Alimentación intuitiva, ¿qué dieta es y sus beneficios?

Alimentación intuitiva; descubre el nuevo método “no dieta”

Te hablamos de la alimentación intuitiva, un método “no dieta” que funciona. ¡Vamos a perder peso disfrutando de la comida y comiendo lo que el cuerpo pide!

Desde Yo Elijo Cuidarme os queremos proponer una fórmula muy sencilla: comer cuando apetezca, parar cuando estés lleno y no pagar los desamores o el estrés con un atracón de helado o una cadena de comida rápida.

Se basa en la simplicidad, en no tratar de librar una batalla en contra de la comida que al final conduzca a un exceso indeseado.

La alimentación intuitiva no restringe ningún alimento en específico. Se basa en reconocer las necesidades nutritivas de nuestro cuerpo para así no caer en excesos o frustraciones.

La alimentación intuitiva se basa en escuchar al cuerpo y evitar los atracones. Clic para tuitear

¿Qué es la alimentación intuitiva y cómo practicarla?

Para comer intuitivamente, es posible que debamos volver a confiar en nuestros cuerpos. Para hacer eso debemos saber distinguir entre el hambre física y el hambre emocional, la diferencia entre el hambre real y el apetito.

El hambre física, el hambre real, es ese impulso biológico que nos dice que repongamos los nutrientes. Se acumula gradualmente y tiene diferentes señales, como un estómago que gruñe, fatiga o irritabilidad. Se calma cuando quedamos satisfechos al comer.

Y el hambre emocional, el apetito, es impulsado por las emociones. La tristeza, la soledad y el aburrimiento son algunos de los sentimientos que pueden crear antojos de comida, a menudo de alimentos reconfortantes, es decir, de los que engordan, y mucho. Comer de esta manera causa culpa y odio a uno mismo. Sobre este tema, os recomendamos nuestro artículo donde hablamos de las emociones y la comida.

Esencialmente, la alimentación intuitiva es un proceso personal de honrar la salud, al escuchar y responder a los mensajes directos del cuerpo, para satisfacer las necesidades físicas y psicológicas.

La idea es alimentarse a conciencia e ingerir alimentos saludables, completos y equilibrados. Para lograrlo, lo ideal es prestar atención a las señales de hambre y saciedad que manifiesta el organismo.

La alimentación intuitiva es alimentarse a conciencia, diferenciando entre el hambre real física, un impulso biológico, y el hambre emocional, impulsado por las emociones y nuestro estado anímico. Clic para tuitear

Además, también es importante aprender a reconocer y procesar las emociones para evitar comer por ansiedad y controlar el apetito. Esta forma de alimentación también exige mantenernos activos. Es necesario realizar ejercicio no solo para estar en forma sino también para ayudar a nuestra salud psicológica.

Pero la alimentación intuitiva no es la “dieta para saciar el hambre”. Los que practican la dieta intuitiva se dan permiso incondicional para comer lo que quieran sin sentirse culpables. Confían en sus señales internas, de hambre y saciedad, y confían en su cuerpo para decirles cuándo, qué y cuánto comer.

Alimentación intuitiva, ¿qué dieta es y sus beneficios?

Consejos de la alimentación intuitiva; comer lo que el cuerpo pide

A continuación, te vamos a dar unos consejos para que puedas comer lo que el cuerpo pide sin remordimientos y manteniéndote sano. Para poder practicar la alimentación intuitiva es importante que:

Quítate de mente la idea de dieta

Piensa en un método “no dieta” que te ayuda a sentirte bien contigo por dentro y por fuera.

Elimina de tu vida los libros e Instagramers que promocionan las dietas milagro y la pérdida de peso fácil o rápida. Deja de seguir cuentas de redes sociales que impulsan el mito de la dieta y sus comportamientos y, en cambio, sigue cuentas que compartan mensajes positivos de alimentos y salud.

No le tengas miedo al hambre

El hambre es un proceso biológico normal en el que el cuerpo necesita saber y confiar que siempre tendrá acceso a los alimentos.

Si una persona intenta anular la sensación de hambre y no come suficientes calorías, su cuerpo reacciona con antojos y atracones.

Come lo que se antoje

Permite que haya de todos los alimentos en tu ingesta diaria y date permiso a comer lo que se antoje.

La privación de alimentos que nos ponemos a nosotros mismos se convierte en antojos incontrolables y es probable que comas en exceso. Si en cambio sabes que puedes comer un pedazo de pastel o unas patatas fritas, seguramente el antojo disminuya y no abuses a la hora de consumirlos.

Aprende a escuchar las señales

Aprende a escuchar las señales que nos dicen que estamos llenos y saciados.

Para ello, haz una pausa a la mitad de una comida o merienda, y consulta con tu cuerpo: ¿Cómo sabe la comida? ¿Cómo me encuentro de satisfecho?

Controla tus emociones sin usar alimentos

La alimentación emocional es muy común. A menudo comemos por razones distintas al hambre física y la comida se usa para ocultar sentimientos y emociones desagradables. Esto debemos evitarlo a toda costa.

La alimentación intuitiva rompe moldes y te permite comer lo que el cuerpo pide sin remordimientos y manteniéndote sano. Clic para tuitear

Por qué elegir el método “no dieta”

Este modelo de alimentación se opone a las dietas restrictivas, en las cuales hay alimentos permitidos y alimentos prohibidos, ya que para la mayor parte de la gente resultan insostenibles a largo plazo.

Mucha gente no llega a terminar este tipo de dietas y, en el caso de que lo hagan, es muy probable que recuperen todo el peso que perdieron, o incluso tengan un efecto rebote cogiendo aún más peso.

Con las dietas, además, la composición corporal empeora, debido a que se produce una desestabilización emocional. Como resultado, cuando uno la deja de lado y retoma sus hábitos previos, vuelve al punto de partida.

Es decir, las dietas restrictivas no funcionan porque no nos ayudan a mejorar física ni psíquicamente, no son sostenibles y no promueven el cambio de hábitos.

Quizás también te pueda interesar otras dietas que hemos tratado en Yo Elijo Cuidarme:

  1. La dieta Dash, una fuerte competencia a la dieta Mediterránea
  2. Dieta Keto o cetogénica, ¿es realmente saludable?
  3. Dieta para SIBO, ¡descubre cómo alimentarte!
  4. Dieta para ovarios poliquísticos, ¿qué puedes y no comer?

¡Vamos a fomentar el método no dieta compartiendo este artículo en las redes! ¿Nos ayudas?

Recuerda que a través de nuestro Servicio Gratuito de Nutrición Online, te hacemos tu seguimiento nutricional, personalizado y gratuito, con el fin de ayudarte a cultivar unos hábitos saludables y darte las herramientas necesarias para ti y tu salud. ¡Te estamos esperando! Porque Yo Elijo Cuidarme, ¿y tú?

Deja tu comentario