Sueño en la mujer: diagnóstico de problemas y tratamientos

Sueño en la mujer: diagnóstico de problemas y tratamientos

Debido a los cambios hormonales que experimenta la mujer a lo largo de su vida, en varios momentos de esta puede sufrir varios trastornos del sueño que vamos a analizar en detalle con la ayuda de Silvia Torrent, enfermera en la Unidad de la Medicina del Sueño del Doctor Albares en la clínica Teknon de Barcelona.

A menudo oímos, cuando hablamos con los amigos, que los hombres duermen a pierna suelta, mientras que las mujeres tenemos un sueño menos satisfactorio. Este tema deja de ser pura especulación y pasa a ser una evidencia científica desde el momento en que se empezó a estudiar como es el sueño en el caso de los hombres y como es en el caso de las mujeres. Y, cada vez más, tenemos estudios que nos demuestran que el sueño entre sexos es diferente, especialmente con la maduración.

Diferencias de sueño entre la mujer y el hombre

Durante la infancia, el sueño entre niños y niñas es bastante similar. Los cambios aparecen en el periodo de la adolescencia, coincidiendo con los cambios a nivel hormonal de las mujeres. El ciclo menstrual, el embarazo, el postparto, la premenopausia, la menopausia y la postmenopausia, afectan directamente a las características del sueño de las mujeres.

A partir de la adolescencia, a nivel hormonal, el sueño de las mujeres es diferente al de los hombres. Clic para tuitear

Los cambios que se producen a nivel hormonal, sobre todo en los estrógenos y la progesterona, son los responsables de alterar la calidad de nuestro sueño y sus fases. Estas hormonas varían a lo largo de la vida de la mujer. Su efecto sobre el sueño no se conoce con exactitud, pero si se ha demostrado que los estrógenos (que aumentan durante la fase folicular, es decir, primera mitad del ciclo menstrual) están relacionados con el sueño REM y, la progesterona (que aumenta durante la fase lútea, que tiene lugar en la segunda mitad del ciclo menstrual) disminuye la fase REM.

Diagnóstico y tratamiento en el sueño en la mujer

Para conseguir un sueño de mejor calidad en las mujeres es importante conocer cómo afectan estas hormonas al sueño. Cuando se presentan alteraciones del sueño en la mujer, se debería estudiar la posible relación con el ciclo menstrual, ya que de ello dependerá también el diagnóstico que hagamos y el tratamiento pautado.

Las mujeres con un síndrome premenstrual muy marcado o con dolor menstrual intenso suelen quejarse de peor calidad del sueño en los días previos y durante la menstruación. La mayoría de ellas refiere tener un sueño de calidad durante el resto del ciclo. Este es un claro ejemplo de alteración del sueño por una causa hormonal, y no porque exista un trastorno en sí mismo, y las medidas que deberán tomarse al respecto estarán centradas en esos días en concreto. En caso de necesitar tratamiento, una buena opción son los complementos alimenticios relajantes y/o que regulen nuestro sueño, siempre bajo control médico.

Sueño en la mujer: diagnóstico de problemas y tratamientos

Durante el embarazo la alteración del sueño por la que más se consulta es el insomnio y, en el tercer trimestre, se añade también el síndrome de piernas inquietas (SPI) y, en algunos casos, el síndrome de apnea obstructiva del sueño.

Los cambios anatómicos y fisiológicos del embarazo pueden influir en la calidad y la cantidad de sueño. Durante el primer trimestre las alteraciones del sueño suelen tener más que ver con las fluctuaciones hormonales y los cambios fisiológicos. En el segundo trimestre, la incomodidad producida por el agrandamiento del útero y la ansiedad por el parto suelen ser las principales causas de la alteración y, en el tercer trimestre, y debido al aumento de peso y del diámetro abdominal, podemos encontrarnos con la apnea del sueño y el SPI, que puede estar provocado por un déficit de hierro.

Los trastornos del sueño deberían considerarse como factores de riesgo modificables del embarazo, por lo que se hace necesaria una comunicación fluida entre el obstetra y el médico especialista en trastornos del sueño.

El tratamiento de los trastornos del sueño durante el embarazo debe tener como objetivos informar a las mujeres sobre la importancia del sueño y los hábitos correctos así como la información en relación a las opciones no farmacológicas como primera línea de tratamiento del insomnio.

Durante el postparto, los patrones de sueño suelen alterarse bastante, sobre todo durante los primeros meses, lo que suele evidenciarse por la sensación de cansancio y somnolencia diurna que sufre la madre. Las demandas del bebé así como la alteración de los ritmos circadianos tienen un peso importante en la falta de sueño.

Es importantísimo seguir unas rutinas correctas para evitar cronificar la alteración del sueño en la madre y evitar un posible caso de insomnio infantil por malos hábitos.

En la menopausia, periodo que conocemos como el proceso de transición que comienza varios años antes del cese completo de la menstruación y continúa durante varios años después, la prevalencia de los trastornos del sueño aumentan considerablemente, especialmente la dificultad para mantener el sueño (insomnio de mantenimiento), y el fraccionamiento del sueño (presencia de múltiples despertares durante la noche, que provocan cansancio al día siguiente).

Los sofocos, sufridos por hasta un 75% de las mujeres, pueden ser un factor importante en la aparición de estos trastornos del sueño. Cuando ésta sea la causa del trastorno, la terapia hormonal suele ser un tratamiento eficaz.

La prevalencia de los trastornos respiratorios del sueño también aumenta durante este periodo y se atribuyen al aumento de peso, la bajada del nivel de estrógenos y/o a los cambios en la distribución del tejido adiposo en el cuerpo (aumento de grasa a nivel abdominal). En la mujer, cuando se inicia el síndrome de apnea del sueño, la queja principal es el fraccionamiento del sueño y su mala calidad.

Los estudios demuestran que, cuando existe mala calidad del sueño en una mujer durante la menopausia, más del 50% presentan un síndrome de apnea del sueño o un síndrome de piernas inquitas, y no un insomnio.

En los casos más sencillos de insomnio relacionado con un momento hormonal concreto en la mujer, el problema se puede resolver con medidas de higiene del sueño, pero, en muchos otros casos en que los síntomas nocturnos se asocian además a bajo ánimo, ansiedad, dolor, etc., será necesario consultar a un especialista para analizar el caso en detalle y poder pautar el tratamiento individualizado que mejor se ajuste a las necesidades de la paciente.

El sueño, como pilar fundamental para garantizar el bienestar tanto físico como mental, debería ser estudiado en cualquier etapa de la vida de la mujer, cuando ésta sienta que no es de calidad, para poder realizar un diagnóstico de forma temprana y un correcto tratamiento antes de que se convierta en una alteración crónica.

Esta información puede mejorar tu salud y de la de tus conocidas y amigas, ¡compártela con ellas en las redes sociales!

Y nosotros, por nuestra parte, queremos ayudarte a mejorar todo lo posible tu sueño con la una alimentación variada y saludable. Para ello solo tienes que contactar con nuestro Servicio de Nutrición Online gratuito, desde donde te ayudaremos a tener una alimentación equilibrada. ¡Te esperamos! Porque Yo Elijo Cuidarme, ¿y tú?

Deja tu comentario