Cronodieta: adelgaza con la dieta y alimentación por horas y sus beneficios

Cronodieta: conoce la alimentación por horas y sus beneficios

La cronodieta es una dieta equilibrada en la que no renuncias a ningún grupo de alimentos y que tiene múltiples beneficios: te permite conocer tus bioritmos, cuándo necesitas comer más y cuándo menos, por lo que evita el efecto yoyó. ¿Te apuntas a la alimentación por horas? ¡Se hace casi sin esfuerzo!

Nuestra coach de belleza Rebeca Cirujano te ayuda a poner en marcha el plan Yo elijo cuidarme con 4 tips para conocer la cronodieta y tener así una buena nutrición:

Mayor aporte calórico por la mañana

La dieta por horas se caracteriza por que toda la ingesta calórica (o la mayor parte de ella) se hace durante el día, por lo que es ideal para ti si, como el 90% de las personas, eres de actividad diurna.

Si quieres saber más sobre este momento del día, en otro artículo, te damos 10 desayunos para perder peso.

La mayor parte de la cronodieta se realiza durante el día. Clic para tuitear

Nunca hay que saltarse una comida

La cronodieta establece que deben pasar unas 4 horas entre ingestas, y que deben hacerse todas (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena), pues así evitarás bajones glucémicos o los temidos asaltos a la nevera.

Comer cada 4 horas evita los temidos asaltos a la nevera. Clic para tuitear

Respetar los horarios

En la alimentación por horas también es muy importante respetar los horarios: si comienzas desayunando a las 7 de la mañana, tendrás que calcular unas 4 horas entre el desayuno, el almuerzo, la comida, la merienda y la cena, por lo que tu ingesta acabaría sobre las 8 de la tarde. Después, lo ideal es esperar 2 o 3 horas antes de irte a dormir.

Hay que esperar unas 2-3 horas para ir dormir después de la última ingesta. Clic para tuitear

¿Qué desayunamos con la cronodieta? Puedes desayunar con total normalidad: té o café, pan, cereales, queso fresco, huevos o grasas animales o vegetales como la mantequilla o el aguacate. A media mañana puedes tomar una fruta o una barrita de cereales.

A mediodía te recomendamos que tomes todos los carbohidratos de absorción lenta o rápida: todas las verduras, la pasta, el arroz y los almidones. El tentempié de la tarde puede ser una fruta o frutos secos.

Por la noche, y siempre antes de las 8, vamos a optar por proteína magra, huevos, carne, pescado, quesos frescos desnatados y yogures.

Carbohidratos antes de las 5

Los carbohidratos de absorción lenta como los almidones, las pastas, el arroz y el pan siempre hay que consumirlos antes de las 5 de la tarde, dejando para por la noche la proteína magra. Un error que cometemos es comer ensaladas por la noche pensando que son ligeras y sanas, pero sobre todo si son de lechuga nos van a hacer retener mucho líquido.

Comer lechuga por la noche va a provocar que retengas mucho líquido. Clic para tuitear

Si optas por seguir esta dieta, hay un libro que puede ayudarte: Programa tu cerebro adelgazante. 21 días para adelgazar con la neurociencia, el cual te propone no adelgazar tu cuerpo sino programar tu cerebro para adquirir unas pautas duraderas para adelgazar con consciencia, aplicando el mindfulness a la hora de comer y alimentarnos, también conocido como mindful eating.

Si necesitas ayuda, recuerda que desde Yo Elijo Cuidarme, te ofrecemos un servicio de nutrición online totalmente gratis para ayudarte con la cronoalimentación, ¡aprovecha esta oportunidad!

¡No te olvides de compartir en tus redes sociales este artículo sobre la cronodieta! Seguro que los tuyos te agradecerán conocer más sobre la alimentación por horas. O deja tu comentario si quieres saber más sobre esta dieta.

Deja tu comentario