¿Vapear o fumar? ¿El vapeo es malo? Causas y consecuencias

¿Vapear o fumar? Causas y consecuencias del vapeo

Cada vez más personas eligen el vapeo en lugar del tabaco, pero ¿es mejor vapear o fumar? ¿Es el vapeo malo? Te explicamos en detalle qué es el vapeo y sus causas, consecuencias y efectos secundarios.

En nuestro país hay más de 562.500 vapeadores de cigarrillos electrónicos con el propósito de dejar de fumar o de consumir algo menos perjudicial para la salud que el cigarro convencional.

No hay duda de que las personas ven el vapeo como una alternativa sustituta del tabaco. Pero, surgen varias dudas como: ¿realmente son inofensivos? ¿Ayudan a dejar de fumar?  ¿Tienen efectos negativos que desconocemos? Vamos a desgranarlos.

El vapeo se ha convertido en una moda vista como una alternativa 'más sana' a fumar tabaco. ¿Podemos verlo como algo inofensivo? Clic para tuitear

Recientemente, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), que reúne a más de 4.000 profesionales de la salud respiratoria, hacía público en la sede del  Ministerio de Sanidad, su ‘Declaración oficial sobre cigarrillos electrónicos (CE) y dispositivos que calientan pero no queman tabaco (sistemas Heat not Burn), que en España se comercializan bajo la marca IQOS. Dicha declaración no deja en muy buen lugar a los cigarrillos electrónicos y ya ha sido publicada en la Revista Archivos de Bronconeumología.

Para realizar este documento, un equipo de expertos de SEPAR ha revisado la evidencia científica actual para concluir que:

  • La inhalación de los aerosoles y humos que generan estos dispositivos es tóxica para la salud.
  • No pueden recomendarse como métodos para dejar de fumar, tras los resultados contradictorios de diferentes ensayos clínicos y metaanálisis.
  • Ya existen tratamientos seguros y eficaces para dejar de fumar como la vareniclina, la terapia sustitutiva con nicotina y el bupropion, unido al asesoramiento psicológico.
  • Y la mayor parte de las publicaciones que minimizan el riesgo para la salud al consumir IQOS corresponden a estudios promovidos por las empresas tabacaleras, y sus conclusiones sobre la inocuidad son cuestionadas. En este sentido, la SEPAR asegura: “Es destacable el interés de algunos trabajos en demostrar que la toxicidad del cigarrillo electrónico y los dispositivos Heat not Burn es menor que el cigarrillo convencional, cuando lo que realmente debemos considerar es que el aparato respiratorio no esté expuesto, de forma gratuita, a ninguna sustancia nociva”.

Y no solo la SEPAR, también el Fórum Internacional de Sociedades Respiratorias, que agrupa a las principales sociedades científicas internacionales del ámbito respiratorio, hizo una declaración en su día en contra de estos dispositivos pensados para vapear.

¿Qué es vapear o el vapeo?

Vamos a empezar por entender qué es el vapeo y qué relación tiene con los cigarrillos electrónicos. Aunque hay quien se refiere a este acto como vaping, vaporear o vapeo, el acto de vapear es sencillamente inhalar vapor.

El vapeo es el acto de inhalar vapor que, en este caso, se hace a través de cigarrillos electrónicos. Clic para tuitear

Aunque los fabricantes dicen que realmente lo que producen los cigarrillos electrónicos es un aerosol de diminutas partículas que no se entiende exactamente por vapor, lo cierto es que normalmente se asocia el vapeo al cigarrillo electrónico. Y este, puede o no contener nicotina.

En la mayoría de los casos sí que contienen nicotina, es decir la misma sustancia adictiva que encontrarías en cualquier cigarrillo convencional, solo que en una cantidad diferente. Precisamente en este aspecto, los expertos se quejan de que muchas veces las etiquetas no indican el verdadero contenido de nicotina.

¿Hay cigarrillos electrónicos sin nicotina?

