Copa menstrual, ¡di adiós a los tampones y las compresas!

Adiós a los tampones y compresas; ¡Hola a la copa menstrual!

La copa menstrual es una alternativa increíble a los tampones y las molestas compresas, pero ¿sabes cómo elegirla, ponerla, limpiarla y mantenerla? ¡Te lo contamos todo!

Se calcula que ya la utilizan un millón de mujeres, entre ellas muchas españolas. Te contamos todo lo que tienes que saber, los pros y los contras de la copa menstrual.

En los últimos tiempos, exactamente desde el año 2017, sus búsquedas en Internet se han multiplicado exponencialmente y ya es una firme alternativa a los tampones y las compresas.

“Se estima que en España alrededor de 1 millón de mujeres ya utilizan la copa menstrual”, asegura Dolors López Martínez, cofundadora de Care You.

Y es que, lo que parecía cosa de unas pocas más concienciadas con el medioambiente que otra cosa, se ha convertido en algo de uso generalizado. En países como Canadá, Alemania, Suecia, Finlandia, Noruega y España su uso está muy extendido.

La copa menstrual ya es de uso generalizado en todo el mundo y para 1 millón de mujeres en España. Clic para tuitear

“Al principio parecía cosa de unas pocas, de aquellas más concienciadas y preocupadas por el medioambiente y de otras que tenían miedo a sufrir un shock séptico relacionado con los tampones”, asegura Belén Gómez García, ginecóloga del Hospital Infanta Leonor de Madrid.

Para que lo sepas, el síndrome de shock tóxico o TSS (por sus siglas en inglés) es un trastorno grave pero totalmente inusual, que solo aparece en personas inmunodeprimidas (cuyo sistema inmunitario no ha desarrollado los anticuerpos necesario para luchar).  Se produce cuando la sangre del tampón se convierte en caldo de cultivo de algunas bacterias y termina produciendo una grave infección.

Volviendo al tema de por qué se ha puesto de moda. Según los expertos: “en la actualidad, es una solución para mujeres con sangrado abundante durante la menstruación de entre 30 y 40 años”.

Si llegados a este punto te surgen muchas preguntas, por ejemplo cómo usar la copa menstrual o cómo limpiarla, tranquila, ¡aquí tienes todas las respuestas!

Todo sobre la copa menstrual

Analicemos una a una las preguntas que puedan surgir con respecto a la copa menstrual.

¿Qué es la copa menstrual?

Se trata de un receptáculo en forma de embudo que recoge el flujo menstrual dentro de la vagina. De ahí su nombre.

Las más conocidas en nuestro país son Intimina, Ammo London y Farmaconfort. Y se pueden adquirir tanto en la farmacia, como en la parafarmacia, de forma presencial u online.

¿De qué material están realizadas?

Están fabricadas en distintos materiales. Los más utilizados son dos: silicona y un polímero de plástico llamado elastómero termoplástico (TTE). Hay un tercer tipo de material, el látex, pero da más problemas.

“En personas con especial sensibilidad este material puede producir alergia”, advierte la doctora López Martínez. Por eso, los expertos consideran que el material más seguro para la copa menstrual es la silicona por tratarse, de hecho, de un material médico que pasa controles muy exhaustivos (que se rigen bajo la normativa ISO 10993).

Las copas menstruales más seguras son las de silicona y donde claramente figura que cumplen la certificación ISO 10993. Clic para tuitear

El hecho de que en una copa menstrual aparezca la certificación ISO 10993 es garantía de seguridad. Para que te hagas una idea, un estudio realizado sobre 20 marcas de copas menstruales ha revelado recientemente que solo un 60 % del total cumplen con esta certificación.

En datos: un 25 % no refleja ningún tipo de certificado de calidad (a pesar de que afirman estar hechas con silicona médica), y un 15% presentan otros certificados (ISO 9001, ISO 13485), más relacionados con gestión de calidad de la empresa o seguridad alimentaria.

Conclusión: Es importante que la copa menstrual que adquieras tenga la certificación ISO 10993. Esta asegura  que ha pasado todas las pruebas necesarias para demostrar que es un material biocompatible con el organismo humano: controles de fitotoxicidad, irritación, alergias o hipersensibilidad, entre otras.

Tallas de la copa menstrual, ¿cómo acertar?

Lo cierto es que no parece cosa fácil. En general hay tres medias en el mercado: pequeña (S), mediana (M/L) y grande (XL). La elección depende de la estatura, la complexión, el número de partos y el tipo de estos, si sueles practicar ejercicios de suelo pélvico o realizas alguna actividad física de forma habitual.

