Colágeno; qué es, su importancia y 10 curiosidades que te sorprenderán

10 curiosidades del colágeno que desconocías

El colágeno cumple un papel muy importante en el funcionamiento de partes de nuestro cuerpo tan importantes como las articulaciones. ¿Quieres saber para qué más es necesario?

¿Sabías que a los 50 años te has quedado sin el 30 % del colágeno y que, aunque quieras reponerlo a través de la alimentación, no lo vas a conseguir? A pesar de todo lo que se ha hablado sobre él, este es un dato que muchos desconocen.

La mejor opción es obtenerlo a través de suplementos, y actuará aún mejor si va acompañado de vitaminas y minerales específicos. Nuestro equipo experto de Yo Elijo Cuidarme te desvela todas las curiosidades del colágeno que te sorprenderán. ¿Estás preparado?

¿Qué es el colágeno?

El colágeno es una proteína, formada por aminoácidos y segregada por nuestros propios fibroblastos; unas células muy trabajadoras que se pasan el día fabricando colágeno y elastina para que nuestra piel esté firme, tersa y elástica. Se ha llegado a comparar su papel en la piel con la de la estructura de hormigón armado de los edificios. ¡Casi nada!

Gracias a los fibroplastos que segregan el colágeno, nuestra piel se mantiene firme, tersa y elástica. Clic para tuitear

El colágeno es el componente mayoritario de nuestra piel y huesos. ¡Casi un 70 %! ¡Ni más ni menos! También supone un 25-30 % de la masa total de proteínas del organismo, y un 80 % del tejido conectivo total.

Es tan importante que, si estás pensando en someterte a algún tratamiento estético, no te funcionará si no tienes al menos un 8 % de colágeno propio. ¡Colágeno ven a mí!

¿De verdad es importante? Pues sí, ya que lo necesitamos para aportar firmeza, sostenibilidad y elasticidad a la piel, los huesos, los tendones, los ligamentos, los cartílagos, las articulaciones, el pelo y las uñas.

Es tan importante que no tener una cantidad suficiente acelera el envejecimiento (con síntomas como arrugas, flacidez y pérdida de masa ósea), fragilidad e hiperextensibilidad de la piel.

Puede dar lugar a la hipermovilidad en las articulaciones, fracturas y deformaciones óseas, artritis, fibromialgia, bursitis y tendinitis e incluso puede desencadenar enfermedades degenerativas, entre otros males. Visto lo visto, lo mejor es ponerse las pilas para que nuestros niveles se mantengan en su sitio.

Entre algunas de sus curiosidades vas a descubrir cómo lograr esto. ¿Estás listo? ¡Pues allá van!

10 curiosidades del colágeno

A partir de los 25 años perdemos un 1,5 % y a los 50 años se ha esfumado el 30 %

“Vamos creando colágeno hasta los 25 años, a partir de aquí sintetizamos menos porque nuestras células tienen menos capacidad de unir los aminoácidos de los que está compuesto y por tanto, la bajada de los niveles se acelera”, asegura el equipo de Yo Elijo Cuidarme.

Además, hay otros factores que influyen directamente en la reducción de nuestras reservas de colágeno. Algunas son: la exposición solar, el tabaco y el alcohol, la contaminación, el estrés o el ejercicio excesivo.

También lo perdemos a consecuencia del sobrepeso, una dieta rica en azúcares simples, y pobre en proteínas, minerales, antioxidantes y aminoácidos. Y, aunque no lo creas, no dormir lo suficiente también influye en la reducción de colágeno, ya que su formación se produce, principalmente, mientras dormimos –síntesis proteica-.

Una aclaración: ¡No destruimos el colágeno! Simplemente producimos menos.

El envejecimiento no destruye colágeno, lo que hace es que se forme menos cantidad y de peor calidad. Clic para tuitear

Según los expertos de Yo Elijo Cuidarme, debido a la baja producción de colágeno, aparecen la flacidez, las arrugas y hay una pérdida de masa ósea y dolores articulares.

