Trucos y consejos para descansar bien y mejor ¡Descúbre cómo!

¡No puedes pensar sin descansar!

Descansar poco y mal afecta directamente a nuestra salud, ¡Aplica estos sencillos consejos y trucos para descansar bien un mínimo de 6 horas!

En este país nuestro tendemos a subestimar la importancia de descansar. Debe ser que nuestro talante latino y mediterráneo ha colocado en la escala de prioridades humanas la diversión nocturna, por encima de la necesidad troncal de un buen descanso.

Y digo en este país nuestro porque los americanos se lo toman muy en serio. De hecho tienen millones de estudios que les informan de las consecuencias de no descansar; por encima de las de no comer o comer mal o de las de no  hacer ejercicio.

Consecuencias de no descansar lo suficiente

Un estudio realizado en nada más y nada menos que la prestigiosa Universidad de Harvard, señala que las consecuencias de dormir menos de 6 horas para el cerebro, dice que si te pasas tres días seguidos durmiendo 4 horas o menos, las neuronas empiezan a morir. Esto ocurre porque al no descansar el cerebro es incapaz de deshacerse de las proteínas que forman las placas causantes del Alzeihmer y la demencia senil.

Por lo visto no dormir lo suficiente también afecta en nuestro índice de masa corporal, aumentándolo, ya que no generamos la hormona que nos avisa de nuestra saciedad.

También aumenta la presión arterial, las posibilidades de padecer diabetes, por no hablar de cansancio crónico y disminución notable de nuestras capacidades cognitivas.

Con lo cual, concluimos que descansar poco está directamente relacionado con una mala calidad de vida.

Hay muchos trucos para dormir bien y evitar el insomnio y aquí van mis consejos para que, descartando causas médicas o acciones terapéuticas, podamos poner de nuestra parte para descansar las 8 horas que recomienda cualquier entidad de salud del mundo.

Trucos y consejos para descansar bien y mejor

Alimentos para descansar mejor

Hay alimentos que favorecen el descanso y evitan el insomnio, entre los que destaco:

Cereales integrales

Los cereales integrales, como la avena, el trigo y el arroz, son grandes contenedores de triptófano, que ayuda a la producción de melatonina en el cerebro, la hormona que vamos dejando de producir a partir de cierta edad y que es la responsable de regular los ciclos circadianos (día y noche).

Asimismo, contienen vitaminas del grupo B que por excelencia son las que mantienen el sistema nervioso saludable, al igual que los frutos secos como las almendras y las nueces (siempre crudas para no aumentar el peso).

Lácteos

Los lácteos que últimamente tan mala prensa tienen son también muy ricos en minerales como el magnesio y el zinc, vitales para la absorción del triptófano, por lo que no nos vendrá mal tomar un yogur desnatado o un poco de queso fresco antes de irnos a dormir.

Pescado

Comernos un filete de atún, de salmón, de anchoas o de sardinas, llenos de omegas, ayudan a paliar la ansiedad, por lo que nos permitirán relajarnos a la hora de conciliar el sueño.

Hora de la cena; clave para el descanso

Cuando hablo de cenar siempre aconsejo, siguiendo los principios de la cronodieta, que sea al menos 3 horas antes de irnos a la cama.

El hígado, que es el órgano filtro de nuestro sistema, necesita también descansar y si le damos trabajo a esas horas, amaneceremos abotagados, cansados y con la lengua color amarillento, síntoma de exceso de toxinas en nuestro organismo.

Ejercicio moderado para favorecer el descanso

Hacer ejercicio moderado, tipo yoga, chi kung o pilates nos va a relajar también el sistema muscular y nervioso.

Otros trucos para descansar mejor

Tomar un baño caliente antes de ir a descansar, está demostrado que también ayuda a conciliar un sueño de calidad, junto con la elección de una buena almohada y colchón, elementos a los que no les damos demasiada importancia pero que son muchas veces la causa de nuestro insomnio.

Melatonina; protagonista para descansar mejor

Por último, me permito hablaros de la melatonina; la directora de orquesta de nuestro sistema hormonal.

A veces empezamos a dormir mal durante la menopausia, o cuando ya nuestros niveles de melatonina son bajos. Actualmente existe la suficiente evidencia científica para afirmar que suplementarnos con melatonina a partir de los 40, tiene enormes beneficios en nuestra calidad del descanso y en general en nuestro sistema hormonal.

Es importante que tu médico de cabecera te aconseje sobre la dosis a tomar y que cuando empieces a tomarla, observes diligentemente la total oscuridad de tu habitación. Además existen otros tratamientos no farmacológicos para combatir el insomnio y que tu médico te puede orientar.

Además algo que habrás oído cientos de veces, es no ponerte nerviosa si no puedes descansar. También se sabe que lo importante es el descanso, óptimamente acompañado de sueño, pero no es imprescindible. Respirar de manera abdominal, exhalando más despacio que inhalando hasta que… zZzZzZ…

¡Felices sueños!

Deja tu comentario