Carne roja y cáncer, ¿tienen alguna relación para la OMS?

Los riesgos de la carne roja para la salud

No es la primera vez que la OMS advierte de los peligros de la carne roja para nuestra salud, como el cáncer. ¡Descubre cuáles son y cómo evitar el peligro!

La carne roja es una delicatesen en muchos lugares del mundo, pero en el otro lado, entraña grandes riesgos para nuestra salud.

Uno de los temas sobre nutrición y salud más tratados en los últimos tiempos es el riesgo que supone el consumo de carne roja para la salud de la población.

La carne roja es aquella carne cuyo aspecto en estado crudo es de color rojo o rosa, procedente de mamíferos y no de aves, por regla general. Dentro de esta categoría podemos mencionar la carne de vacuno, de caballo y la carne de caza, entre otras.

Por el contrario, la carne blanca, de la que también hablaremos un poco, es la carne de ave, sin incluir las aves de caza como la perdiz. En este tipo de carne también podemos mencionar la de conejo. La calidad nutricional de la carne blanca no tiene nada que ver con la de la carne roja.

El objetivo de la reducción en el consumo de carne roja es el de disminuir la aparición de determinadas patologías y su incidencia en estas. Clic para tuitear

¿Qué dice la OMS sobre la carne roja?

Son numerosas las organizaciones e instituciones sobre salud que relacionan el consumo de carne roja con problemas de salud graves, y por ello, anuncian como recomendación la disminución de su consumo por parte de la sociedad.

Uno de los comunicados más importantes y que más eco ha ocasionado en la sociedad, es el que dio la OMS (Organización Mundial de la Salud) sobre el aumento de la probabilidad de padecer cáncer de colon debido al consumo excesivo de carne roja, a partir del cual, se ha tomado conciencia y se ha disminuido dicho consumo.

Primeramente, hay que diferenciar la calidad de la carne roja y procesada de la que no lo es, ya que en composición también existen diferencias entre la carne roja de los supermercados, la que se vende fresca en las carnicerías convencionales y la carne ecológica.

Se recomienda que el mínimo consumo de carne roja sea procedente de carnicerías y no de supermercados ya que suele ser carne de menor calidad y tiene los siguientes contras:

  • Los animales pueden ser alimentados con cereales transgénicos cuyos componentes pueden adherirse a los tejidos del ganado y ser consumidos por el ser humano.
  • Es posible que los animales estén tratados con medicamentos u hormonas para garantizar un avanzado crecimiento. Aunque suele estar controlado para evitar su consumo, no garantizan con seguridad total que lo que consumimos esté exento de restos de este tratamiento.
  • La carne procesada contiene aditivos, conservantes y colorantes sintéticos y artificiales, que alejan a la propia pieza de carne de su naturaleza original, ocasionando la ingesta de productos artificiales por parte de los consumidores de este tipo de carnes.
  • La calidad de la carne está disminuida por el trato al animal en su hábitat, el transporte y otros factores.
La OMS advirtió de los peligros que entraña para la salud el consumo de carne roja y la relaciona con el cáncer de colon. Clic para tuitear

Carne roja y cáncer, ¿tienen alguna relación para la OMS?

¿Cuáles son los riesgos de la carne roja para la salud?

Tanto por los factores mencionados como por otros relacionados con la propia naturaleza de la carne roja, los riesgos que implica su consumo para la salud son:

Enfermedades cardiovasculares

Aumento del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares por la alta cantidad de grasas saturadas que contiene la carne roja. Estas son necesarias para la salud en pequeñas proporciones, pero cuando se sobrepasa, la producción de triglicéridos y colesterol malo se ven aumentadas, pudiendo llegar a ocasionar enfermedades cardiovasculares que comprometen la salud de las personas.

Además, no solo las grasas saturadas procedentes de la carne son las responsables de la totalidad de problemas cardiovasculares. A estas se les une el óxido de trimetilamina (TAMAO) sintetizado por las bacterias digestivas a partir de la colina o carnitina presentes en la carne roja.

Toxicidad y acidificación de la sangre

Para digerir las proteínas de la carne roja, se necesita que el medio se acidifique y esta acidificación puede provocar problemas de salud. Para evitarlo, el organismo utiliza el calcio para alcalinizar la sangre, lo cual puede dar lugar a un déficit de calcio.

Además, su digestión puede provocar la aparición de otros compuestos nocivos, como es el ácido úrico, el famoso compuesto que produce la enfermedad de la gota.

Cáncer

Se ha demostrado que el consumo excesivo y prolongado en el tiempo de carne roja aumenta la probabilidad de padecer cáncer digestivo, sobre todo de colon y páncreas, así como el de próstata.

Cocinar la carne a altas temperaturas, genera compuestos nocivos para la salud como los hidrocarburos aromáticos policíclicos y las aminas aromáticas heterocíclicas, desencadenantes de alteraciones celulares y precursoras de la aparición de cáncer.

Se estima que, cerca de 34.000 muertes al año por cáncer en el mundo, se deben al alto consumo de carne roja y carne procesada.

Se ha demostrado que el consumo de carne roja está relacionado con un mayor riesgo de padecer cáncer de colon, páncreas y próstata. Clic para tuitear

Por todos estos riesgos en la salud humana que ocasiona el consumo de carne roja, los expertos en educación nutricional y sanitarios recomiendan el consumo máximo de una vez a la semana, aunque mejor aún si se puede prescindir de ello en su totalidad.

Por este motivo también han aparecido movimientos como el conocido “lunes sin carne”.

La carne de ave como la del pollo o pavo, incluso la de conejo, proporciona mucha más cantidad de grasas beneficiosas para la salud como las grasas monoinsaturadas y oligoelementos. Por ello, el consumo de carne debe centrarse en su mayoría en carne blanca, siempre acompañada de vegetales y sin descuidar los demás alimentos proteicos como el pescado, los huevos y lácteos.

Para gozar de una buena salud, se recomienda evitar por completo el consumo de carne roja y consumir en su lugar carne blanca. Clic para tuitear

Si te ha gustado este post, no olvides compartirlo en tus redes sociales para que tus conocidos, amigos y familiares conozcan la importancia de reducir el consumo de carne roja.

Recuerda que, como siempre te decimos, la clave para una buena salud se basa en una alimentación equilibrada y saludable. ¿Te gustaría comenzar hoy mismo? Pues contacta con nuestros nutricionistas profesionales a través de nuestro Servicio Gratuito de Nutrición Online. ¡Nosotros ya hemos empezado! Porque Yo Elijo Cuidarme, ¿y tú?

Deja tu comentario