Retinol, ¿qué es y cómo funciona este potente antiedad?

El retinol, el santo grial del antiaging

El retinol es el perfecto aliado en nuestra lucha contra los signos de la vejez en la piel. ¡Descubre qué es, cómo funciona y sus efectos secundarios!

No hay cosméticos milagro, pero sí hay ingredientes que han demostrado científicamente marcar la diferencia en la piel, y uno de ellos es la vitamina A y todos sus derivados, aunque te sonará más si hablamos de retinol puro.

Este activo se ha colado en nuestra rutina de belleza por derecho propio. Pero siempre está rodeado de polémica y falsos mitos. Vamos a tratar de aclararlos todos.

¿Qué es el retinol y qué tipos hay?

Para empezar, debes saber que el retinol puro adopta distintos nombres: ácido retinoico, tretinoína, retinol, retinil, retinaldehído… Todos ellos pertenecen a la misma familia, la de los retinoides que, a su vez, son derivados de la vitamina A.

Existen diferentes tipos, naturales y sintéticos, y su potencia varía en función de su naturaleza y su concentración. Los hay de uso médico y de uso cosmético”, diferencia Rebeca de Elías, farmacéutica experta en homeopatía, terapias naturales y control de peso (La Botica de Rebeca, Segovia, tel. 921 59 15 85). En medicina los más habituales son el ácido retinoico y la tretinoína o isotretinoina. Sin embargo, en cosmética se formula con precursores del ácido retinoico, como el retinol, retinil y retinaldehído, normalmente.

A grandes rasgos, se podrían dividir en dos grupos:

Ácido retinoico

Se usa en la medicina. “Constituye la forma más pura de la vitamina A, es 100 veces más potente que el retinol y lo vamos a encontrar en las fórmulas de dos maneras, como ácido retinoico y como tetrinoína o isotetrinoína”, explica Rebeca Elías.

El ácido retinoico se usa en medicina para combatir el acné y mejorar marcas, cicatrices de acné y pequeñas arrugas de expresión. Clic para tuitear

Su principal función es conseguir la atrofia casi completa de la glándula sebácea, por lo que el retinol es un tratamiento prácticamente definitivo para el acné. También genera una exfoliación superficial que va a conseguir mejorar marcas, cicatrices de acné y pequeñas arrugas de expresión consiguiendo un aspecto más rejuvenecido.

También estimula la producción de colágeno mediante la activación de los fibroblastos a nivel de la dermis –los encargados de activar la síntesis de colágeno y elastina–.  Eso sí, “es la forma más potente de la familia de los retinoides para trabajar el cronoenvejecimiento, pero a su vez el más irritante y fotosensibilizante (en contacto con el sol puede producir una respuesta exagerada en la piel y tener consecuencias negativas), por lo que se debe utilizar siempre bajo supervisión médica”, asegura la farmacéutica.

¿Cuánto hay que esperar para ver resultados? En cuestión de seis semanas se comienza a ver los primeros resultados.

Retinol

De uso cosmético. “En este apartado se encuentran los precursores del ácido retinoico y los podemos encontrar en los cosméticos con nombres como retinol, retinil (retinyl palmitate, por ejemplo) y retinaldehído (una de las formas más avanzadas de la vitamina A y 11 veces más rápido que el retinol). Su concentración en las fórmulas cosméticas oscila entre 0.1 % y 0.3 %”, describe Rebeca.

Son más suaves que los del grupo anterior, pero tremendamente efectivos en la piel. Provocan una exfoliación superficial y renovación cutánea capaz de mejorar las manchas de la piel, las marcas de acné y las pequeñas líneas de expresión. También mejoran la textura y engrosan la dermis para luchar contra la flacidez.

El retinol se usa en cosmética para mejorar las manchas de la piel, las marcas de acné y las pequeñas líneas de expresión. Clic para tuitear

Todos estos retinoles son mejor tolerados que el ácido retinoico y no son fotosensibilizantes.  No obstante, también pueden irritar la piel produciendo en algunos casos eritema, y su consiguiente hiperpigmentación postinflamatoria si no tenemos cuidado, por lo que siempre hay que usar fotoprotección, aconseja esta experta.

Vamos a disfrutar de resultados con el retinol un poco más tarde que con el ácido retinóico. ¿Cuánto hay que esperar para disfrutar de estos? “Se puede gozar de una mayor luminosidad y mejora del tono en dos meses y de una reducción de las arrugas en cuestión de tres meses”, afirma Rebeca.

¿Para qué sirven los retinoles?