Como hemos dicho, haberlos haylos. Los que no van cargados con nicotina, aseguran llevar sustancias saborizantes y químicas mentoladas, frutales, con sabor a chocolate…  También extractos de plantas y aceites esenciales e incluso vitamina B12. Y es que hay fabricantes que aprovechando la buena coyuntura que vive el vapeo se han lanzado a crear cigarrillos para, supuestamente, vapear vitaminas.

Sin embargo, aunque los cigarrillos electrónicos puede que no contengan nicotina ni otros químicos que pueden irritar y dañar los pulmones, sí incorporan sustancias que no mencionan y han demostrado en estudios científicos que son potencialmente cancerígenas. De hecho, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA) los clasifica igualmente como ‘productos de tabaco’ y aún no se sabe qué efectos a largo plazo pueden tener para la salud.

¿Cómo funciona el cigarrillo electrónico?

Son una especie de bolígrafos electrónicos, que funcionan con una batería/pila e incorporan unos cartuchos o depósitos que van llenos de un líquido. Este suele contener nicotina, saborizantes y sustancias químicas (diacetil, acetil propionil y propylene glicol).

Los cigarrillos electrónicos que se usan para el vapeo no están libres de nicotina y sustancias cancerígenas. Clic para tuitear

Esta mezcla se calienta hasta convertirse en un aerosol de partículas diminutas, o vapor, que se inhala a través de una boquilla llegando hasta los pulmones.

¿Pueden explotar?

Pues sí. La FDA he registrado casos de cigarrillos electrónicos que han explotado y causado lesiones graves.

¿Cómo es posible? Tal y como hemos mencionado, estos dispositivos funcionan gracias a baterías o pilas, y si estas están defectuosas pueden llegar a producir la explosión del dispositivo, tal y como ha sucedido en alguna ocasión con los móviles.

¿Vapear o fumar? Causas y consecuencias del vapeo

¿Cuáles son las causas de vapear?

Porque vapear con cigarrillos electrónicos ha encontrado un target perfecto en todas aquellas personas que quieren intentar dejar de fumar. Y no son pocas. Según el estudio ‘Rompo con la nicotina’ de Pfizer, hasta un 74 % de españoles ha intentado dejar de fumar al menos una vez en su vida. Y la mayoría, hasta un 66 %, lo intenta una media de dos veces antes de conseguirlo definitivamente. Esto con una buena estrategia de marketing se puede traducir en muchos cigarrillos electrónicos vendidos.

Vapear con cigarrillos electrónicos va principalmente orientado a personas que quieren dejar de fumar: hasta un 74% de los españoles. Clic para tuitear

De hecho, en la actualidad, existen más de 460 marcas de dispositivos electrónicos. Y según los últimos datos de la Unión de Promotores y Empresarios del Vapeo (UPEV), el cigarrillo electrónico ha duplicado su negocio en nuestro país en los últimos cuatro años. Se cree que el sector factura más de 88 millones de euros y la previsión es que alcance los 30.000 millones en 2021. No es de extrañar teniendo en cuenta que en el año 2018 ya había más de 562.500 vapeadores.

Estamos asistiendo a un incremento en las ventas de estos dispositivos especialmente entre los adolescentes y los jóvenes. “Algunas compañías tabaqueras han entrado en el mercado y se ha instaurado la estrategia de que estos dispositivos son un buen método para dejar de fumar”, aseguran desde SEPAR.

¿Vapear o fumar?