Asimilamos menos de un 1% a través de la alimentación

Nuestra alimentación diaria no es rica en colágeno, ya que este se encuentra en alimentos específicos como los caldos naturales de carne y pescado, manitas de cerdo o callos, huevos y postres de gelatina animal, que tienen un alto contenido en grasas o azúcares, y por tanto, no los consumimos a menudo.

Sin contar que, “el colágeno está formado por moléculas grandes y complejas, de difícil absorción por el aparato digestivo y la piel”, advierte el equipo de Yo Elijo Cuidarme.

De hecho, el colágeno que se absorbe a través de la alimentación es menos de un 1%, el cual en su mayoría se expulsa por las heces y la orina, y puede producir digestiones largas y pesadas.

¡El truco!: La mejor forma de facilitar su absorción es acompañando el consumo de proteína (carne o pescado) con verduras y frutas ricas en vitamina C.

La vitamina C facilita la absorción de colágeno en el organismo. Clic para tuitear

El equipo experto de nutricionistas de Yo Elijo Cuidarme aconseja tomar alimentos como espárragos, legumbres, nueces y semillas que contienen precursores del colágeno, como prolina, glicina, treonina y lisina.

Existen alimentos pro-colágeno

¡Sí, sí y sí! Ya sabes que a través de la alimentación podemos mejorar mucho nuestra salud, ¡y también la formación y sintetización del colágeno! Aunque es cierto que vamos a asimilar poca cantidad a través de los alimentos, no deberíamos descartarlos, ¡porque todo suma!

Cualquier fuente de proteína y vitaminas K y C activa el colágeno. Clic para tuitear

Por tanto, el colágeno se obtiene sobre todo de la carne rica en gelatina –cordero, rabo de toro, manitas de cerdo, callos- y los elaborados cárnicos, como los embutidos, que tienen un gran contenido en tendones y ligamentos. ¡Ojo! También en grasa. Su consumo debe ser moderado, por lo que una buena alternativa es consumir pollo, pavo, pescado –bacalao y salmón-, con su piel y espinas.

Los cítricos ricos en vitamina C como fresas, pomelo, naranja, kiwi, limón, moras, grosellas, arándanos, ciruelas, bayas, higos, uvas y papayas también serán de gran ayuda.

Comer vegetales de hoja verde oscuro, pimientos, tomates, brócoli, coles de Bruselas, col, coliflor, espinaca, remolacha, berenjena y escarola es otra manera de aumentar la formación de colágeno.

Sin olvidar alimentos ricos en zinc, como el marisco, la clara de huevo, las legumbres, la leche de soja y los cereales integrales. Y los ricos en ácidos grasos Omega 3, como las nueces de Macadamia y de Brasil, los anacardos, y las semillas de calabaza, sésamo y girasol.

Te damos un consejo extra: El consumo de ninguno de estos alimentos es efectivo si la piel y los huesos están deshidratados. Es decir, hay que acompañar su ingesta con el consumo de 1,5 litros de agua durante todo el día.

Colágeno; qué es, su importancia y 10 curiosidades que te sorprenderán

La mejor opción es adquirirlo a través de suplementos

Aunque la alimentación ayuda, la asimilación del colágeno a través de esta es lenta, por lo que ayudarnos de suplementos orales. No obstante, no todos los suplementos son válidos, pues según la edad tendremos que optar por unos u otros.

Por ejemplo, según el equipo de expertos de Yo Elijo Cuidarme hay que comenzar desde los 25 años tomando antioxidantes: “Niveles altos de vitamina C y resveratrol ayudan a que se forme más colágeno naturalmente y a que este se absorba con mayor facilidad en el intestino.”

