Própolis: ¡8 beneficios demostrados para tu salud que no conocías!

8 beneficios del própolis que quizás no conocías

El própolis, o propóleos, muy popular últimamente debido a la aparición de virus e infecciones todavía sin cura, tiene muchos beneficios demostrados para nuestra salud.

El própolis o propóleos ha saltado a la escena con más fuerza y protagonismo que antes, debido a la aparición de virus e infecciones que nos tienen confinados y para los que todavía no hay curación. Te contamos todas las utilidades que tiene esta sustancia natural.

Mucho se está hablando últimamente de dieta inmunológica, de cómo reforzar nuestras defensas o de cómo sintetizar vitamina D durante el confinamiento. Pues bien, en medio de todos estos consejos surge por derecho propio el própolis. Y no es extraño teniendo en cuenta todos los beneficios demostrados que tiene para nuestra salud.

Sobre el própolis

¿Qué es el própolis y de dónde se obtiene?

Vamos por partes. Antes que nada ¿qué es y de dónde proviene el própolis? Es una sustancia que fabrican las abejas, a partir de la resina de las plantas y los árboles (sauce, pino, abeto), mezclada con cera, polen y su propia saliva, para proteger la colmena contra las infecciones.

También lo utilizan como aislante para cubrir los huecos que se van abriendo en esta y que pueden poner en peligro a la comunidad. No es difícil visualizarlas con casco y traje de obrero portando esta especie de cemento o ‘blutack repara todo’. Además se tienen que emplear a fondo porque lograr esta masilla es un proceso muy lento y laborioso; para que te hagas una idea, una colonia de abejas puede producir entre 150 y 200 gramos de própolis al año.

¿Qué contiene exactamente el própolis?

El resultado de esta mezcla de resinas de plantas y árboles, cera, polen y saliva, es un antídoto muy potente rico en:

  • compuestos fenólicos o flavonoides,
  • provitamina A y vitaminas del grupo B (B1 y B3 particularmente),
  • minerales como el aluminio, la plata, el bario, el boro, el cromo, el cobalto, el estaño y el hierro,
  • aminoácidos y
  • aceites esenciales.

¿Desde cuándo se utiliza el própolis?

Según todas las publicaciones, su uso se remonta al antiguo Egipto. Los sacerdotes de la corte lo empleaban habitualmente para embalsamar los cuerpos de los faraones. Así que, podemos asegurar, sin temor a equivocarnos, que las momias se han conservado hasta nuestros días, en gran parte gracias al própolis. No en vano, las propias abejas lo emplean para embalsamar el cuerpo de aquellos fisgones no deseados. Como lo haría una araña, pero sin comerse el cadáver.

En el primer libro médico que se conoce: el papiro de Ebers (1.700 años antes de Cristo) ya se menciona el própolis como medicina. También los griegos y los romanos descubrieron y emplearon este ungüento de las abejas, no solo como medicina sino para fabricar un perfume muy apreciado. De hecho, la palabra própolis proviene del griego Propolis que significa ‘defensa de la ciudad’ (“pro” antes de, y “polis” ciudad) por lo que se traduce como defensor de la ciudad.

En la Biblia se hace referencia al própolis en numerosos pasajes (Génesis 37:25, Génesis 43:11, Jeremías 8:22; 46:11 y 51:8 y Ezequiel 27:17) bajo el nombre de tzorí como un preciado bálsamo para regalar y un importante artículo para comerciar (además del trigo, la miel o el aceite) entre los antiguos reinos de Judá e Israel.

Desde entonces ha sido utilizado por todas las civilizaciones (china, hindú, romana, persa, inca…) con diferentes funciones. Por ejemplo, para tratar procesos inflamatorios febriles, heridas infectadas de flechas o por armas de fuego, en las trepanaciones de cráneo que se realizaban en la Edad de Bronce, e incluso para barnizar instrumentos musicales de madera. Se dice que el mismísimo Stradivarius barnizaba sus violines con aceites de propóleos.

¿Cómo elegir bien de fabricante y de formato?

