Acné: ¿Qué tipos hay y cuáles son las causas y tratamiento?

Descubre los tipos de acné y cómo ponerle solución, ¡véncelo!

El acné es un mal común, que afecta a muchos jóvenes y no tan jóvenes, al que encontrar un tratamiento es complicado si no se sabe de qué tipo es y cuál es la causa.

¡Oh no! Otra vez comienzan a aparecer esos molestos granitos en tu cara. Adulto, estival, maskné, por cosméticos, por medicamentos, excoriado, asociado a enfermedades del sistema endocrino, ocupacional o fulminans. Hasta nueve tipos de acné distinto pueden estar detrás de tus granitos y espinillas.

Desde Yo Elijo Cuidarme te contamos por qué sale cada uno de estos tipos de acné, en qué zona y cómo solucionarlo.

Tipos de acné y causas

Aunque el acné es acné, se categorizan en distintos tipos fáciles de identificar si los conoces. ¡Vamos a ello!

Acné adulto

El 30% de las mujeres de más de 25 años tiene acné. Este es un tipo que afecta a más mujeres que hombres: entre un 11% y un 12% de mujeres frente al 3% de los varones adultos.

Es más, puedes haberte librado del acné juvenil y sin embargo sufrirlo en la adultez. Es lo que se conoce como “acné de comienzo tardío”, algo que sucede en el 18% de los casos.

­­­­Aunque también puede tratarse de acné severo o persistente -82% de los casos-, que es cuando se sufre desde la adolescencia, con lesiones la mayoría de los días y empeoramiento antes de la regla.

El acné adulto puede ser más severo que el juvenil y más complicado de tratar. Clic para tuitear

“La principal diferencia con el acné juvenil es que ­­el adulto es más leve y moderado. Es de tipo inflamatorio, con pocos comedones, que aparecen sobre todo en la parte inferior de la cara, es decir, región perioral, rama mandibular, mentón y cuello”, describe la dermatóloga Mayte Truchuelo, miembro de la AEDV (Academia Española de Dermatología y Venereología).

El acné adulto empeora cuando va a llegar la regla, si hay alteraciones o enfermedades hormonales, y en situaciones de estrés. De hecho, “hasta en el 50 % de los casos se produce por alteraciones ginecológicas, como sufrir síndrome de ovario poliquístico”, según la doctora Truchuelo. Podríamos considerarlo como un acné hormonal.

Otras posibles causas serían la predisposición genética, el uso de cosméticos oclusivos y comedogénicos (con una proporción más elevada de aceite que de agua o una alta concentración de excipientes grasos), el estrés, seguir una mala alimentación (por consumo de alimentos de elevado índice glucémico) y fumar.

Cualquiera de estos factores “hace que produzcamos más sebo –grasa cutánea-, lo que provoca obstrucción de los poros y la glándula sebácea”.

Y muy importante del acné adulto es que “se trata de un acné más rebelde que el normal por lo que cuesta más acabar con él”, advierte la dermatóloga.

Acné estival

Te debe sonar. En verano te mejoran los granitos y disfrutas de una piel envidiable, pero es volver de vacaciones y otra vez vuelven a brotarte. No eres la única, porque, nuevamente, se trata de un tipo de acné que se da más entre las mujeres. Concretamente, entre las de 25 y 40 años, que, en muchos casos, ya han sufrido acné de adolescentes.

“Suelen salir granos en la frente, las mejillas, el dorso de la nariz y va acompañado de enrojecimiento, picor e irritación”, según la doctora.

El acné estival suele aparecer después del verano y el uso de cremas solares muy grasas puede empeorar la aparición de acné. Clic para tuitear

Entre las causas del acné estival, según la explicación de la Dra. Truchuelo: “El acné mejora en verano porque los rayos UV son antiinflamatorios. Pero, entre un 10 % y un 15 % de los casos empeora a la vuelta debido al calor o el sudor, lo que produce una obstrucción de las glándulas sebáceas”.

Hay una posible causa más: el uso de productos de protección solar durante el verano. “Los filtros solares demasiado grasos y obstruyen los poros, especialmente los filtros cosméticos, que son más grasos que los filtros físicos”, añade la experta.

Además debemos ir con cuidado con este tipo de acné porque, si no se trata bien, los granos se pueden terminar convirtiendo en manchas en la piel.

“Este tipo de acné mejora con la utilización de productos solares oil free y no comedogénicos, que llevan filtros químicos en lugar de físicos, por ser más cosméticos.”

Maskné (Mascarilla + Acné)

El uso obligatorio de mascarilla ya ha dado lugar a un nuevo tipo de acné, conocido como maskné, debido al roce y la falta de oxigenación del tercio inferior.

El nuevo uso de mascarilla ha provocado un nuevo tipo de acné que se conoce como maskné. Clic para tuitear

Se da por igual en hombres y mujeres, aunque “hay un incremento de entre el 5 % y el 10 % de consultas por mujeres de entre 20 y 50 años que tienen una reacción acneiforme por la oclusión y la falta de transpiración de la piel por el uso de mascarilla durante tantas horas”, asegura la Dra. Truchuelo.

Lo cierto es que las mujeres son las únicas que consultan, por eso se cree que la cifra se quedaría corta y podría tratarse del doble.