A pesar de querer presentarlo como una opción más sana, los cigarrillos electrónicos se incluyen dentro de productos del tabaco y, por tanto, pueden suponer un riesgo para la salud. Para empezar contienen sustancias tóxicas, y la lista es larga:

  • Sustancias cancerígenas. Según la SEPAR en los aerosoles de los cigarrillos electrónicos hay sustancias cancerígenas, como las nitrosaminas, los aldehídos, los compuestos orgánicos volátiles y los hidrocarburos aromáticos policíclicos.
  • Partículas ultrafinas. Estas proceden de metales pesados que, al tener menos de 0,5 micras de diámetro, penetran fácilmente en el interior de los pulmones y llegan al torrente sanguíneo, distribuyéndose por todo el organismo y causando daño en muchos órganos y sistemas.
  • Radicales libres. También contiene radicales libres y especies reactivas de oxígeno que causan estrés oxidativo y dañan la proliferación celular y el metabolismo. Es por ello que lo consideramos un enemigo de la piel igual que el tabaco.
  • Aparecen compuestos orgánicos volátiles y fenoles y otras sustancias, como los furanos, ftalato de dietilo y ftalato de dietilhexilo.
  • Se han detectado metales como cromo, níquel, plomo, manganeso, aluminio, estaño y hierro, en ocasiones en cantidades superiores a las encontradas en el cigarrillo convencional.
  • Niebla escénica. Suelen incorporar propilenglicol y/o glicerina vegetal, sustancias habitualmente empleadas para producir niebla escénica o teatral, que resulta que aumentan la irritación pulmonar y de las vías respiratorias, cuando la concentración es alta.
  • Drogas ilegales. Estas no vienen de fábrica pero, algunas personas se aventuran a agregar drogas ilegales, en los cigarrillos electrónicos, con el potencial riesgo que esto puede tener para su salud.

Pedro Cátedra, director general de Puff Cigarette, defiende el uso de “cigarrillos electrónicos, cuya fabricación cumpla con la estricta normativa europea y sean recargables con líquidos compuestos por sustancias no cancerígenas, como el propilenglicol y el glicerol vegetal. Son compuestos inocuos, alcoholes estables usados ampliamente en alimentos, piensos, cosméticos y productos farmacéuticos, así como en numerosas aplicaciones industriales».

¿Sirve el vapeo para dejar de fumar?

Según datos de la SEPAR, más de la mitad de las personas que han practicado el vapeo con este fin, aseguran que no les ha servido para reducir el consumo de tabaco (52 %).

Es más, al final terminan convirtiéndose en fumadores duales: hasta un 60 % de aquellos que utilizan cigarrillos electrónicos para dejar de fumar terminan por ser consumidores de cigarrillos normales y de cigarrillos electrónicos al mismo tiempo.

Lejos de ayudar a dejar de fumar, el vapeo puede convertirse en un vicio paralelo a fumar. Clic para tuitear

No obstante, Pedro Cátedra recuerda que, un estudio realizado por la University of East London, demostró que hasta el 90 % de fumadores, que había participado en un estudio, dejó de fumar tabaco por completo gracias al vapeo. Lo que sí es seguro es que para dejar de fumar es necesaria medicación aprobada, apoyo emocional adecuado y una buena dosis de fuerza de voluntad.

¿El vapeo incita a los jóvenes a iniciarse al tabaco?

Ya hay estudios que aseguran que una de las consecuencias de vapear puede ser una dependencia gestual y suponer la vía de entrada al consumo final de tabaco.

De hecho, en EE UU, la National Youth Tobacco Survey asegura que más de 3,5 millones de estudiantes consumen regularmente cigarrillos electrónicos. Lo que ya ha sido catalogado como una epidemia por la FDA. ¿Y en nuestro país?

En España más de la mitad de los adolescentes de entre 14 y 18 años ha practicado el vapeo con cigarrillos electrónicos, según datos de la encuesta ESTUDES 2018. De hecho, ya se considera que su consumo es mayor entre los jóvenes que en el resto de la población. Pues bien, por el mero hecho de contener nicotina y químicos tóxicos, los cigarrillos electrónicos pueden causar daños en el cerebro, el corazón, los vasos sanguíneos y los pulmones de los más jóvenes, según el estudio European Heart Journal.

