El huevo, ¿es bueno o malo? ¡Todos los mitos y verdades!

¿Es el huevo malo o bueno? ¡Descubre la verdad!

Alrededor del huevo circulan muchos mitos, ¿es bueno o malo para el colesterol? ¿Quieres saber la verdad del huevo? Desde Yo Elijo Cuidarme te damos la respuesta.

En el artículo de hoy hablaremos sobre uno de los alimentos de la dieta más juzgados y cuestionados a lo largo de los últimos tiempos: el huevo.

En estos años anteriores, ha habido varios posicionamientos sobre este alimento. Desde que el consumo de huevos es perjudicial para la salud, porque aumenta el colesterol y engorda mucho, hasta que su composición es cardio-protectora y beneficiosa para la salud.

Hay muchos mitos relacionados con el huevo, como los que afirman que es malo para el colesterol. Clic para tuitear

La composición nutricional del huevo

Para saber si esas afirmaciones son ciertas, primeramente, conozcamos su composición nutricional para que, posteriormente, podamos determinar si el huevo es bueno o malo.

Un huevo consta de cuatro partes: la cáscara, las membranas de la cáscara, el albumen o clara y la yema. Analicemos cada una.

La cáscara y membranas

Forman una matriz compuesta por un entrelazado de proteínas y sales minerales formadas principalmente por calcio.

Son porosas, es decir, pueden contaminarse, y es por ese motivo, por el que no se recomienda lavar los huevos si no se van a consumir de forma inmediata, ya que impurezas y microorganismos pueden penetrar al interior.

Por regla general, no se pueden comer, salvo cuando se consumen en forma de huevos encurtidos que, tras la acción del vinagre, se ablandan y pueden consumirse.

El albumen o clara

Se compone principalmente de agua y proteína. Más del 90 % es proteína, caracterizada por tener un alto valor biológico y una gran biodisponibilidad. Esto significa que su alta calidad permite mantener o aumentar determinados tejidos, principalmente el músculo.

El huevo es una fuente de proteínas considerable, beneficiosa para el sistema muscular. Clic para tuitear

Cabe destacar la importancia del consumo de proteínas en la dieta humana, ya que está demostrado científicamente que una proteína de alta calidad como la del huevo, ayuda a contrarrestar la pérdida de masa muscular asociada a la edad y ayuda a incrementar la densidad mineral del hueso. Esto permite combatir problemas como la osteoporosis y desciende el riesgo de roturas o fracturas óseas.

La gran cantidad de proteína que tiene la clara hace que, una vez se somete al huevo a temperaturas elevadas, estas se desnaturalicen y formen la estructura blanca propia de la clara del huevo. Esto es un truco válido para saber que el huevo ha cogido la temperatura segura, para que microorganismos como la salmonela no hayan sobrevivido y así su consumo no sea un peligro para la salud.

Yema

Es la que contiene casi la totalidad de los lípidos del huevo, un 63 % para ser concretos. Debido a estas concentraciones de lípidos hace unos años se consideraba que el huevo era malo para la salud y que podría ocasionar problemas cardiovasculares. Sin embargo, esto se ha corregido porque no es cierto.

De hecho, el huevo es uno de los alimentos con menor concentración de grasas saturadas y el que mejor índice de grasas insaturadas tiene. Es rico en ácido oleico (propio del aceite de oliva), muy beneficioso a nivel cardiovascular.

Además, es rica en fosfolípidos y ácidos grasos esenciales que el organismo no puede sintetizar por él mismo. Algunos de estos ácidos grasos son esenciales para el normal funcionamiento del organismo y no tener problemas hepáticos, neurológicos o incluso procesos cancerosos.

Aunque la yema del huevo tiene un alto índice de lípidos, un gran porcentaje de estas son insaturadas, es decir, saludables. Clic para tuitear

Además de la riqueza de vitaminas y minerales (hierro, ácido fólico, riboflavina y vitamina B12…) que tiene el huevo en general, en la yema se encuentran una serie de vitaminas que únicamente se asocian con los lípidos, como son las vitaminas A, D, E y K, las cuales resultan imprescindibles para el correcto desarrollo de procesos como la coagulación, la visión…

El huevo, ¿es bueno o malo? ¡Todos los mitos y verdades!

Mitos y verdades sobre el huevo

Ahora que ya conocemos la composición nutricional podremos desmentir o afirmar los dichos como que el huevo es malo o que deberíamos eliminar el huevo de nuestra dieta. Veamos algunas de estas explicaciones y si son ciertas o no.

Los huevos rubios son mejores

No es cierto, los huevos tienen la misma composición de forma general. Lo único que les distingue es el color, debido la especie de gallina y su alimentación.

Si alguna vez has probado un huevo de corral habrás notado que, comparado con un huevo de supermercado, se diferencian en el color y ligeramente en el sabor, pero no se puede afirmar que haya uno mejor que otro.

El color no influye en la calidad del huevo para definir si es bueno o malo. Clic para tuitear

Los huevos crudos alimentan más

Tampoco es cierto pues, si se comen crudos, no tienen una mejor calidad nutricional.

Por lo contrario, al cocinarlo a altas temperaturas, se fomenta su salubridad y evita que podamos contraer ciertas enfermedades bacterianas por comerlo crudo.

Son indigestos

No tiene por qué ser así, ya que probablemente lo que es indigesto es la forma de cocinarlos para algunas personas que tienen malas digestiones o problemas al digerir las grasas.

El huevo cocinado sin aceite (cocido, escalfado…) es más ligero que los huevos fritos, por ejemplo.

Los huevos cocinados de la manera apropiada y saludable no son indigestos ni malos para el colesterol. Clic para tuitear

El huevo es bueno para la vista

Es cierto, ya que tienen una gran cantidad de vitamina A como hemos mencionado anteriormente, implicada en el sentido de la vista, y luteína, un antioxidante importante para el ojo.

Desayunar huevos engorda

No es cierto. Hay que recordar que son una buena fuente proteica, motivo por el que aporta saciedad.

Es una buena opción de desayuno saludable, siempre y cuando no se consuma frito.

Los huevos, el colesterol y el riesgo cardiovascular

No es cierto que el huevo sea malo para el colesterol, ya que se ha demostrado en estudios científicos que el colesterol que compone el huevo no aumenta el colesterol plasmático de la sangre.

Además, debido al resto de su composición: ácidos grasos saludables, vitaminas, antioxidantes… el huevo contiene las propiedades necesarias para ser un alimento saludable y adecuado en la dieta de cualquier persona que no padezca alergia a su consumo.

Reducir el consumo de huevos en la dieta es un error, pues comerlos a menudo es beneficioso para la salud. Clic para tuitear

Como ves, el huevo no es un alimento perjudicial que tengamos que restringir de nuestra dieta. Es más, debemos potenciar su consumo por todos los beneficios y riqueza nutricional que posee. Así que, olvida el mito de no comer más dos o tres huevos a la semana. El consumo de huevos no tiene límite siempre y cuando se lleve a cabo una dieta saludable, variada y equilibrada.

No olvides compartir este post en tus redes para que todos conozcan la verdad sobre el huevo.

¿Necesitas ayuda para llevar una alimentación equilibrada? Pues nuestros asesores nutricionales te ayudarán en todo lo que necesites a través de nuestro Servicio Gratuito de Nutrición Online. Nosotros ya vamos al supermercado para comprar huevos, porque Yo Elijo Cuidarme, ¿y tú?

Deja tu comentario