Después, a partir de los 45-50 años es cuándo habría que empezar a consumir suplementos de colágeno. “Es algo que debería hacer todo el mundo para recuperar los niveles que teníamos con 25 años. Además, no se han descrito contraindicaciones ni efectos secundarios, salvo alergias a alguno de los otros componentes del preparado”, Yo Elijo Cuidarme.

Lo hay de origen marino y también porcino

¿Prefieres carne o pescado? Pues sean cuales sean tus preferencias, también puedes tenerlas en los suplementos. Afortunadamente, se han conseguido proteínas de colágeno casi iguales a la que forman los huesos y la piel de los seres humanos.

El colágeno que se incorpora en los suplementos proviene de los huesos de los cerdos o de las pieles de peces grandes como el tiburón, por ser muy similar en su composición química al humano. Clic para tuitear

Lo que se suele hacer para elaborar estos suplementos es extraer el colágeno de los huesos o pieles y después tratarlo en el laboratorio para garantizar que es asimilable por el intestino humano. Es decir, que está hidrolizado, desgrasado y predigerido.

Solo se asimila si está hidrolizado

Una de las curiosidades del colágeno que no conoces es que se asimila si pasa por un proceso de hidrólisis enzimática, sino no sirve para nada porque no se absorbe: lo tomas y lo expulsas por las heces y la orina. ¿Qué significa que esté hidrolizado?

Mediante un proceso de cocción se disminuye su tamaño y de esta manera que es más fácil que el colágeno atraviese la pared intestinal y pasar a la sangre. Clic para tuitear

En resumen y de forma sencilla, se puede decir que la hidrólisis hace más pequeñas las moléculas del colágeno para poder ser absorbidas por el intestino. De hecho, en su forma hidrolizada, es una “bomba” reafirmante, ya que contiene más de un 97% de proteínas y 18 aminoácidos, incluidos 8 de los 9 esenciales, por lo que es más efectivo si lo ingerimos en forma líquida o en polvo.

Aunque también hay que apuntar que la gente que fuma o padece estrés sufre irritación de las paredes intestinales y esto hace que el colágeno se absorba menos.

Actúa mejor si va a acompañado de antioxidantes, minerales y ácido hialurónico

Si la fórmula va acompañada de ingredientes antioxidantes (como vitaminas A, C y E), minerales como el selenio, el magnesio, y ácido hialurónico, su absorción intestinal es mayor.  Es por ello que cada vez es más común encontrar suplementos que combinan varios o todos estos componentes.

Estas sustancias ayudan a abrir los canales intestinales, unos vasos sanguíneos que por osmosis absorben mejor el colágeno. Y no solo su absorción, y que por ejemplo, la vitamina C y algunos precursores, como la prolina, la glicina, la treonina y la lisina, contribuyen a aumentar su producción.

A partir de los 40 años es fundamental tomar 10 g de colágeno diarios

La dosis establecida al pasar los 40 años, son 10 gramos diarios y parece que resulta ser más efectiva si se toma en una sola dosis.

Si queremos mantener nuestros niveles de colágeno debemos tomar 5 gramos antes de los 40 años y a partir de esta década subir la dosis a los 10 gramos. Clic para tuitear

Aumentar de forma paulatina la dosis es imprescindible para ralentizar de forma efectiva los problemas osteoarticulares –dolor articular y pérdida de masa ósea- que aparecen a los 50 años. También se pueden retardar los problemas dérmicos –flacidez y arrugas-, derivados del proceso natural de envejecimiento de la piel.

Pero no solo importa la cantidad, también la calidad. Hay hasta 21 tipos de colágeno conocidos, sin embargo los más importantes son el tipo I y tipo II.

Concretamente, el tipo I para la piel, y el tipo II para las articulaciones.

  • El colágeno tipo I se encuentra mayoritariamente en la dermis, los huesos, los tendones, la dentina y la córnea y su función principal es la de aportar flexibilidad y oponer resistencia al estiramiento.
  • El colágeno tipo II es el principal componente de los tejidos cartilaginosos, aunque también se encuentra en la córnea embrionaria y en el humor vítreo del ojo. Su función también es la de oponer resistencia a la presión intermitente.

