Balance energético, ¿cómo influye en la dieta y el peso?

¿Cómo perder peso gracias al balance energético?

¿Qué es el balance energético, en qué se basa y cómo afecta en una dieta para perder peso? ¡Te explicamos las claves para lograr resultados y adelgazar!

Muchas personas intentan de todo para lograr bajar de peso y sentirse bien con ellas mismas, no solo por fuera, sino también por dentro. No obstante, por desgracia, no muchas de ellas logran el éxito debido a que no consiguen un balance energético en su dieta. ¿Qué es este equilibrio?

Dieta, ejercicio, control de las calorías… Casi todas las acciones que se llevan a cabo para lograr un peso ideal y saludable, están relacionados con el objetivo clave que es lograr un equilibrio energético saludable. Aunque resulta una meta sencilla en la teoría, en la práctica son muchas las condiciones personales, sociales y ambientales que influyen.

Factores del balance energético que en la dieta

El balance energético es el equilibrio entre lo que se ingiere y lo que se consume. Gracias a él se consigue éxito en las acciones que llevamos a cabo para bajar de peso o mantener un peso saludable.

El balance energético es el equilibrio entre lo que se ingiere y lo que se consume, clave para bajar de peso o mantener un peso saludable. Clic para tuitear

No obstante, hay que prestar atención a varios puntos que pueden desequilibrarlo. Por ejemplo:

Análisis de la situación personal

Para conseguir un balance energético favorable debemos analizar la situación personal.

Es necesario que el individuo sea sincero con su realidad para poder detectar y acabar con las conductas que le separan del equilibrio energético y que le acercan al sobrepeso y la obesidad.

 Control de dieta

Para ello debemos analizar el número de calorías que se ingieren.

La alimentación es la fuente de energía del ser humano, por lo tanto, es indispensable apostar por una dieta equilibrada, completa y saludable en la que no falte ningún nutriente, pero en la que nunca sobren calorías extras que el cuerpo humano no va a necesitar o consumir.

Control del balance y gasto energético

En el lado opuesto a la comida, se encuentra el gasto calórico.

Es difícil señalar cuál es el gasto en calorías que cada persona realiza en su vida cotidiana; depende de muchos factores como la edad, el tipo de actividad laboral, sus hábitos de ocio…

No obstante, como norma general y de acuerdo con las tasas de sedentarismo del mundo moderno, lo más probable es que la balanza esté desequilibrada por carencias de ejercicio físico, entre otros.

Mantener el balance energético disminuye el riesgo de enfermedades crónicas y cardiovasculares, cáncer y el envejecimiento prematuro, entre otros. Clic para tuitear

Revisión de los hábitos de salud

Este es un consejo repetido y conocido pero que aún resulta bastante poco practicado por la población general.

Beber mucha agua, no ingerir alcohol, caminar, no fumar, etc. Este es el conjunto de los denominados hábitos saludables que deben cumplirse y respetarse de forma habitual como parte de la vida diaria. Es clave para lograr el balance energético.

Consulta con un profesional

Lo más recomendable es contar siempre con el consejo y supervisión de un profesional. Su intervención será crucial a la hora de lograr el balance energético de una manera satisfactoria y segura para la salud, evitando riesgos e incluso caer en enfermedades.

Desde aquí nos gustaría recordaros que podéis contar con nuestras nutricionistas del Servicio Gratuito de Nutrición Online para que os asesoren y os guíen en vuestra meta de conseguir unos hábitos saludables.

Contar con la ayuda adecuada nos permite lograr el balance energético adecuado en la dieta sin riesgos. Clic para tuitear

Según reflejan estos 5 consejos para lograr el balance energético, la ecuación de la salud es sencilla y pasa por lograr un equilibrio perfecto entre las calorías que se ingieren y las que se gastan. No menos importante, serán necesarias grandes dosis de constancia, paciencia y disciplina para lograr y mantener siempre este balance y alcanzar nuestro objetivo.

Balance energético, ¿cómo influye en la dieta y el peso?

¿Cómo lograr un buen balance energético para un peso saludable?

Una alimentación equilibrada está determinada por la cantidad de los distintos grupos de alimentos que consumimos de acuerdo con las condiciones de cada persona y su entorno sociocultural y económico. ¿Cómo lograr el equilibrio?

  • La alimentación diaria tiene que respetar el uso de los alimentos de proximidad y naturales y reducir el consumo de alimentos procesados. La dieta, basada en el realfooding, debe adecuarse a los gustos y preferencias personales y a los hábitos familiares y culturales, siempre de acuerdo con el nivel de actividad física de cada individuo.
  • Pecar por exceso o por déficit en el consumo de alimentos no es adecuado. La moderación de acuerdo a las necesidades individuales es el éxito para tener unos hábitos alimenticios saludables. Hay que consumir lo que gasta nuestro organismo.
  • Una alimentación equilibrada que provenga de todos los grupos de alimentos permitirá que las reservas de minerales y vitaminas estén dentro de los rangos adecuados, evitando así el riesgo de enfermedades relacionadas con el déficit de éstos, como la anemia o la osteoporosis, entre otros.
  • Los alimentos no son buenos o malos. En todo caso será el uso que hacemos el que será correcto o no. Hay que dejar de lado la idea del alimento bueno, malo o que engorda. Así pues, hablaremos de hábitos alimentarios saludables.
  • El conocimiento del valor calórico y nutricional que proporcionan los alimentos nos ayudará a conocer la cantidad que tenemos que comer al día, según las necesidades orgánicas.
  • Tener una buena disciplina respecto a los horarios y comer a menudo (cinco comidas al día) nos ayudará a controlar el hambre y el apetito por ansiedad.
  • Es importante pensar con antelación los menús de toda la semana para reducir las improvisaciones y la ingesta de comida no necesaria.
  • Tenemos que comer poco a poco, aplicando el mindful eating y masticando de forma adecuada, sin tragar trozos demasiado grandes, con la finalidad de mejorar la digestión.
  • Debemos disfrutar del placer de comer y una buena manera de hacerlo es no distraernos realizando otras actividades como leer, escribir o mirar la televisión.
  • Leer las etiquetas nutricionales de los alimentos envasados nos ayudará a ser conscientes de la aportación nutricional y de energía por porción según el balance energético.
Conocer las calorías de los alimentos nos ayuda a configurar un menú que nos ayude a lograr un balance energético adecuado en nuestra dieta. Clic para tuitear

¿Habías escuchado antes hablar sobre el balance energético y su importancia para la salud? Si no es así, probablemente tus amigos y familiares tampoco. ¡Comparte este artículo en tus redes sociales para que conozcan esta información y se cuiden como tú!

Nosotros ya estamos elaborando un menú para la próxima semana porque Yo Elijo Cuidarme, ¿y tú?

Deja tu comentario