¿Cómo tener los dientes blancos? ¿Trucos para blanquearlos!

¿Cómo tener los dientes blancos? Trucos para blanquearlos que sí funcionan

¿Quieres blanquear tus dientes y no sabes cómo? Compartimos contigo algunos trucos caseros, que sí funcionan, para tener los dientes más blancos.

¿A quién no le gusta lucir una bonita sonrisa con los dientes blancos? Es cierto que, una sonrisa alineada y luminosa, es sinónimo de juventud, aunque esto no quiere decir que tengamos que parecernos a Jim Carrey en su papel en “La máscara”.

Esta obsesión por tener los dientes demasiado blancos se denomina blancorexia y, hay formas de lucir unos dientes sanos y relucientes, sin caer en ella. ¿Quieres saber cómo puedes blanquear tus dientes? ¡Pues vamos!

¿Qué es la blancorexia?

La blancorexia es ya de por sí un trastorno. La doctora Daniela Carranza, odontóloga y experta en implantología dental del Instituto Profesor Sada, la define como “una obsesión por conseguir unos dientes extremadamente blancos”.

Todos los expertos coinciden en que están aumentando las consultas para blanquearse los dientes y en que la gente los quiere más blancos de lo que se considera normal.

“Tienen modelos a seguir que lucen unas dentaduras extra blancas, como Penélope Cruz, Mónica Cruz, Kim Kardashian, Katy Perry, Sofía Vergara… La lista es larga. Y para imitarlas abusan de tratamientos de farmacia, parafarmacia, supermercado e incluso trucos caseros sin ningún control ni supervisión por parte de un profesional”, denuncia la odontóloga Carranza.

Además, recurren a tratamientos de blanqueamiento dental profesional a precios low cost y en centros no autorizados. El perfil de este tipo de persona, según los expertos, es joven, está entre los 20 y los 40 años, y es un trastorno que se da más entre mujeres que en hombres. “Aunque los casos entre los hombres está aumentando”, advierte esta experta.

Los tratamientos blanqueantes low cost, lejos de ser efectivos, pueden producirnos daños irreversibles. Clic para tuitear

El problema es que el uso, sobre todo reiterado, de estos “milagros” blanqueantes tiene consecuencias negativas tanto para nuestros dientes y como para las encías.

“Pueden aparecer grietas y fisuras, además de abrasiones en los dientes, daño e irritación en las encías, y en casos muy avanzados hipersensibilidad dental que puede llegar a provocar la pérdida de la pieza”, asegura Carranza.

Tú pones un producto abrasivo en el esmalte y este penetra hasta llegar a los nervios, lo que puede hacer que termines perdiendo el diente. Para saber cómo tener unos dientes blancos, mejor consultar con un especialista, ¿no crees?

Por su parte, los blanqueamientos dentales low cost también se “cobran” su peaje. Lo barato sale caro. Los blanqueamientos dentales a bajo coste pueden llegar a originar llagas, problemas dentales irreversibles e incluso quemaduras, ya que no utilizan productos de primera calidad y por ello su precio es mucho menor.

Hay que sospechar de las ofertas que se ofrecen en centros comerciales y peluquerías que no incluyen un diagnóstico previo de salud bucodental ni están realizados por personal cualificado.

Esto es común en muchas ciudades: vas a un centro comercial, y en una esquina te atiende un comercial o un dependiente, y sin revisión alguna por parte de un dentista, ni valorar si tienes caries o encías sensibles, te hacen un blanqueamiento sin más. Aunque es cierto que el agente blanqueante que utilizan es muy suave, pueden llegar a producir puntitis (inflamación del nervio).

Pastas y tiras blanqueadoras, ¿útiles para unos dientes blancos?

¿Y qué pasa con los dentífricos y tiras que prometen blanquear nuestros dientes? Según la odontóloga, “Están muy controlados. Tienen una pequeña cantidad o baja concentración de agentes que blanquean sin dañar y ayudan a mantener los resultados tras un blanqueamiento profesional.

De hecho, nosotros recomendamos usarlos. Suelen llevar piedra pómez, peróxido de hidrógeno o peróxido de carbamida pero a concentraciones muy bajas para que no sea lesivo para los dientes”.

Las tiras y dentífricos blanqueantes no son milagrosos, pero sí un complemento perfecto a los tratamientos profesionales. Clic para tuitear

Las tiras, por ejemplo, son delgadas y flexibles y van recubiertas de un gel blanqueador que contiene peróxido de hidrógeno (el mismo que utilizan los odontólogos pero a muy baja concentración) y hay que aplicarlas una vez al día durante 30 minutos.

Están avaladas por estudios clínicos y recomendadas por los profesionales como un buen recurso de mantenimiento. Si te preguntabas cómo tener los dientes blancos, las tiras parecen una buena opción.

Eso sí, en ningún caso sustituyen una adecuada higiene bucal y la visita regular al dentista u odontólogo que son los que tienen que determinar si realmente hace falta un blanqueamiento profesional.