El vapeo afecta al desarrollo cerebral de niños y adolescentes y es considerado como epidemia por la FDA. Clic para tuitear

Concretamente, cuando afecta al desarrollo cerebral de niños y adolescentes, se puede traducir en dificultad para aprender y concentrarse, cambios en el estado de ánimo y en el control de los impulsos. Además, cuando se establece una adicción en un cerebro que todavía está en proceso de crecimiento es fácil que se establezcan las vías neuronales para caer en adicciones a otras sustancias en el futuro.

¿Es el vapeo es malo? Causas y consecuencias de vapear

¿Qué consecuencias tiene vapear?

Vaya por delante el hecho de que aún se desconocen los efectos a largo plazo que su uso puede tener para la salud. No hay evidencia de que las sustancias nocivas, que los cigarrillos para vapear puedan contener, sean menores que las de un cigarrillo convencional. Según Pedro Cátedra: “a día de hoy no hay estudios concluyentes que demuestren que el cigarrillo electrónico mata, ni al vapeador ni a quienes le rodean».

¿Los cigarrillos electrónicos son inocuos?

Es la pregunta del millón. Y lo cierto es que todo el mundo coincide en que inocuos, lo que se dice inocuos, no son. “La razón de ser del cigarrillo electrónico es la de sustituir al tabaco, reduciendo paulatinamente la dosis de nicotina hasta lograr dejarlo definitivamente. Pero, este no es totalmente inocuo, sino un 95 % menos dañino”, apuntan desde la Secretaria de la UPEV.

Además, desde SEPAR añaden que “las conclusiones obtenidas, después de la revisión de los estudios realizados, señalan que la utilización de estos dispositivos para el vapeo tiene consecuencias, pues produce riesgos para la salud y no ayuda a dejar de fumar. Por ello, proponemos que los mismos sean considerados como productos de tabaco y cumplan con la legislación vigente en cuanto a consumo, venta y publicidad del tabaco, además de que tengan la misma carga fiscal que tienen los cigarrillos».

De hecho, muchos cigarrillos electrónicos están fabricados por las mismas compañías que venden los cigarrillos convencionales. Este dato, cuánto menos, da que pensar.

¿Qué efectos secundarios tiene el vapeo?

Las consecuencias de vapear con cigarrillos electrónicos, a corto plazo pueden producir inflamación de las mucosas, tos seca y bronquitis.

Los efectos secundarios de vapear a largo plazo son la lesión en el alveolo respiratorio, bronquitis aguda crónica, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, alveolitis alérgica extrínseca y fibrosis pulmonar.

El vapeo no excluye de efectos secundarios similares a los de fumar como tos, dificultad para respirar o mucosidad en la garganta. Clic para tuitear

En términos generales, si sufres tos, dificultad para respirar, dolor en el pecho, experimentas náuseas, vómitos o diarrea, sufres cansancio, fiebre o pérdida de peso, tienes motivos más que suficientes para acudir al médico y consultar si tus síntomas están relacionados con tu hábito de vapear cigarrillos electrónicos.

Conclusión: no hay forma de fumar inofensiva, ya sea con cigarrillo convencional o electrónico.

Casi todos contienen nicotina y otras sustancias químicas potencialmente dañinas para la salud que mantienen la adicción. Si quieres dejar de fumar, acude a tu médico de cabecera y deja que él te aconseje debidamente.

Como ves, el vapeo no es una práctica inofensiva. Son pocas las personas que saben esto, así que, ¿por qué no nos ayudas y compartes esta información sobres las consecuencias de vapear para que alcance a muchas más personas?

Por tanto, si fumas y quieres dejar de hacerlo, te animamos a que optes por tener fuerza de voluntad, hacer ejercicio y llevar una alimentación sana. En esto último podemos ayudarte en nuestro Servicio de Nutrición Online Gratuito. ¡Te esperamos!

Nosotros lo tenemos claro, vapear o fumar tienen efectos secundarios similares, así que descartamos ambos, porque Yo Elijo Cuidarme, ¿y tú?

Deja tu comentario