Ya vemos que el secreto de los cosméticos que funcionan son los retinoles. ¿Por qué? ¿Qué efectos tienen en nuestra piel? Los retinoles actúan en diferentes niveles:

  1. Son potentes reafirmantes: “Aportan firmeza y elasticidad, por lo tanto podemos decir que tienen un efecto lifting, reafirmante y antidescolgamiento”, asegura la farmacéutica. ¿Cómo lo consiguen? “Al penetrar en las capas más profundas de la piel, estimulan la producción de colágeno y elastina, responsables de la turgencia y elasticidad cutáneas.”
  2. Mejoran la textura cutánea: Gracias a su efecto queratolítico o ‘pulidor’ consiguen eliminar la capa más superficial de la piel. “Reducen asperezas, rugosidades y el tamaño del poro, y mejoran las pieles acnéicas al aumentar la velocidad de renovación cutánea, afinando nuestro estrato córneo y consiguiendo así una piel más suave y luminosa”, apunta la farmacéutica.
  3. Unifican el tono: “Disminuyen las manchas al estabilizar los melanocitos, que son los encargados de producir melanina –pigmento– en nuestra piel, unifican el tono de la piel y consiguen una mayor luminosidad.”

Los retinoles empezaron a emplearse en dermatología hace 40 años para tratar el acné, pero pronto se descubrieron sus beneficios para frenar el envejecimiento de la piel.

Los retinoles son especialmente eficaces en la lucha contra el envejecimiento de la piel. Clic para tuitear

“Actualmente es uno de los mejores activos antiedad, tanto para mejorar el aspecto de la piel, como a nivel de arrugas y manchas”, según Elena Martínez Lorenzo, dermatóloga de la Clínica Pilar de Frutos (Madrid, tel. 663 40 61 62).

Retinol, ¿qué es y cómo funciona este potente antiedad?

¿Cómo usar el retinol?

El uso de retinol en cosmética y en medicina dependerá en gran manera del estado de la piel, de la época del año y también de la edad de cada persona.

Aquí tienes unos consejos para aplicarlo de manera correcta:

Desde los 30 años

A partir de los 30 años su uso es idóneo para frenar el fotoenvejecimiento y de aquí en adelante como un excelente antiaging”, asegura Rebeca.

Además, a partir de esta década es cuando descienden nuestros niveles de ácido hialurónico y colágeno, y necesitamos aportarle a la piel activos que promuevan su producción natural.

De noche y en invierno

La farmacéutica de La Botica de Rebeca asegura que es mejor aplicar el ácido retinoico (de uso médico) de noche, durante los meses de invierno (y evitar los meses de mucha exposición solar) y siempre acompañado de fotoprotección solar alta (SPF 50) al día siguiente. ¿Por qué?

“Es fotosensible y con los rayos solares puede perder sus propiedades. Además, como provoca una ligera exfoliación de la piel, la acción de los rayos solares pues ser doblemente perjudicial, al estar más fina la capa córnea cutánea”, explica esta experta.

En el caso de los retinoles (de uso cosmético), en la actualidad “existen formulaciones estabilizadas obtenidas por nanotecnología que encapsulan estos activos en liposomas, de tal forma que se van liberando poco a poco en la piel, mejorando su tolerancia, estabilidad y eficacia”, añade Rebeca.

Junto con una buena fotoprotección solar no debería haber problemas para usarlos de día, incluso en las pieles más sensibles.

Gradualmente

La fórmula del retinol se adapta a la persona en función de su sensibilidad y tolerancia.

“Se debe comenzar el tratamiento con dosis bajas y de forma gradual. Una buena opción es comenzar con la aplicación dos veces por semana, para después, si se tolera bien, pasar a un día sí y otro no, hasta llegar a la aplicación diaria a partir de los 15 días”, pauta la farmacéutica.

Es normal notar un ligero escozor o cosquilleo tras las primeras aplicaciones que desaparece a los pocos minutos.

Bajo supervisión profesional

Para el uso de retinoides médicos es necesaria la consulta previa con un dermatólogo, según la cirujana plástica Pilar de Frutos.

“Los retinoides de alta concentración mejoran mucho nuestra piel, pero son productos bastantes irritantes y hay que prescribirlos bajo supervisión dermatológica.”

Con antioxidantes por el día

Según la farmacéutica de la Botica de Rebeca, “una combinación ideal de rutina cosmética es usar retinoides de noche junto con antioxidantes por el día”.

De hecho, algunos antioxidantes como las vitaminas C y E, el ácido ferúlico, el resveratrol o la coenzima Q10 o ubiquinona han demostrado ser muy eficaces para neutralizar la acción de los radicales libres (unas moléculas muy inestables que pueden dañar nuestro ADN).

Son antiinflamatorios, incrementan el factor de protección solar y evitan el fotoenvejecimiento.