En general, en España somos de la talla M/L. Y hay que tener en cuenta que cuánto más débiles estén nuestros músculos vaginales más grande deberá ser nuestra talla.

En opinión de la ginecóloga Gómez García sobre la copa menstrual: “La talla pequeña estaría indicada en mujeres menores de 18 años que no han tenido todavía hijos o con la vagina muy tonificada. La mediana, para las de entre 18 y 35 años que sí los han tenido (menos de dos partos vaginales). Y la grande, para aquellas a partir de los 35 años, con una vagina grande, multíparas (mujeres con dos o más partos vaginales) o con el cérvix alto”.

En general, si sigues las recomendaciones de los fabricantes sueles acertar con la talla. Para facilitarte la vida, en las páginas web de algunos fabricantes, como Enna, tienes una calculadora de tallas. Solo tendrás que contestar las preguntas que te hacen y ellos calculan tu talla por ti.

¿Cómo hay que ponerse la copa menstrual?

Aquí viene lo más divertido. Vaya por delante que es difícil que aciertes a la primera. Se necesita práctica, tal y como posiblemente te sucedió en su día con los tampones.

Hay distintas maneras de colocarse la copa menstrual, pero para todas se necesita práctica. Clic para tuitear

Hay varias formas de hacerlo:

  • En forma de C: Consiste en coger los bordes de la copa y doblarlos como si formaras una letra C. Es la forma más fácil.
  • En forma de S: Es algo más complicada. Coges la copa por los bordes de arriba y doblas una punta hacia el extremo inferior. Así queda doblada en forma de S.
  • Doblado en V: Es la forma que se suele recomendar para empezar. “Es como si te introdujeras el capullo de una rosa cuando empieza a abrirse en la vagina. Al tener la copa menstrua en la mano, con el dedo índice presionas hacia dentro y hacia abajo, y te queda la forma de un capullo en flor. Así se hace más estrecha y se facilita su entrada en la vagina”, asegura esta experta.

Copa menstrual, ¡di adiós a los tampones y las compresas!

En cualquiera de los casos, la copa menstrual se abre una vez dentro y se acopla.

Algo importante a tener en cuenta es que nuestra vagina no es recta sino curva, así que hay que introducirla en dirección al coxis. Es decir, no se mete hacia arriba como sucede con el tampón sino hacia atrás,  y se tiene que quedar más abajo que este para que pueda recoger bien todo el flujo que cae.

La buena noticia es que una vez colocada, no sobresale y ni la notarás. Algunos fabricantes, como Enna, traen un aplicador que te permite introducir la copa sin tener que usar los dedos para ello.

Una curiosidad: A veces se nota una especia de “plof” que es la mejor señal de que la copa se acaba de colocar bien.

¿Cuánto tiempo puedes llevarla puesta?

Depende de cada mujer. En realidad, los fabricantes aseguran que puedes llevarla puesta hasta 12 horas.

Aunque los expertos consideran que lo más recomendado es vaciarla cada 6 u 8 horas, depende mucho del flujo menstrual de cada una. Puede que si tienes mucho flujo sea necesario vaciarla cada 4 horas, pero no es lo habitual.

¿Cómo hay que sacar la copa menstrual?

Para acceder bien a ella es mejor que te pongas en cuclillas, arquees bien las piernas y la columna y presiones hasta eliminar el efecto vacío, entonces podrás tirar de ella sin problema y tirar su contenido por el WC.

Es importante que los músculos estén bien relajados y no opongan fuerza. Sino, lo mejor es dejarla y esperar un rato para probarlo de nuevo.

¿Cómo y con qué lavar la copa menstrual?

La higiene es fundamental. Para empezar es necesario esterilizar la copa antes y después de cada menstruación. Y mientras la estás utilizando limpiarla con agua y jabón con un pH de 5 o 5.5, que es el de la vagina.

Puedes usar la copa menstrual hasta 12 horas, aunque se recomienda de 6 a 8 horas, y debes lavarla con jabón con un pH de 5 o 5.5 Clic para tuitear

Hay dos formas de hacerlo:

  • Al baño María: poniendo agua a hervir en un cazo o en el microondas y cuando esté en su punto de ebullición introduces la copa durante 3 minutos aproximadamente.
  • Método Milton: te sonará si has tenido hijos porque te habrá tocado esterilizar con este método los biberones de los peques. Algunos fabricantes traen unas cajas esterilizadoras. Simplemente tienes que llenarla de agua, introducir la copa dentro y añadirle un cuarto de una pastilla Milton, introduces la caja en el microondas durante 3 minutos (otros fabricantes dicen entre 5 y 6 minutos, la cuestión es que el agua esté hirviendo) y ¡listo!