Las pastas dentales, por su parte, suelen contener peróxido de carbamida, otro agente blanqueante también utilizado por los profesionales, a baja concentración y se suele recomendar su uso tres veces al día durante 3 minutos cada vez. Prometen reparar el esmalte, remineralizarlo, prevenir las caries y erosiones dentales, y aclarar los dientes o, por lo menos, impedir que se manchen más.

Falsos mitos de remedios caseros para tener los dientes blancos

Luego hay una serie de trucos y recursos caseros, para blanquear los dientes, que tienen pocos o ningún beneficio. Al contrario, pueden perjudicarnos mucho.

Hablamos del limón, el bicarbonato, el carbón activo o el aceite de coco. Vamos a verlos.

Limón

Muchas personas tienen el hábito de chupar limón para blanquear sus dientes. “La vitamina C es un excelente antiaging bucal gracias a su eficacia antibacteriana y antioxidante, ayudando a la cicatrización de nuestras encías. Pero los cítricos consumidos en grandes cantidades pueden provocar la erosión progresiva e irreversible del tejido dentario”, advierte Carranza.

En resumen, el limón provoca abrasión del esmalte y puede dar lugar a hipersensibilidad.

Bicarbonato

Es cierto que si se usa de forma puntual y en forma de enjuague bucal, diluido en agua, puede quitar manchas superficiales y además es un buen desinfectante.

Sin embargo, su uso continuado puede destruir el esmalte y producir hipersensibilidad.

La mayoría de los remedios caseros que prometen blanquear los dientes, consiguen el efecto contrario. Clic para tuitear

Carbón activo

En redes sociales se anima alegremente a utilizar una composición de carbón 100% orgánico finamente molido, al que se añade polvo de bentonita y mirto de limón, hasta conseguir una pasta de dientes de color negro.

Pues bien, “el carbón activo es un material abrasivo que puede incluso hacer que los dientes tengan un aspecto más amarillento al dejar expuesta la dentina por desgaste de la superficie protectora de los dientes «, según Iván Malagón, especialista en ortodoncia y diseño de sonrisas. Además, podría deteriorar el esmalte, facilitar su desmineralización y teñir las encías, aparte de volver los empastes de color negro.

Por tanto, el efecto que consigue es irónicamente, el contrario: dientes y encías más oscuras.

Aceite de coco

La propia actriz Gwyneth Paltrow asegura que sus dientes están tan blancos gracias a que hace enjuagues con aceite de coco una vez al mes. ¿Qué hay de cierto?

Pues bien, es cierto que tiene propiedades antiinflamatorias, pero no está demostrado que tenga un efecto blanqueante efectivo.

El doctor Malagón asegura que es un remedio casero poco efectivo: “Se dice que el aceite de coco blanquea los dientes, pero no es del todo cierto. Lo que sucede es que, quien afirma esto, recomienda que se mezcle con bicarbonato para darle consistencia de pasta dental, sabiendo que la realidad es que es dicho compuesto el que puede llegar a blanquear la superficie dental, pero dañando el esmalte. Desde mi punto de vista no es recomendable”.

Aunque reconoce que sí tiene utilidad como agente antibacteriano y antifúngico: “Está demostrado que el aceite de coco natural y, especialmente, tratado con algunas enzimas, tiene efecto biocida (antibacteriano y antifúngico), es decir, que puede llegar a evitar las caries dentales y las infecciones por hongos en la boca”, añade el doctor Malagón.

¿Cómo tener los dientes blancos? ¿Trucos para blanquearlos!

Cómo blanquear los dientes con una dieta blanca

Y entonces, ¿cómo tener los dientes blancos? ¿Hay algún secreto? ¿Qué puede ayudarnos a conseguirlo? Porque, falsos mitos aparte, no vamos a negar que no todos tenemos a nuestro alcance hacernos un tratamiento profesional de blanqueamiento dental.

¿Sabías que una dieta blanca puede ayudarte?  Pero, espera, espera, ¿qué es esto de una dieta blanca? Una dieta blanca consiste, para empezar, en descartar todo aquello que puede amarillear, manchar u oscurecer nuestros dientes.

Somos lo que comemos, y, como siempre, la alimentación es la respuesta a ‘cómo tener los dientes blancos’. No es milagroso, pero sí efectivo. Clic para tuitear

Alimentos que debemos eliminar

Dentro de estos alimentos que debemos eliminar de nuestra dieta, si queremos mantener nuestros dientes blancos, se incluyen:

  • Café, té, vino tinto, refrescos, bebidas carbonatadas, colas.
  • Chocolate negro.
  • Frutas cítricas y de colores vivos.
  • Verduras de colores fuertes como espinacas, alcachofas o remolacha.
  • Salsas embotelladas tipo kétchup, soja o tomate frito.
  • Especias como la cúrcuma, el curry, el pimentón y todo tipo de colorantes alimenticios.

Sin olvidar el tabaco, que es de los agentes que más mancha la dentina.

Alimentos que ayudan a tener los dientes blancos

Por el contrario, hay otra serie de alimentos que nos pueden ayudar a tener los dientes más blancos y sanos, o al menos a no mancharlos. Por ejemplo, es preferible que bebas agua, vino blanco o cerveza, apuestes por frutas y verduras con menos color, como el plátano, la manzana, la pera, las fresas, las uvas y la piña.