Hay numerosos fabricantes de própolis y formatos: pastillas para chupar, pastillas efervescentes, pastillas blandas, comprimidos, sprays, caramelos, ampollas, jarabes… La cuestión es acertar con la elección.

En la actualidad el própolis de mayor calidad y con más capacidad antiinflamatoria del mercado son los preparados que contienen própolis verde (que difiere del tradicional marrón) por su elevada concentración en terpenos: unas sustancias que se encuentran en los aceites esenciales de las plantas, tienen una alta capacidad antioxidante y actividad demostrada frente a microorganismos que invaden la cavidad oral y la piel. Incluso se ha llegado a decir que podrían combatir el cáncer, pero eso ya son palabras mayores.

Otra cosa importante a la hora de elegir un própolis es que se trate de un extracto hidroglicerinado, es decir libre de alcohol. La mayoría de las referencias del mercado son extractos hidroalcohólicos y pueden llegar a irritar y resecar la mucosa.  Además están contraindicados en enfermedades hepáticas, gastritis, úlcera, dolor de estómago, embarazo, lactancia y niños. Porque, ya lo dice el refrán “buena es la quina, pero a veces es más mal, que medicina”.

Por más natural que sea un remedio siempre puede estar contraindicado en determinados supuestos. En el caso concreto del própolis, aunque es seguro cuando se ingiere de manera adecuada, puede causar reacciones alérgicas en personas ya de por sí alérgicas a las abejas o los productos apícolas (miel, coníferas, álamos…). Incluso podría empeorar el asma o el riesgo de hemorragia en personas con trastornos hemorrágicos. Por lo tanto, no te equivocarás si acudes a una farmacia o parafarmacia a comprarlo, bajo el consejo de un profesional experto. Además estos productos vienen acompañados siempre de un prospecto que refleja con acierto los usos, propiedades, modo de empleo y advertencias que sean necesarias.

Própolis: ¡8 beneficios demostrados para tu salud que no conocías!

8 beneficios del própolis para tu salud

Combate la gripe y los resfriados

Vamos a intentar desgranar sus usos más extendidos. El primero es el tratamiento de los procesos gripales y los resfriados, gracias a sus propiedades antibacterianas, antivirales y antiinflamatorias.

Exactamente, actúa como una mascarilla natural. Es decir, formando una especie de barrera que hace imposible que agentes externos (llámense virus) accedan al interior del organismo a través de las vías respiratorias.

De hecho, el própolis contiene las vitaminas, los minerales, los ácidos orgánicos y fenólicos, aldehídos aromáticos y flavonoides necesarios para ayudar en los primeros síntomas de estos cuadros y favorecer el normal funcionamiento del sistema respiratorio.

Se ha utilizado a lo largo de la historia para tratar catarros de las vías respiratorias altas, resfriado común, gripe, sinusitis, otitis, laringitis, bronquitis, asma bronquial, neumonía crónica o tuberculosis pulmonar.

Es más, los médicos están hartos de recordar que los antibióticos están contraindicados para este uso y, de hecho, conseguir una receta es casi tan difícil como hacerse con una mascarilla en tiempos de coronavirus. De ahí que sea preferible recurrir a un producto natural con efecto antiviral como el própolis, que además es fácil de adquirir (sin receta) en cualquier farmacia.

Grandes compañeros de viaje del própolis en esta batalla contra las gripes y resfriados son:

  • La miel a altas dosis. Tiene una acción antimicrobiana y antiviral. Ayuda a aliviar y calmar el dolor y, además, suaviza la garganta y la tos.
  • El aceite esencial de eucalipto. También es antiviral, antibacteriano y antiséptico, combate gérmenes, ayuda a expulsar la mucosidad y a aliviar la tos. Y es habitualmente empleado en resfriados, congestión nasal, bronquitis y sinusitis.
  • La vitamina C. Revitaliza el sistema inmunitario y puede ayudar a reducir la duración de la gripe o el resfriado.

