Hígado graso: causas, síntomas, consecuencias y dieta para su tratamiento

¿Cómo realizar una limpieza del hígado graso?

El hígado graso afecta a un gran número de personas, con múltiples causas y síntomas, y debe hacerse un tratamiento y dieta cuanto antes para evitar consecuencias mayores.

El hígado graso es una condición sumamente común. Es importante llevar un control de nuestro hígado y, en cuanto veamos la más mínima presencia de grasa en este, debemos actuar cuanto antes para tratarla y erradicarla.

Uno de los aspectos más relevantes para lograrlo es la alimentación. La dieta de una persona que tiene hígado graso no alcohólico (EHNA) es fundamental para evitar el progreso de la enfermedad con el consecuente deterioro de su hígado.

¿Qué es la enfermedad por hígado graso?

El hígado es el órgano más grande dentro del cuerpo y ayuda a digerir los alimentos, almacenar energía y eliminar las toxinas.

La enfermedad por hígado graso es una afección en la que se acumula grasa en el hígado. Hay dos tipos principales:

  • Enfermedad del hígado graso no alcohólico.
  • Enfermedad del hígado graso por alcohol, también llamada esteatosis hepática alcohólica.

La EHNA es la forma más común de enfermedad hepática crónica y afecta aproximadamente a una cuarta parte de la población.  Esta condición se caracteriza por una inflamación severa del hígado y puede derivar en una cicatrización avanzada, más conocida como cirrosis hepática.

La enfermedad por hígado graso afecta aproximadamente a una cuarta parte de la población y es una afección en la que se acumula grasa en el hígado. Clic para tuitear

¿Cuáles son las causas del hígado graso?

Hay diversas causas que provocan la acumulación de grasa en el hígado, no obstante, todas ellas están relacionadas como no podía ser de otra manera, con la grasa o el azúcar.

Estas son las más comunes:

  • Sobrepeso u obesidad.
  • Azúcar alta en sangre.
  • Altos niveles de grasa en sangre.
  • Resistencia a la insulina.

El acumulo de grasa en el hígado no es algo que debamos tomar a la ligera, pues las consecuencias pueden ser trágicas.

¿Qué síntomas produce el hígado graso?

No hay síntomas muy claros que nos permitan determinar por nosotros mismos que podemos estar sufriendo de hígado graso. Sin embargo, en los casos que están acercándose a un nivel más grave se han notado algunos como la fatiga o dolor en el abdomen.

Para saber si sufres de esteatosis hepática, lo mejor es que acudas al médico. Especialmente si sufres molestias o síntomas que te preocupan. Para prevenirla es importante que te hagas un chequeo al menos una vez al año, especialmente si sufres de diabetes, tienes sobrepeso o llevas una mala alimentación.

¿Qué tratamiento existe para el hígado graso?

No hay un tratamiento farmacológico como tratamiento para el hígado graso. Por tanto, si queremos mantener nuestro hígado en buen estado, debemos llevar una dieta adecuada, hacer ejercicio regular y controlar los niveles de estrés, ya que estos sobrecargan el hígado y se desequilibra.

El único tratamiento para el hígado graso es un estilo de vida saludable: buena alimentación, ejercicio regular y controlar el estrés. Clic para tuitear

Para lograr el equilibrio nuevamente, se recomienda hacer una dieta de depuración, conocida también como dieta detox.

Las épocas más adecuadas para realizar una depuración de hígado son la primavera y el otoño, pero muchas veces hay que limpiar el cuerpo de toxinas cuando se ha pasado por un periodo de excesos o se ha estado en tratamientos farmacológicos.

Hígado graso: causas, síntomas, consecuencias y dieta para su tratamiento

Dieta depurativa para limpiar el hígado graso

Para depurar el hígado se aconseja seguir una alimentación rica en:

  • caldos vegetales,
  • verduras de hoja verde,
  • cereales integrales, y
  • proteína vegetal y/o pescado.

