Síndrome del nido vacío; cómo evitarlo, superarlo y vivir plenamente

¿Síndrome del nido vacío? Aprende cómo superarlo y a vivir plenamente

Y llega el día en el que los niños crecen y se van de casa. Bien sea porque se van a la universidad, porque quieren emprender una aventura en otro país o porque deciden formar su propia familia. Ese momento es inevitable –y sano–. Pero, ¿qué sucede internamente con las madres y padres que han dedicado su vida al cuidado de sus hijos y ahora se enfrentan a una rutina sin ellos? ¿Cómo superar el síndrome del nido vacío de una manera que sea asertiva y útil?

La sensación de soledad y la tristeza que suelen acompañar a esa etapa posterior a la salida de los hijos del hogar pueden evitarse o en todo caso transitarse de una manera saludable. Vamos a compartir algunos consejos para superar el síndrome del nido vacío y disfrutar de una nueva etapa de vida con alegría y entusiasmo.

Síndrome del nido vacío; cómo superarlo y vivir plenamente

Nido vacío, vida plena

Primero, para entender el síndrome del nido vacío, hay que hacer una diferenciación generacional que puede influir en la manera cómo se asume la salida de los hijos del hogar: hace años, igual veinte o treinta años, muchas eran las mujeres que priorizaban su maternidad, la educación y el cuidado de sus hijos renunciando a su vida personal y profesional.

Hablamos, desde el más profundo respeto y cariño, de la tradicional ama de casa.

Habían dedicado tantas horas de amor y cariño a los hijos, que habían abandonado el resto de las facetas. Así que sin ellos en casa también cambiaba el sentido de sus vidas, ¿cuál era ahora?

Pero la sociedad ha cambiado. La mujer de hoy en día quiere ser madre, pero quiere ejercer muchos más roles: mujer, amante, amiga, profesional, escaladora, runner, etc. Y este deseo es crucial respecto al presente y al futuro.

A la mujer de cincuenta años que se le van los hijos de casa, en tono de humor, respira. Sigue con su rutina, sus amigas, su deporte, sus carreras, su vida plena.

Y esto incluye también un redescubrimiento de la vida en pareja, ya que finalmente se dispone de tiempo y espacio para una intimidad más enriquecedora.

La sensación de vacío de antaño, lo que hoy conocemos como síndrome del nido vacío, cuando los hijos marchaban, se generaba por la falta de ilusión, de proyectos, de actividades, de una vida propia. Hoy no pasa.

Para superar el síndrome del nido vacío lo primero que hay que asumir es que estás a punto de comenzar una nueva etapa y que puedes llevarla con entusiasmo y alegría de vivir. Los siguientes consejos te pueden ayudar a prepararte para ese momento.

Enriquece tu vida ahora, no lo dejes para “luego”

Ofrecerles tiempo de calidad a tus hijos no debe implicar eliminar tiempo para ti.

Cultívate y dedica tiempo para ti: ve al teatro, aprende una nueva habilidad, ve al gimnasio, cuida tu alimentación, conéctate con las cosas que te apasionan.

Tus hijos crecerán viendo a su madre como una mujer independiente, que procura su propio cuidado y su felicidad.

¿Qué mejor ejemplo de autoestima puedes darles si no es el que tú misma proyectas? Si lo dejas para cuando se independicen será más difícil identificar qué te gusta, en qué desearías ocupar tu tiempo. Comienza desde ya y saca tiempo para lo que te apasiona.

El tiempo que tengas con ellos, que sea de calidad

Que los hijos se vayan de casa, origen del síndrome del nido vacío, no significa que nos desvinculemos de ellos para siempre, pero las oportunidades para estar juntos probablemente sean menores.

Aprovecha el tiempo que puedas pasar con ellos, sé empática, trata de escuchar sus nuevas circunstancias y preocupaciones de adultos sin juzgar.

Demuéstrales tu amor con las cosas que les gustan: su comida favorita, ver esa serie juntos, etc.

Síndrome del nido vacío; cómo evitarlo, superarlo y vivir plenamente

Utiliza la tecnología para estar en contacto

Si eres de las que no se ha puesto al día con la tecnología, este es el mejor momento para comenzar, ¡es una maravilla para evitar el síndrome del nido vacío!

No hay pretextos que valgan ahora para no estar comunicados. Aunque no puedas tener contacto físico, te hará muy bien estar al día.

Pero tampoco uses la tecnología como excusa para hacer de “mamá gallina”. Querer estar al tanto de sus vidas en todo momento puede ser agobiante.

Acepta los momentos de soledad como algo natural y positivo

Es normal sentir tristeza cuando los hijos ya no están y destellos del síndrome del nido vacío. No se trata de negar lo que sientes, sino de construir algo positivo con ello.

Si te entristece la soledad, piensa que no tiene por qué ser algo negativo si la canalizas adecuadamente y recuperas tu motivación.

A diferencia de lo que sucede con el síndrome del nido vacío, la partida de los hijos es una etapa de vida que hay que asumir con naturalidad, pero no a todos los padres les resulta sencillo.

Si conoces a alguien que necesite saber cómo superar el síndrome del nido vacío, ¡Comparte este artículo para que pueda ayudarle!

2 comments

  1. Magdalena Simon 12 diciembre, 2018 at 16:51 Responder

    Hola , muchas gracias por su comentario . Yo estoy viviendo esa etapa y para mí es muy difícil . Soy un poco egoísta con mi hija que es la única que me queda soltera . Siento temor y miedo de quedarme sola . Sé que algún día se casará y se irá de mi lado . Pero si debo aceptar que todos tenemos esa finalidad . Gracias tomare en cuenta cada uno de sus comentarios y dejaré que mis hijos sean felices . Un abrazo y bendiciones .

Deja tu comentario