Diferencias entre bio, eco, orgánico y natural, ¿qué es qué?

Bio, natural, eco, orgánico… ¿Cuáles son las diferencias?

Las palabras bio, eco, orgánico, natural o de proximidad suenan por doquier pero, ¿qué es qué? ¿Qué diferencias hay?

Escuchar hablar de tantos términos similares puede volvernos la cabeza loca. ¿Qué diferencias hay entre bio y eco? ¿Y entre natural y orgánico? ¿Y entre bio y natural? ¡Vaya lío!

Para empezar, diremos que todos estos términos hacen relación a denominaciones de alimentos para clasificarlos en grupos. Entre algunos de ellos hay más matices que entre otros, pero muchos de los términos guardan similitudes. ¡Con razón nos estábamos volviendo locos!

Deja de darle vueltas al coco porque desde Yo Elijo Cuidarme vamos a explicarte de manera muy sencilla cada terminología y las diferencias entre todas ellas.

¿Qué significa bio? ¿Y eco? ¿Qué diferencias hay?

Estos dos términos son posiblemente los que más escuchemos pues, los supermercados más tradicionales, están incluyendo muchos de estos productos, ¡incluso se considera una moda alimentarse con ellos!

La Organización Mundial de la Salud los define como aquellos alimentos producidos de forma tradicional y sostenible, sin utilizar productos químicos ni ser modificados genéticamente. Así que, lejos de ser una moda o no, parece que estos alimentos benefician a nuestra salud y también al medio ambiente.

Sin más dilación, vamos a ver las diferencias entre bio y eco.

Para que un alimento sea calificado como “ecológico”, “eco”, en su fase de producción ningún elemento puede ser artificial. Es decir, en el caso de la agricultura ecológica, desde las semillas hasta el abono tienen que ser naturales. Y, en el caso de la ganadería ecológica, no pueden aplicarse hormonas, ni piensos industriales, y los animales han de criarse al aire libre.

La calificación “biológico”, “bio”, responde a los mismos parámetros. Pero, ¿qué diferencia hay entonces?

La diferencia se encuentra en la percepción del consumidor. Mientras que, la etiqueta ‘eco’, suele asociarse a prácticas sostenibles y a técnicas tradicionales de producción, los alimentos “bio” se identifican más con aquellos que se preocupan por la selección natural de especies, aseguran los ciclos reproductivos, el patrimonio genético o la salud de los suelos.

En cristiano paladín: se podría decir que ambos términos son sinónimos tal como la legislación de la Comunidad Europea los ha catalogado, aunque la percepción ante cada contiene matices.

Los términos 'eco' y 'bio' son sinónimos, pues siguen los mismos criterios, aunque se perciben de forma diferente por los consumidores. Clic para tuitear

Para que un alimento sea denominado como ecológico se tienen en cuenta los siguientes criterios:

  • Un mínimo del 95% de los ingredientes del alimento son de producción ecológica, es decir, sin químicos ni contaminación de ningún tipo.
  • La tierra, el agua utilizada para regar, el sistema de control de plagas, el abono y la recolección deben ser naturales y de calidad.
  • Los frutos deben madurar a su ritmo natural.
  • No se pueden quemar los rastrojos, por protección del suelo.
  • Evitar la sobreexplotación.
  • No se deben utilizar fertilizantes, herbicidas, plaguicidas ni antibióticos.
  • No se agregan organismos que modifiquen genéticamente.
  • Tampoco deben de contener aditivos, colorantes, o conservantes artificiales.
  • Está prohibida la radiación ionizante para tratar alimentos o materias primas utilizadas en alimentos.
  • El producto final tiene que estar libre de residuos químicos, metales pesados y radiaciones.

¿Qué son los alimentos orgánicos?

Los alimentos orgánicos también están libres de químicos, como pesticidas, fertilizantes u otras sustancias industriales que puedan alterar el producto final. Pero la diferencia entre eco y orgánico, es que los orgánicos no tienen por qué ser naturales.