Suaviza la garganta y reduce la afonía

El 16 de abril se celebra el Día Mundial de la Voz. Una campaña que pretende concienciar al mundo de la importancia que tiene la salud vocal para comunicarnos, expresar nuestros pensamientos y emociones. La cita se viene señalando en el calendario desde el año 1999 y fue establecida por la Federación de Sociedades de Otorrinolaringología con el fin de poner en valor los cuidados que debemos tener con las cuerdas vocales y la necesidad de una consulta temprana en caso de cualquier síntoma.

Los dos problemas más habituales relacionados con la voz son la afonía y la disfonía. La primera es un trastorno que acaba con la pérdida de la voz y suele ocurrir de manera progresiva o repentina, en personas que acostumbran a gritar más de la cuenta o en aquellas que tienen daños en la laringe o alguna enfermedad previa. Y en el caso de la disfonía, se trata de un trastorno habitual entre los profesionales del canto o para los que la voz es un instrumento fundamental en el desempeño de su trabajo. Causa inflamación o irritación de las cuerdas vocales, que pueden terminar derivando en nódulos o pólipos.

Los otorrinolaringólogos recomiendan:

  • hablar lo justo y necesario, o lo que es lo mismo evitar hacerlo más de la cuenta,
  • no charlar en lugares donde el ruido sea elevado, ya que al final terminamos comunicándonos a gritos,
  • no carraspear, un hábito más frecuente de lo que imaginamos entre el común de los mortales,
  • no fumar, y
  • mantener correctamente hidratadas las cuerdas vocales.

Y aquí es dónde entra en juego el própolis, además de una abundante ingesta de líquidos ricos en vitamina C (cítricos) a lo largo del día. Por el contrario, olvídate de los lácteos porque pueden llegar a producir más mucosidad y acentuar la tos.

El própolis, tal y como hemos dicho, se postula como una solución natural para suavizar la garganta y reducir la afonía, proteger las cuerdas vocales de infecciones y de los daños ocasionados por el frío, así como aliviar las molestias de faringe y laringe.

Las soluciones en spray o los caramelos de goma, permiten realizar varias pulverizaciones en el interior de la garganta a lo largo del día (máximo 3 veces diarias) o tomar de 3 a 6 unidades diarias, para suavizar la garganta y despejar la vías respiratorias.

De hecho, el própolis es un producto muy utilizado por los profesionales (profesores, locutores o cantantes), para los que su voz es su herramienta de trabajo. Eso sí, procura que no contengan azúcar para no sumar calorías a tu dieta. Y quédate con este dato: el própolis es 3,5 veces más potente como anestésico que la morfina. ¡Ahí es nada!

Fortalece el sistema inmunológico

Nos encontramos continuamente expuestos a virus, bacterias, hongos y parásitos y actualmente a uno que se está cebando con la población mundial. Sí, lo has adivinado, se trata del Covid-19.

No existe un alimento ni sustancia milagro que pueda hacerle frente pero, si ingerimos activos como el própolis y la equinácea, estaremos contribuyendo a fortalecer nuestro sistema inmune, esa compleja red de defensa que tiene nuestro cuerpo frente a los ‘enemigos’.

En el caso concreto del própolis está demostrado que mejora el sistema inmunológico. ¿Por qué? Debido a la alta concentración de vitaminas y minerales que contiene actúa como un escudo inmunitario natural; ayuda a que nuestras defensas sean más resistentes a los virus. Sería recomendable hacer una ‘cura’ con cada cambio de estación.

Purifica la piel grasa

Los usos más conocidos del própolis para la piel son para el tratamiento de llagas o ulceraciones, heridas, dermatitis de contacto y sabañones que salen por el frío.

Sin embargo, algunas casas cosméticas han elaborado mascarillas faciales purificantes para pieles grasas que contienen própolis y ya hay productos específicos para reducir las cicatrices que dejan las marcas de acné. ¿El motivo? Su acción antibacteriana y antiinflamatoria, su capacidad para regular la secreción sebácea, limpiar los poros y prevenir la formación de puntos negros, lo convierten en el activo perfecto de productos que tratan las pieles grasas o con tendencia acnéica.

Y sus propiedades regeneradoras le hacen un gran aliado para suavizar y eliminar marcas y cicatrices.

