia o bulimia, ni siquiera son capaces de mirarse en el espejo por el rechazo que les provoca su físico.

Hacer ejercicio de más

Muchos son los que por miedo a que lo poco que comen les engorde, se entrenan largas y duras horas en el gimnasio.

Hacer deporte es una conducta de lo más saludable, pero lo que te recomiende tu preparador físico y tu médico. No lo que tú decidas que te sirva para controlar el peso.

Obsesionarte excesivamente por la comida sana

Existe un nuevo trastorno que se denomina ortorexia. Es la obsesión por la comida saludable, por el valor de los nutrientes, por ver qué es puro o qué no lo es.

Estas personas se niegan a comer nada procesado, nada que sea artificial, lo que dificulta su vida social, como lo es tapear con amigos, eventos familiares, salir a comer o cenar a la calle.

Beber agua de forma excesiva

Nos recomiendan beber sobre los dos litros diarios. Pero si eres de los que tomas mucho gazpacho, mucha fruta o verdura o bebes infusiones o té, es normal que bebas menos.

Las personas que sufren potomanía, que es el exceso de beber agua, tienen interiorizado que al beber agua eliminan y pierden peso. Pero lo que pierden son tantos nutrientes, que incluso pueden llegar a morir.

Sentimientos de culpa por comer

Estos pueden llegar incluso a que la persona se autolesione, le genera una ira enorme y tenga ganas de llorar y de no hacer nada.

Muchas personas tienen la sensación de perder completamente el control con la conducta de comer.

Síntomas físicos

Como la caída de pelo, amenorrea, dientes desgastados por el vómito, etc.

Si de alguna manera te has visto identificado con alguno de estos síntomas y te ves incapaz de hacerle frente solo, por favor consulta con un especialista.

Nadie te quiere engordar, solo cuidar de tu salud.

Perder peso y obsesionarte con las calorías y los alimentos no te dará la felicidad. No conozco a nadie que sufra un desorden de la alimentación que se defina como una persona feliz. Así que ahí tampoco está la solución a tu problema.

Si estos consejos te han resultado útiles, ¡no dudes en compartirlos con los tuyos! O deja tu comentario más abajo si tienes alguna duda.

Deja tu comentario