Falta de energía y motivación

Cómo encontrar la energía y la motivación para el día a día

Hay momentos del año en los que parece que todo se nos hace un mundo. Nos levantamos por la mañana cansados, nada parece activarnos y nuestra motivación se ve afectada dando lugar a un estado de apatía y desanimo por lo que nos rodea.

Vamos a analizar qué factores pueden ser los responsables de ese estado y qué podemos hacer para ir mejorando y sentirnos con más energía y motivación en nuestro día a día. El hecho de ser conscientes de las causas que pueden originar esa sensación de apatía nos debe dar tranquilidad porque es muy probable que, si no tenemos ningún problema de salud, en alguna de ellas esté la respuesta. Además, esa consciencia nos ayuda a poner el foco y a trabajar para solucionar eso que está entorpeciendo que vivamos repletos de vitalidad e ilusión.

 

Factores que disminuyen la energía y la motivación

¿Qué factores contribuyen actualmente a ese descenso de nuestros niveles de energía y al hecho de que nos sintamos menos motivados?

  • El factor estacional es algo importante debemos tener en cuenta. El otoño y el invierno son dos estaciones en las que las bajas temperaturas, el pasar más tiempo en ambientes cerrados y la falta de horas de luz pasan factura a nuestra estado emocional y mental.
  • El estrés es el causante de muchas de las alteraciones físicas, mentales y emocionales que sufrimos en nuestro día a día. Puede desembocar, entre otras cosas, en crisis nerviosas y de ansiedad que nos llevan al más absoluto desasosiego, falta de concentración, insomnio y descontrol en la alimentación. Todo ello desemboca en un agotamiento y una falta de energía y de motivación.
  • Unos hábitos alimenticios incorrectos como escoger alimentos procesados, ricos en azúcares, grasas y harinas refinadas, así como no desayunar bien o saltarse alguna comida suelen producir altibajos energéticos.
  • El sedentarismo es otro gran enemigo de nuestra salud. Cuanto menos haces menos quieres hacer, y eso lleva en muchos casos al sobrepeso, la apatía y la desmotivación.
  • El exceso de preocupaciones ataca directamente a nuestro nivel de energía e ilusión con la que afrontar nuestra jornada.
  • La falta de descanso y el no dormir correctamente por las noches también influye en el descenso de la energía y la motivación.

 

¿Qué hacer para afrontar nuestra vida con energía y potenciar la motivación?

Son muchas las cosas que podemos ir incorporando a nuestros hábitos para empoderarnos y vivir con fuerza, ánimo e ímpetu, pero yo he seleccionado las que bajo mi punto de vista tienen un mayor impacto. ¡Toma nota!

 

Planifica y organiza tu día

Esto te permitirá, en primer lugar, ser consciente de cómo son tus días hasta la fecha y cómo quieres que sean a partir de ahora. Y, en segundo lugar, este sencillo gesto, para el que solo vas a necesitar una agenda y un bolígrafo, te permitirá seleccionar cuidadosamente tu dieta, marcarte las horas de descanso y sueño, ponerte recordatorios de las cosas que es importante hacer y a qué dedicar el tiempo del que dispongas para el ocio (por ejemplo, salir a caminar o quedar con un amigo).

 

Frutas y verduras de temporada

 

Bebe agua y llena tu nevera de frutas y verduras de temporada

Comprométete contigo mismo a elaborar unos menús saludables, a desayunar de forma completa y a no saltarte ninguna comida. Idea: pon un post-it a la vista recordándote el impacto que tiene en tu salud el comer más productos frescos y el prescindir de la bollería, las harinas refinadas y los procesados. Si en algún momento del año sientes que necesitas una ayuda puedes recurrir a complementos vitamínicos que te aporten ese extra.

 

Evita consumir alimentos o bebidas estimulantes por la tarde

Estos productos afectan a la calidad de tu descanso. Del mismo modo, evita las cenas copiosas, pesadas y muy tardías.

 

Actívate y socializa

Di no al sedentarismo y mueve el cuerpo. No hace falta que vayas al gimnasio cada día o corras una maratón. Sal a pasear, baila, sube las escaleras o monta en bici: verás cómo, al finalizar, sentirás que tu ánimo y tu energía han sumado puntos. Del mismo modo, socializar con los amigos es de las mejores cosas que podemos hacer para ilusionarnos, olvidarnos de aquello que nos preocupa, relativizar y motivarnos.

 

Reserva un momento del día para ti sol@

Ese momento dedícalo a hacer un chequeo interior y pregúntate: ¿cómo me encuentro hoy?, ¿por qué me siento de esta forma?, ¿qué lo ha desencadenado?, ¿qué provoca en mi y en los que me rodean ese sentimiento y esa forma de comportarme? Cuando finalices, realiza 10 respiraciones profundas mientras visualizas cosas positivas que te empoderen y te llenen de ilusión.

 

Practica el agradecimiento

El instante antes de irnos a dormir puede ser un momento excelente para hacer una revisión de todo aquello por lo que sentirnos agradecidos. Idea: guarda una libreta pequeña y un lápiz en tu mesilla de noche. Dedica cada noche 5 minutos a escribir tus agradecimientos.

 

Los días, las semanas, los meses, los años y la vida en general puede ser muy diferente si se vive con energía, ilusión y motivación o si se vive anclado en la apatía, el cansancio y la desesperanza. Es por ello que debes hacerte preguntas del tipo ¿cómo quiero vivir mi vida?, ¿con qué nivel de energía y motivación vivo?, o ¿qué quiero ver cuando sea anciano y mire hacia atrás?, y ponerte manos a la obra.

La clave está en minimizar todo aquello que absorbe tu energía y motivación, y centrar tu atención en todo aquello que suma positivamente en tu vida.

Laura Miranda

Deja tu comentario