No hace falta descansar

Como no es un medicamento sino un suplemento de algo que nos falta, no es necesario descansar de la toma. Los médicos estéticos se lo recomiendan a sus pacientes.

Y es que no hay posibilidades de sufrir un “exceso de colágeno”, ya que no se acumula, pues el organismo se queda con la cantidad que necesita y el resto lo elimina por vía digestiva o urinaria. Así lo adecuado es tomar colágeno o sus precursores de por vida para ver una mejora continuada en la piel, los huesos y los cartílagos.

Combinarlo con el consumo de astaxantina oral, un antioxidante 10 veces más potente que la vitamina C, 14 veces más potente que la vitamina E y 54 veces más potente que cualquier otro betacaroteno aumenta su formación.

Si por lo que sea decides descansar, procura tomarlo, al menos, con cada cambio de estación, que es cuando más se resienten huesos, cartílagos y tendones. Ahora bien, ten en cuenta que está demostrado que al dejar de consumirlo durante 15 días los niveles de colágeno empiezan a disminuir otra vez y luego tendrás que empezar casi de cero.

Los resultados no son inmediatos

La paciencia es clave, porque el organismo necesita tomarse su tiempo para llenar la despensa de colágeno. Se tarda exactamente tres meses para conseguir que nuestros niveles vuelvan a los que teníamos con 25 años.

A los tres meses, aproximadamente, notas tu cabello y tus uñas más fuertes, tu piel más hidratada, más elástica y mejora tu protección frente a la contaminación y los agentes externos. Lo que se traduce en una mejora de la retención de la humedad (hidratación), mayor elasticidad y firmeza, y menos arrugas. Los huesos, las articulaciones y los tendones también se benefician: funcionan a pleno rendimiento y, en general, mejora la movilidad de la persona, se tienen menos dolores y mayor elasticidad.

No en vano, la mayoría de los estudios médicos publicados hacen referencia a sus efectos sobre la degeneración del cartílago (artrosis). Y es que, el colágeno ayuda a mejorar la masa muscular y a fortalecer todas las fibras que hay alrededor de la articulación, para darle mayor soporte y evitar posibles lesiones. Otra de sus propiedades, es que aumenta los niveles de vitalidad.

¿Quieres saber más sobre la alimentación apropiada para aumentar tus niveles de colágeno? ¿Necesitas conocer los mejores suplementos de colágeno y los que son más adecuados para ti? ¡Entonces te esperamos en nuestro servicio gratuito de nutrición online! Te asesoraremos en todo lo que necesites. ¡Te esperamos!

Nosotros ya estamos haciendo nuestra lista de la compra de alimentos pro-colágeno, ¿y tú?

Y si quieres saber más, te recomendamos estos tres artículos con otros muchos consejos para cuidar tu piel:

Productos que te cuidan

Forté Pharma Expert Colágeno

Expert Colágeno

Una fórmula que aporta colágeno y otros activos para ayudar a tener un aspecto de piel lisa y reafirmada. Fácil de usar, un solo sobre al día de Expert Colágeno aporta 2000 mg de colágeno de origen marino. Además, para un acción reforzada, su fórmula asocia la granada, la vitamina A y un complejo de vitaminas C, E y seleniio que contribuyen a la protección de las células frente al daño oxidativo.

Forté Pharma Expert Lift' Filler

Expert Lift’ Filler

La investigación Forté Pharma sobre envejecimiento acaba de dar sus frutos: Expert Lift’ Filler, el nuevo nutricosmético bebible que actúa sobre los tejidos cutáneos para reafirmar, hidratar y frenar la oxidación celular. Un nuevo gesto de belleza para impulsar la juventud en tu piel. Desde el interior.

Deja tu comentario