Mascarilla hidratante

Rebeca confirma que “el uso de retinoides puede provocar deshidratación, por lo que se recomienda el uso de una mascarilla facial hidratante una o dos veces por semana. Además, este gesto te ayudará a evitar posibles irritaciones.

El retinol puede deshidratar la piel, por lo que se aconseja usar paralelamente una mascarilla con ingredientes altamente hidratantes. Clic para tuitear

Las mascarillas que elijas para vencer la deshidratación del retinol deben contener glicerina, urea, aloe vera, ácido hialurónico y otros componentes parecidos, naturales pero muy hidratantes y cuidadosos con tu piel.

Rebeca nos anima también a que “después de la limpieza facial como acostumbras a hacer habitualmente, asegúrate de secarla bien antes de aplicar una crema con retinoides, ya que la piel húmeda es más permeable y puede dar lugar a mayor riesgo de irritación”.

Si además del retinol utilizas otros ácidos

Hay que extremar precauciones si usamos los retinoides con otros cosméticos.

“Los retinoides son activos a los pH neutros, si vas a usar otros productos con pH más ácido hazlo de forma separada o esperando 30 minutos entre una y otra aplicación. Y en caso de que seas una usuaria avanzada, y lo combines con otros exfoliantes como ácido glicólico o salicílico, hazlo en días alternos”, aconseja la farmacéutica.

Mitos y verdades de contraindicaciones y efectos secundarios

Aunque el retinol es un componente natural, hay que tener en cuenta algunos consejos para su uso relacionados con los efectos secundarios. Por ejemplo:

  • Embarazo: “No se aconseja durante al embarazo y la lactancia (hasta al menos dos meses después) porque puede afectar al feto”, advierte Rebeca.
  • Exposición solar: Tampoco se aconseja su uso si vas a estar expuesta al sol de forma continuada, ya que puede dar lugar a eritema e hiperpigmentación postinflamatoria.
  • Menos es más: Ten en cuenta que más concentración de retinoides no es sinónimo de mayores resultados, sino de más efectos secundarios e irritación.

En cualquier caso, y como ya hemos dicho, los expertos recomiendan siempre la valoración previa por un especialista en dermatología para elegir la fórmula y concentración más adaptadas según el paciente.

En torno al retinol hay muchos mitos y afirmaciones que hoy, desde Yo Elijo Cuidarme queremos desmentir. Estos son algunos:

Todos los retinoles son fotosensibles

No todos. Los retinoides (de uso médico) sí, por eso se recomienda evitar su uso durante el día y hacerlo, sin embargo, por la noche y durante los meses de menor exposición solar.

 “Para que no pierdan sus propiedades, se deben mantener alejados de fuentes directas de luz solar. Además, el uso de envases opacos, la combinación con antioxidantes en sus fórmulas o la encapsulación en liposomas, evita su oxidación y posterior degradación”, aconseja Rebeca.

Produce manchas

Depende. Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza, explica que “esto ocurre porque es un principio sensibilizante. Hace que la piel mejore, pero al mismo tiempo se encuentra más delicada ante los rayos UVA y UVB. Es por ello que, siempre que se utiliza vitamina A, debemos aplicar una protección solar de amplio espectro cuando estamos en la calle”.

Es decir, cuando utilizamos retinoles la piel está mucho más sensible y desprotegida, por el propio efecto del principio activo, algo que se puede solucionar fácilmente con un SPF alto.

Son irritantes

Depende. Los retinoides tienen un alto poder irritante, por lo que hay que aumentar la frecuencia de su uso progresivamente hasta generar tolerancia. Es preferible utilizarlos por la noche para evitar su oxidación con la luz solar y favorecer el recambio celular que tiene lugar durante el descanso nocturno.

De hecho, debido a esta crítica, han surgido activos como el retinaldehído encapsulado, 11 veces más eficaz que el retinol tradicional, que posee un sistema de entrega en fases (time-release), que aporta el principio a la piel en unas seis horas. Al dispersarlo gradualmente, es mucho menos traumático, asegurando una menor posibilidad de irritación.

“También son interesantes otras opciones, como el Bakuchiol, que es una versión natural del retinol, con muchísimos menos efectos secundarios sobre la piel”, afirma Estefanía Nieto.

Aún no hemos encontrado la fuente de la juventud, pero sí un gran aliado en nuestra lucha contra el envejecimiento. ¡Comparte este post para que tus amigos también sepan qué el retinol y cómo usarlo para sentirse mejor con ellos mismos!

Y como siempre, pon en práctica estos consejos para que puedas decir: Yo Elijo Cuidarme, ¿y tú?

Deja tu comentario