Refuerza la piel sensible

Precisamente la piel sensible es aquella que no cuenta con un buen escudo protector frente a los agentes externos, por lo que se vuelve delicada, carente de hidratación y enrojece a la mínima.

El própolis supone una ayuda por su faceta antiinflamatoria y antioxidante porque refuerza la barrera cutánea natural de protección de la piel.

Un filón para las casas cosméticas que ya lo han incorporado a espumas limpiadoras junto con otros activos calmantes y regenerantes, como el aceite de oliva, el pantenol y la lavanda.

Calma el cuero cabelludo irritado

¿Caspa, sequedad, picor, descamación, dolor en la raíz? ¿Te suena? Efectivamente, tu cuero cabelludo está sensible e irritado.

Y es que, la contaminación en la piel, el estrés, el abuso de planchas y secador o el uso frecuente de champús que incorporan surfactantes o sustancias detergentes, como el sodiumlaureth sulfate o el sodiumlauryl sulfate (SLS) resecan el cuero cabelludo en exceso. En el caso de los champús, los reconocerás porque hacen mucha espuma. Puede que pienses que te están limpiando mejor (quizá), pero al mismo tiempo te están irritando y enrojeciendo el cuero cabelludo.

El própolis es uno de esos ingredientes capaces de neutralizar la irritación y conseguir un cuero cabelludo sano.

Alivia algunos problemas digestivos

El própolis tomado en forma de infusión, junto con la camomila, puede tener beneficios para el estómago y el colon, en caso de diarreas o de problemas intestinales.

Los expertos aseguran que ayuda a combatir la bacteria Helicobacter pylori, que es la implicada en la formación de úlceras gástricas. También reduciría los dolores que provocan la gastritis, la diverticulitis o la enfermedad de Crohn.

Y algunas infecciones femeninas

Las infusiones, los lavados vaginales y los baños de asiento con agua y própolis diluido pueden aliviar las llagas uterinas, el herpes genital, la picazón y las inflamaciones vaginales.

Hay ginecólogos que incluso apuntan a su eficacia en el tratamiento de la cistitis y las infecciones por cándidas (candidiasis vaginal).

Si te han resultado útiles estos consejos para conocer más beneficios del própolis, ¡no dudes en compartirlos con otras personas que creas que les puedan resultar de interés! O deja tu comentario si tienes alguna duda.

Nosotros ya hemos empezado a obtener los beneficios del própolis, porque Yo Elijo Cuidarme, ¿y tú?

Productos que te cuidan

Forté Pharma Própolis

Forté Própolis 500

¡El escudo protector natural! Sin colorantes, sin edulcorantes ni conservantes, la fórmula de Forté Própolis 500 asocia un extracto de própolis verde originario del brasil a la miel de eucalipto.

Forté Pharma Própolis Pastillas

Forté Própolis Pastillas

¡Suaviza la garganta irritada, con sabor a miel o a limón ! Miel y própolis, reconocidos por sus propiedades de «escudo» y utilizado por las abejas para proteger la colmena de las agresiones externas, como los gérmenes microbianos. Aceite esencial de eucalipto por su efecto calmante sobre la garganta, la faringe y las cuerdas vocales.

Forté Pharma Própolis Spray

Forté Própolis Spray

Concentrado para adultos aromatizado con miel y aceite esencial de eucalipto, su fórmula concentrada en própolis, verdadero escudo natural, contiene también camomila reconocida por sus virtudes para suavizar. Presentación en spray, para suavizar la garganta.

2 comments

    • YoElijoCuidarme.es 20 abril, 2020 at 10:12 Responder

      ¡Hola Niko! Los investigadores descubrieron que el propóleo tiene propiedades antihipertensivas, pero aunque no se ha podido determinar exactamente cómo es que consigue regular la presión arterial, los estudiosos creen que se debe a los antioxidantes que contiene, los cuales ayudan a mejorar la circulación sanguínea. Por lo que si padece hipertensión, puede tomar tanto própolis como polen sin problemas. ¡Gracias por tu consulta!

Deja tu comentario