Los alimentos orgánicos están libres de químicos pero, a diferencia de los ecológicos, no tienen por qué ser naturales. Clic para tuitear

De esta manera, un producto proveniente de una semilla transgénica (modificada genéticamente), puede ser orgánico.

Diferencias entre bio, eco, orgánico y natural, ¿qué es qué?

¿Qué diferencia hay entre productos naturales y sintéticos?

Ahora viene otra cuestión, la explicación sobre los productos naturales y sintéticos y así ver diferencias entre natural y orgánico, bio, eco y sintéticos.

Un producto natural es el derivado de una planta, animal o mineral. Es decir, aquel que no hemos sometido a cambios sintéticos de ningún tipo.

Un producto sintético es el que ha sido formulado o manipulado por el ser humano a partir de una sustancia original (que sí es natural) que provenía de una planta, de un mineral o de un animal.

Por ejemplo, la sal, aunque la compremos envasada, es un producto natural, pues no es manipulado antes de ser envasado, ya que solo se retiran las impurezas.

Unas galletas no son naturales, ya que la naturaleza no “fabrica” este tipo de alimento y, por lo tanto, es sintético.

¿Qué quiere decir que un producto es vegano?

El término vegano ha sido muy sonado en los últimos años. Los veganos siguen una alimentación sin productos de origen animal: huevos, lácteos, carne, pescado, marisco, o incluso la miel.

La alimentación vegana no permite el consumo de animales ni derivados de estos. Clic para tuitear

Así pues, un producto vegano garantiza que se trata de un producto que no contiene ingredientes o productos procedentes de animales sacrificados.

¿Qué son los productos de proximidad?

Los productos de proximidad, también llamados de kilómetro 0, son aquellos que se producen en nuestro entorno territorial más próximo, donde la distancia entre el punto de origen y el de consumo del producto son mínimas (un radio de menos de 100 kilómetros). Son de temporada y han sido cultivados o producidos cerca de donde son finalmente vendidos.

Un producto de proximidad no tiene por qué ser ecológico, son dos conceptos que a veces se confunden entre sí. Para que un producto sea de proximidad no tiene por qué cumplir los criterios de “producto ecológico”.

¿Qué ventajas tiene consumir productos de proximidad?

Para empezar, se reduce el tiempo transcurrido entre la recolección y el consumo, por lo que las propiedades del alimento se mantienen casi intactas. Por ejemplo, las frutas de proximidad serán frescas y estarán en el momento de maduración óptimo, manteniendo así todas las propiedades organolépticas.

Aunque, este tipo de productos, no tienen por qué ser más sanos en su totalidad, conocer su procedencia nos da mayor seguridad de que, lo que vamos a consumir, está en su momento óptimo.

En segundo lugar, este tipo de productos son mucho más sostenibles, ya que se consumen menos recursos naturales y combustible en el transporte. Se reducen considerablemente las emisiones de CO2 a la atmósfera, responsables, en gran medida, del cambio climático.

Pero además, consumir y promocionar los productos de proximidad, significa también respaldar a la economía más cercana y local y al territorio, en el que cohabitan consumidores y productores.

Por todos estos motivos, podemos decir que los productos de proximidad contribuyen tanto al bienestar personal como al bienestar social.

Ahora que ya conoces la definición de cada alimento, seguro que te es más fácil poder diferenciarlos. ¿Por qué no compartes este artículo con tus amigos? ¡Seguro que ellos también tienen dudas con estos términos y quieren conocer diferencias entre bio y eco, natural y orgánico!

Y recuerda que si necesitas ayuda profesional y consejos, para llevar una alimentación saludable, te ofrecemos nuestro Servicio Gratuito de Nutrición Online, ¡te va a encantar!

Nosotros de momento, vamos a llenar nuestra nevera de alimentos saludables, porque Yo Elijo Cuidarme, ¿y tú?

Deja tu comentario