Con cualquiera de estos métodos te aseguras que ni cándida, ni tricomonas ni estreptococos se han hecho un hueco en tu copa.

Si quieres saber más, en otro artículo te explicamos cómo tener una buena higiene íntima.

Copa menstrual, pros y contras

Como todo, todo tiene sus pros y contras, pero ya el resto dependerá de ti y debes sopesarlo para decidir si la copa menstrual es para ti.

A favor de la copa menstrual

Vamos a analizar si es oro todo lo que reluce, pero no cabe duda que la copa menstrual tiene muchas ventajas:

  • “Es capaz de retener mucho más flujo que un tampón o una compresa”, asegura la Dra. Gómez García. Mientras que lo recomendado es cambiarse el tampón cada 4 horas, puedes tener puesta la copa menstrual durante 6 u 8 horas. Y una compresa, como te pille en los días más fuertes, no te aguanta más allá de una o dos horas.
  • Estás contribuyendo a cuidar el planeta. No contaminas el medioambiente al no tener que utilizar papel higiénico ni tirar residuos al WC. Es cierto que las compresas no se tiran al wáter y que tampoco deberíamos hacerlo con los tampones, pero lamentablemente “hacerse se hace”.
  • Supone un ahorro económico importante. Una copa menstrual te puede costar entre 25€ y 40€ y tiene una vida útil de 10 años, esto equivaldría al uso de casi 2.000 tampones. Teniendo en cuenta que cada caja de tampones te cuesta alrededor de 4 €, estaríamos hablando de un desembolso de 8.000 €. El ahorro es evidente.
  • Es más cómoda de lo que puede ser una compresa o un tampón, ya que no se mueve ni se nota, y te permite despreocuparte durante toda la jornada. Además, tanto la compresa como el tampón se pueden desplazar y llegar a manchar la ropa.
  • No manchas absolutamente nada. Aunque algunos fabricantes recomiendan ponerse un salvaslip hasta que le coges el truco, lo cierto es que si está bien colocada no produce pérdida alguna.
  • Puedes dormir con ella, siempre y cuando no superes las 12 horas después de cambiártela por última vez. Aunque estés en posición horizontal, la copa está totalmente acoplada a las paredes vaginales y no hay riesgo de pérdidas. Eso sí, asegúrate de sacártela, vaciarla y limpiarla antes de acostarte.
  • Puedes hacer deporte sin ningún problema y bañarte en la piscina o el mar sin miedo. De hecho, la gente que más la utiliza es la que practica algún deporte, como natación, yoga o running.
  • Puedes utilizarla si llevas puesto un DIU. Ahora bien, lo más aconsejable es pedirle a nuestro ginecólogo que corte los hilos de este para impedir que al sacar la copa lo arrastremos.
  • Preserva nuestra salud vaginal. La silicona médica es un material inerte que no permite la adherencia de bacterias y hongos. Ya hay estudios que demuestran que con el uso de la copa menstrual existe una reducción del riesgo de candidiasis de forma recurrente, cistitis y vaginosis bacteriana, así como de la alergia que puedan producir tampones y compresas.

En contra de la copa menstrual

¿Cuáles son las desventajas de la copa menstrual? Haberlas, haylas.

  • Puede llegar a molestar si se sufre sequedad vaginal o la vagina es muy sensible. De hecho, si tienes atrofia vaginal o no has tenido todavía relaciones sexuales, ni te lo plantees, la copa menstrual es mucho más grande que un tampón.
  • No es un método tan higiénico como parece. Para vaciarla tienes que introducir tus dedos, por lo que te vas a manchar, luego caerá todo el contenido en el WC y percibirás un fuerte olor a sangre.
  • Si te pilla fuera de tu cuarto de baño puede ser un engorro. Es un hándicap tener que cambiarse en cualquier lado. Aunque algunos fabricantes, como Eureka Cup, han solucionado esto incorporando un tubito vaciable con el que no necesitas extraer la copa de la vagina.
  • Puede llegar a dar asco. Una de las barreras es el asco que puede dar estar manipulándose a nivel vaginal y todavía más cuando se trata de sangre.
  • Abstente si acabas de dar a luz. No se recomienda usar la copa hasta trascurridas unas seis semanas aproximadamente, para evitar infecciones postparto. Si quieres saber más sobre esto último, en otro artículo te damos otros consejos de higiene después del embarazo.

¿Conocías todos estos datos sobre la copa menstrual, sus pros y sus contras? Seguro que muchas de tus amigas no los conocen, así que, ¡comparte esta información tu red social favorita!

Y recuerda que para nosotros estar informado es muy importante porque Yo Elijo Cuidarme, ¿y tú?

Deja tu comentario