Trastornos del sueño del ritmo circadiano: diagnóstico y tratamiento

Trastornos del sueño del ritmo circadiano: diagnóstico y tratamiento

El sistema circadiano está regulado por un “reloj interno” que tiene tendencia a retrasarse y es cuando aparecen trastornos del sueño del ritmo circadiano, ¿cómo detectarlo y tratarlo? En este artículo te lo explicamos con la ayuda de Silvia Torrent, enfermera en la Unidad de Medicina del Sueño del Dr. Albares (Centro Médico Teknon de Barcelona).

Las personas necesitamos dormir entre 7 y 8 horas al día. Sin embargo, las horas de sueño no es lo único importante, sino también cuándo dormimos. Fisiológicamente estamos preparados para hacerlo durante las horas de oscuridad y realizar la actividad durante el día.

Tanto las horas de sueño como el momento en el que dormimos están regulados por dos procesos, el homeostático, que regula la cantidad de sueño y vigilia y el circadiano, que se encarga de controlar el momento del día más adecuado para dormir. De la interacción entre ambos aparece la regulación del ciclo sueño/vigilia, directamente relacionado con el ritmo de temperatura corporal y el ritmo de secreción de melatonina.

¿Cómo funciona el sistema circadiano?

El sistema circadiano está regulado por un “reloj interno” que actúa como un marcapasos central que tiene un período endógeno ligeramente superior a 24 horas. Este reloj tiene tendencia a retrasarse, por lo que requiere de señales externas para sincronizarse con el entorno y ponerlo en hora, como son el ciclo luz-oscuridad (principal sincronizador) y la actividad física y los horarios de comidas.

Junto al ciclo luz-oscuridad encontramos el ritmo de secreción de melatonina. Para mantener este ritmo de forma adecuada es imprescindible asegurar una correcta exposición a la luz diaria (la recomendación médica es de 2 horas al día de luz natural, preferentemente por la mañana), diferenciando claramente entre el día (luz brillante y blanca) y la noche (oscuridad).

La melatonina es una neurohormona que tiene, entre otras funciones, la de inducir el sueño. La secreción de melatonina suele comenzar unas dos horas antes de ir a la cama y siempre en condiciones de luz tenue. Si recibimos luz directa (natural o artificial), se inhibe esta función y retrasa la aparición de sueño.

Debemos regular continuamente nuestro sistema circadiano mediante el ciclo luz-oscuridad, la actividad física y los horarios de comidas. Clic para tuitear

La actividad física y los horarios de comidas también juegan un papel importante en la sincronización circadiana.

En función del ritmo circadiano de cada persona, podemos definir su cronotipo, distinguiendo entre:

  • Matutino (Alondra): es aquella persona que tiene más facilidad para madrugar y, en consecuencia, suele ir a dormir más temprano. El mejor momento para la realización de actividades intelectuales o físicas para este cronotipo es la mañana.
  • Vespertino (Búho): es aquella persona que va a dormirse y se levanta tarde. Su momento ideal para la realización de actividades físicas e intelectuales es a última hora de la tarde.

Trastornos del sueño del ritmo circadiano: diagnóstico y tratamiento

¿Qué trastornos del sueño del ritmo circadiano existen?

El jet-lag es el trastorno más conocido por todo el mundo. Se produce al viajar, al menos a través de dos zonas horarias, y puede provocar insomnio o excesiva somnolencia diurna. El motivo es la desincronización de los ritmos circadianos respecto a la nueva zona horaria y su correspondiente ciclo luz-oscuridad.

En los últimos años se ha descrito también el jet-lag social, que se produce cuando hay diferencias importantes entre el  horario de sueño de los días laborales respecto al de los fines de semana o festivos. En condiciones normales, la diferencia horaria entre los días de trabajo y los días que descansamos debería ser de máximo una hora. Cuando esta diferencia es superior, es cuando puede aparecer el trastorno por jet-lag social, que puede tener serias repercusiones sobre nuestro ritmo circadiano, encargado de regular nuestro metabolismo.

Además de estos, existen otros trastornos que afectan a las fases del sueño como:

  • Síndrome de Retraso de Fase del Sueño: se produce cuando el ciclo sueño-vigilia se retrasa con respecto al ciclo día-noche, provocando insomnio a la hora de acostarse, con la consecuente dificultad para levantarse por la mañana. Este trastorno, que puede presentarse a cualquier edad, es mucho más frecuente durante la adolescencia. Además de los horarios desorganizados, el paciente suele presentar fatiga, bajo rendimiento intelectual y disminución de la atención.
  • Síndrome de Adelanto de Fase del Sueño: es el contrario que el síndrome del retraso de fase del sueño. El ciclo sueño-vigilia se adelanta con respecto al ciclo día-noche. Es mucho más frecuente en personas mayores, que refieren despertar precoz por las mañanas y somnolencia diurna excesiva, durmiendo pequeñas siestas a lo largo del día.
  • Ciclo Sueño-Vigilia en curso libre (Free Ride): se produce cuando hay una ausencia de sincronización entre nuestro reloj interno y los reguladores externos, principalmente la luz, ocasionando un ciclo sueño-vigilia totalmente libre, que provoca un retraso progresivo (entre 1 y 2 horas al día) en la hora de acostarse y levantarse.

¿Cómo podemos diagnosticar un trastorno del ritmo circadiano?

El diagnóstico se realiza mediante la entrevista clínica al paciente y se complementa con la realización de un estudio cronobiológico, que consiste en llevar un sensor en la muñeca durante una semana, en la que se registran parámetros como la exposición a la luz diaria, periodos de actividad-descanso y temperatura corporal, lo que nos permite conocer el ritmo circadiano del paciente.

¿Cómo se tratan los trastornos del sueño del ritmo circadiano?

El abordaje de los trastornos del ritmo circadiano consiste en la combinación de las siguientes pautas:

  • Cronoterapia: consiste en desplazar progresivamente el reloj interno, adelantándolo o retrasándolo (en función del trastorno), favoreciendo la cronoregulación.
  • Fototerapia: exposición a la luz natural o artificial intensa, durante 30-120 minutos (dependiendo del caso) y a la hora indicada por el profesional de salud, dependiendo de sí queremos adelantar o retrasar el horario de sueño.
  • Modificación de hábitos: una correcta higiene del sueño es fundamental para revertir este tipo de trastornos, siendo esencial la regularidad en los horarios de acostarse y levantarse.
  • Melatonina: la administración de melatonina ayuda a la modificación de los ritmos circadianos. La melatonina está más indicada en los casos de Retraso de Fase, y el momento adecuado para tomarla dependerá del horario de sueño actual y de la magnitud del retraso de fase que sufra la persona. La dosis también variará en función de la edad del paciente y de los criterios descritos anteriormente.

El tratamiento de las alteraciones relacionadas con el sistema circadiano tiene que llevarse siempre a cabo por profesionales médicos.

Si quieres saber más, en otro artículo compartimos algunos trucos para dormir bien.

Si crees que algún familiar o amigo puede estar sufriendo algún trastorno del sueño del ritmo circadiano, te animamos a compartir esta información para su información.

¡Nosotros ya estamos tomando todos los cuidados necesarios para regular el reloj interno de nuestro sistema circadiano! Porque Yo Elijo Cuidarme, ¿y tú?

Deja tu comentario