Consigue una espalda sana con estos consejos sencillos

¡Consigue una espalda sana poniendo en práctica unos consejos sencillos!

Si quieres una espalda sana sin matarte en el gym, ¡desde Yo Elijo Cuidarme te damos unos consejos muy fáciles de poner en práctica!

Son muchas ocasiones en la que pasamos por alto la importancia de nuestra espalda hasta que sentimos dolor. ¡Entonces nos acordamos de que debemos cuidarla!

Debido a su estructura multifacética tan compleja en vértebras, discos intervertebrales, nervios, músculos y ligamentos, que deben trabajar en armonía, se convierte en nuestro talón de Aquiles. De hecho, es esa misma versatilidad, la que la hace especialmente vulnerable a las lesiones y tensiones que acaban por generarnos dolor.

Esta estructura se encarga de mantenernos erguidos, además de ser el eje de nuestra movilidad. No solo nos permite estar de pie y facilitarnos el movimiento, sino que se encarga de proteger nuestra médula espinal, la pieza fundamental de nuestro sistema nervioso.

Además, emociones como el estrés, la ansiedad, y un exceso de tensión, se ven reflejados también en nuestra espalda, generando tensión muscular y rigidez, lo que nos indica que es más que una estructura física. Su cuidado físico ha de ser con esmero, pero también nuestro bienestar mental y de espíritu ejercen un papel fundamental en el cuidado de nuestra espalda.

Una espalda sana es más importante de lo que podemos imaginar, pues no solo influye en nuestro físico, sino también en nuestra salud mental y emocional. Clic para tuitear

Consejos para una espalda sana

Tal y como comenta nuestra compañera Marta Fabregat, Product Manager en Salud Articular, su prevalencia es muy alta y que, en muchas ocasiones, podemos mejorar e incluso evitar, con determinadas acciones mecánicas, la aparición de afecciones en la espalda como la lumbalgia.

Cuida la postura

Tener una buena higiene postural es primordial para evitar el dolor de espalda. Debemos mantener los hombros ligeramente hacia atrás, con el abdomen ligeramente contraído y asegurarnos al sentarnos que nuestra espalda está recta, con los pies en el suelo. Debemos evitar encorvarnos, tanto de pie, cómo sentados.

Huye del sedentarismo

Evitar el sedentarismo, con la práctica regular de ejercicio. Es importante una buena flexibilidad en nuestra espalda, además de tener fortalecidos sus músculos y los del abdomen, que con la incorporación de deportes como caminar o nadar vamos a notar una importante mejoría de esta parte tan fundamental de nuestro organismo. Tan importante como la higiene natural con los ejercicios para prevenir el dolor de espalda.

Los consejos para una espalda sana pasan por hacer ejercicios, mantener una buena alimentación y un buen descanso, entre otros. Clic para tuitear

El descanso es fundamental

Un buen descanso, acompañado de unos buenos estiramientos y un buen colchón, es otro de los pilares para una espalda sana, con los que podremos evitar la rigidez y mejorar nuestra flexibilidad.

Ergonomía

Debemos mejorar nuestra ergonomía. Tanto al andar, como si nuestro puesto de trabajo requiere de pantalla. Hacer un buen uso de una silla ergonómica, el monitor a la altura de nuestros ojos y evitar a toda costa la inclinación de la cabeza hacia delante.

Posición al dormir

Dormir en una posición favorable para nuestra columna, y así evitar el dolor de espalda. Dormir de lado con las rodillas levemente flexionadas y una almohada entre ellas, nos mantendrá una buena colocación de nuestra columna evitando el dolor de espalda.

Si eres de los que prefiere dormir boca arriba, una almohada debajo de tus rodillas rebajará la presión que se ejerce sobre la zona lumbar.

Escucha a tu cuerpo

Escucha las señales que nos manda nuestro cuerpo. Si tenemos una ligera molestia en la espalda no debemos pasarla por alto. Haremos hincapié en estos hábitos saludables para el cuidado de nuestra columna y buscaremos soluciones que nos mejore nuestra calidad de vida. Y si necesitamos acudir a nuestro médico o fisioterapeuta, debemos hacerlo cuanto antes.

Buena alimentación

Evitar el sobrepeso y llevar tener unos correctos hábitos dietéticos saludables. Una dieta baja en hidratos y procesados y rica en vegetales y proteínas será uno de los secretos para una espalda sana.

Un buen cuidado de nuestras articulaciones en general y de nuestra espalda nos va a devolver el favor a la larga, si no olvidamos que son las encargadas de sostenernos todos los días y que son fundamentales para una buena calidad de vida a largo plazo. Poner en práctica estos consejos y hábitos saludables, nos va a mantener en unas óptimas condiciones.

La alimentación juega un rol importante en nuestro bienestar por lo que, si quieres una espalda sana, no dudes en contactarnos en nuestro Servicio de Nutrición Online totalmente gratuito para que te ayudemos a incluir los alimentos adecuados en tu dieta diaria.

Una alimentación equilibrada es fundamental para mantener una espalda sana. Clic para tuitear

Complementos para una espalda sana

Tal y como nos comentaba Marta Fabregat, mucha población sufre de esta afección y es en nuestra farmacia de confianza donde pueden indicarnos soluciones más naturales para mejorar o aliviar ese dolor de espalda evitando los efectos secundarios de determinados medicamentos o algunos procedimientos demasiados invasivos. Podemos tener una espalda saludable gracias a ellos:

  • Con complementos alimenticios con ingredientes como puede ser la cúrcuma, podemos solucionar de inicio este problema, e incluso, prevenirlo. También con otros complementos a base de magnesio, de harpagofito, o L-teanina entre otros, con acciones beneficiosas para las afecciones de espalda, serán una buena primera opción para tratarlas. Además, conjuntamente podemos aplicar pomadas locales que van a ejercer una acción sumatoria a estos complementos, ayudando a reducir la inflamación y así promover la salud de las articulaciones y los músculos.
  • Terapias de frío y calor también van a sernos de ayuda para reducir la inflamación y aliviar el dolor.
  • Masajes terapéuticos para ayudar a relajar los músculos con activos con CBD, que ejercen una acción antiinflamatoria y calmante, sumados a la acción reconfortante de la vainillina gracias al efecto calor que produce.

Recuerda siempre la importancia de consultar a tu profesional de salud de confianza, ya que una buena información nos va a ayudar a encontrar tu mejor solución. Desde Yo Elijo Cuidarme te reiteramos la importancia de asesorarnos correctamente de manera responsable, y hacer uso de aquella suplementación que sea verdaderamente efectiva y segura acorde a nuestros síntomas, con activos que sean avalados científicamente, para conseguir así la mejor de las opciones para nuestra afección en la espalda.

¡Comparte este artículo en tus redes y ayuda a que todos tus contactos disfruten de los beneficios de una espalda sana! Nosotros ya hemos comenzado a seguir todos estos consejos, porque Yo Elijo Cuidarme, ¿y tú?

Deja tu comentario