La manzana es un alimento rico en fibra que requiere mucha masticación, lo que ayuda a eliminar la placa dental y a mantener limpias las encías. Además de “pulir” los dientes, elimina el mal aliento y aumenta la producción de saliva. ¡Y tenemos cientos de variedades para elegir!

Las fresas (a pesar de tratarse de un alimento oscuro) y las uvas contienen ácido málico que ayuda a reducir las manchas.

Y la piña contiene bromelina, una enzima que además de ayudar a hacer la digestión contribuye a eliminar la placa dental, prevenir la aparición de caries, y la formación de manchas. Eso sí, siempre que se trate de piña natural, nada de en conserva que contiene mucha azúcar.

Por su parte algunas verduras como la coliflor y el brócoli al tratarse de alimentos que implican mucha masticación y salivación, limpian de forma natural los dientes. Generan una salivación mayor durante su procesamiento y la saliva es un limpiador natural. Además son ricas en hierro, fundamental para proteger el esmalte contra las bacterias.

Lo mismo sucede con el apio, que es rico en fibra, lo que ayuda a mantener los dientes limpios de placa bacteriana y las encías sanas.

En general, las frutas y verduras de colores claros ricas en fibra, son una fuente de ácido fólico, vitaminas C y D, antioxidantes, y minerales como el calcio, el magnesio y el hierro, por lo que ayudar a reforzar el esmalte, prevenir caries y tener los dientes sanos y blancos.

Y por último, los productos lácteos, como el queso, el yogur y la leche, son fuente de ácido láctico y calcio, por lo que ayudan a fortalecer el esmalte de los dientes, a prevenir caries y a mantenerlos blancos.

¿Quieres más información sobre qué alimentos comer y cuáles no para blanquear tus dientes? Recuerda que tenemos a tu disposición nuestro Servicio de Nutrición Gratuito Online.

Un consejo: la Dra. Carranza recomienda realizarse una limpieza bucal completa cada seis meses para eliminar las manchas que vayan saliendo.

Blanqueamiento, ¿cuál y cada cuánto?

No nos vamos a engañar, a casi todos nos hace falta un buen blanqueamiento, pero aunque se trate de un procedimiento estético debe primar la salud y, sobre todo, el sentido común. Las “sonrisas falsas” sufren rechazo, y debemos encontrar el equilibrio estético siempre.

¿En qué debe consistir entonces un buen blanqueamiento? Para empezar hay que acudir a un centro autorizado dónde te realicen una revisión bucodental completa para comprobar que no hay caries y las encías no están inflamadas.

Si decides hacerte un blanqueamiento, ve a un centro profesional cualificado. Clic para tuitear

Tenemos que estar atendidos en todo momento por odontólogos con experiencia en estética dental. Estos expertos son los están debidamente preparados para hacer un estudio previo del color y determinar qué blanqueamiento nos va mejor.

El odontólogo tiene en cuenta la porosidad y tinción de tus dientes para recomendarte un blanqueamiento personalizado. “No tiene por qué ser un tratamiento total si no lo necesitas, puede que se solucione tratando uno o algunos dientes”, apunta Carranza.

Según la opinión de esta experta lo más recomendado es optar por el tratamiento combinado: en casa y en consulta. ¿En qué consiste? En aplicar en casa y durante unos días una férula de resina (que se hace a medida) junto con un agente blanqueante (peróxido de carbamida o peróxido de hidrógeno, según la sensibilidad y tinción).

“Se suele llevar puesta la férula junto con peróxido de hidrógeno al 6% durante toda la mañana, y por las noches se pone unas 2 horas junto con peróxido de carbamida al 16%”, detalla la experta en implantología dental.

Y después se refuerza en la consulta con la aplicación de una luz LED. “Se protegen las encías con un producto específico, después se aplica el agente blanqueante en toda la superficie de los dientes y se activa con la luz LED durante 20 minutos”, detalla la experta.

Habría que hacerse un recordatorio a los dos años. “Los dientes se tiñen con la alimentación y el paso de los años, pero si se mantiene el blanqueamiento nunca se vuelven a oscurecer como estaban al principio”, asegura Carranza. ¿Y tiene algún efecto secundario? La American Dental Asociation (ADA) apunta que no existen efectos perjudiciales ni para los dientes ni para la salud siempre que sea realizado por expertos.

La única desventaja que puede presentarse es un incremento de la sensibilidad dentaria durante los primeros días. “En efecto, nuestra experiencia como expertos en blanqueamientos dentales y tras evaluar a los pacientes, podemos afirmar que existe un incremento de la sensibilidad dental ante estímulos como calor o frío durante la primera semana tras realizar el tratamiento. Una vez hayan pasado 7 días el paciente no notará este aumento de sensibilidad”, concluye la Dra. Carranza.

¿Te ha gustado este artículo y nuestros consejos? Pues seguro que como tú, tienes muchos amigos en las redes que se preguntan cómo tener los dientes blancos. ¡Comparte esta información con ellos!

Deja tu comentario