Hay que evitar el consumo de alimentos como la carne, los lácteos, los embutidos, los azúcares y los alimentos procesados.

Estos serían los pilares de una dieta depurativa:

  • Beber mucha agua, mejor entre comidas.
  • Eliminar los azúcares añadidos, los embutidos, la bollería y los platos precocinados (llevan extras de azúcar/sal), el alcohol y los refrescos.
  • Disminuir la ingesta de lácteos (leche, quesos y yogures).
  • Aumentar la ingesta de fruta y verdura. Varias investigaciones revelan que el consumo de vitamina C en frutas, vegetales y legumbres se asocia con una menor incidencia de hígado graso. Consume papaya, kiwi, frutas rojas y piña, además de pimientos, brócoli, col rizada y coliflor
  • Aumentar la ingesta de cereales semiintegrales o integrales.
  • Sustituir el café por el té verde u otras infusiones depurativas.
  • Evitar la carne roja y optar pescado o por proteína vegetal, en caso de dieta vegetariana.
  • Mantén niveles adecuados de vitamina D. Cada vez surge mayor evidencia de que la deficiencia de este micronutriente se asocia con el desarrollo de hígado graso. La vitamina D se encuentra en pescados como el salmón y el atún, en el queso y la yema de huevo, principalmente.
  • Hay que preparar los alimentos de forma sencilla y sabrosa, utilizar como condimentos las hierbas aromáticas y el limón y, por lo tanto, eliminar las salsas pesadas, los fritos, los rebozados y los empanados.

El azúcar y la grasa, enemigos del hígado graso

La fructosa, que es el tipo de azúcar presente de forma natural en la fruta, la miel y algunos vegetales, así como la glucosa, el azúcar de la sangre, estimulan los genes productores de grasa en el hígado. Una dieta rica en azúcar contribuye a que la grasa se deposite en el hígado y genere inflamación.

El exceso de azúcar y la grasa saturada son dos de los principales causantes del hígado graso. Clic para tuitear

Otro aspecto al que debes prestar atención es a la cantidad, y sobre todo al tipo de grasa que ingieres. Una dieta rica en grasa saturada, aquella que se encuentra en las carnes rojas y alimentos fritos, favorece el desarrollo del hígado graso.

De hecho, las personas con esteatosis hepática generalmente presentan una elevada ración de ácidos grasos. Está demostrado que el consumo de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, como el aceite de oliva, el aguacate y el salmón, disminuye la cantidad de grasa en el hígado e incrementa la vida del órgano.

Cuando tienes hígado graso, bajar de peso es una buena idea. Está demostrado que una disminución del 10 % de tu peso corporal puede reducir hasta en un grado tu esteatosis hepática.

Es importante que diversifiques tus alimentos y hagas ejercicios por lo menos 30 minutos cuatro veces por semana.

Si quieres más detalles, o incluso que te ayudemos a elaborar un menú saludable con el que reducir la grasa del hígado, bajar de peso o simplemente sentirte mejor contigo mismo, recuerda que siempre estamos disponibles en nuestro Servicio Gratuito de Nutrición Online para ayudarte en lo que necesites. ¡Te esperamos!

¿Verdad que esta ha sido una información muy valiosa que merece compartir? ¡Pues échanos una mano haciéndolo en tus redes sociales para que tus amigos y familiares también elijan cuidarse!

Y nosotros por nuestra parte, ya vamos preparando nuestra dieta depurativa, porque Yo Elijo Cuidarme, ¿y tú?

Productos que te cuidan

Forté Pharma Detox 5

Detox 5 Órganos

¡El Detox global para detoxificar, purificar y remineralizar el cuerpo!

Para ayudar al cuerpo a eliminar las toxinas acumuladas, Forté Detox 5 órganos asocia una variedad de plantas para una acción global sobre los 5 órganos implicados en el mecanismo detox.

Deja tu comentario