Las causas del maskné son, según explica la experta, “el ambiente de humedad que se crea, junto con la concentración de CO2, el propio roce y el cambio de la microbiota cutánea, hace que crezca la bacteria del acné y se produzcan pápulas y pústulas similares a los granos de acné”.

Para que este tipo de acné mejore es necesario descansar del uso de mascarilla siempre que se pueda y que esta sea lo menos oclusiva posible.

“Una mascarilla quirúrgica (bien utilizada) sería mejor que una FFP2 en este caso, por ser más oclusiva”, asegura la cirujana y médico estético María Vicente (virtudestética.com, Murcia, tel. 968 202 158. Lorca, tel. 968 444 282).

También es interesante que sean de colores claros para que no capten tanto el sol y a ser posible realizadas en algodón o con filtros UV.

Acné: ¿Qué tipos hay y cuáles son las causas y tratamiento?

Acné cosmético

Se denomina así porque aparece cuando estamos utilizando cosméticos que no le convienen a nuestra piel o la estamos atiborrando con estos. Quizá porque las mujeres estamos más familiarizadas con el uso diario de estos productos, lo sufren un 70 % de ellas frente a un 30 % de hombres.

“Se caracteriza por producir lesiones menos inflamatorias, con menos pus, rojeces y dolor, pero más pequeñas y numerosas, que suelen salir en la frente, sobre todo”, asegura la dermatóloga de la AEDV.

El acné cosmético se puede evitar utilizando cosmética oil free, no comedogénica y filtros solares químicos. Clic para tuitear

Entre las causas nos encontramos, según nos explica Truchuelo, “las cremas antiedad, hidratantes, nutritivas, maquillajes y los filtros solares tienen una formulación, con una proporción más elevada de aceite que de agua o incorporan una alta concentración de excipientes grasos, que ocluyen los poros”.

Al igual que en el acné estival hay que apostar por el uso de cosmética oil free, no comedogénica y filtros solares químicos.

Acné endocrino

O de causa endocrinológica, se da por igual en hombres y mujeres. “No solo se manifiesta por la aparición de acné, sino que puede haber un aumento considerable del vello en zonas dónde no debería salir (en la cara)”, apunta la doctora.

Es de tipo inflamatorio, con pocos comedones, que aparecen sobre todo en la parte inferior de la cara –región perioral, rama mandibular, mentón y cuello-.

El acné endocrino se produce por una alteración de tiroides, de las glándulas suprarrenales, en pacientes diabéticos o con síndrome de ovario poliquístico.

El acné endocrino aparece en la parte inferior de la cara, en hombres y mujeres, y debe ser tratado por un dermatólogo y endocrino. Clic para tuitear

Este tipo de acné se controla con el trabajo conjunto de dermatólogo y endocrino, y la administración de anticonceptivos antiandrógenos o fármacos específicos para controlar la tiroides, las glándulas suprarrenales o la diabetes.

Acné por medicamentos

Como su propia denominación indica, se trata de un tipo de acné producido por el consumo habitual de algunos tipos de fármacos.

Como en el caso del acné cosmético, produce lesiones poco inflamatorias y poco variadas, pequeñas y uniformes, que salen, sobre todo en la cara, el escote y la espalda. Los expertos las califican como “nódulos y pústulas dolorosas”. Incluso pueden llegar a dejar cicatrices y manchas de pigmentación.

El acné por medicamentos es producido por el consumo habitual de algunos fármacos y debemos consultar la posibilidad de descansar de este o sustituirlo por otro. Clic para tuitear

Entre las causas del acné por medicamentos, según nos enumera la doctora, “entre los fármacos más frecuentes se encuentran los corticoides, los anabolizantes (cargados de andrógenos), la fenitoína, el litio, los complejos de vitaminas B1, B6 y B12 e incluso los anticonceptivos orales que pueden llegar a alterar los niveles hormonales y estimular a las glándulas sebáceas más de la cuenta”.

En estos casos, es interesante consultar con el médico la posibilidad de descansar del medicamento o sustituirlo por otro.

Acné excoriado

Siempre se ha dicho que la cara es el espejo del alma, pues bien, digamos, que este tipo de acné es buena muestra de ello. Se trata de un tipo de lesiones con costra que se producen en la cara (frente, mejillas y nariz) y en zonas en las que es fácil llegar a rascarse.

El estrés y la ansiedad son los causantes del acné excoriado y debe ser tratado paralelamente por un dermatólogo y un psicólogo. Clic para tuitear

“Siempre en la zona de la mano dominante. Es decir, si eres diestro, en el lado derecho del cuerpo”, aclara la dermatóloga.  Es común entre las personas obsesionadas con los granos, sobre todo, entre las mujeres, que no dejan de tocárselos. Se da, aproximadamente en el 70 % de las mujeres frente al 30 % de los hombres. Además en algunos casos, la persona ni se da cuenta que se está ‘destrozando’ la piel.

Por lo tanto, el acné es excoriado, como apunta la Dra. Truchuelo, “es un acné fruto del estrés y la ansiedad, más propio de personas con trastornos de ansiedad y obsesivo-compulsivos”.

Digamos que es un acné de origen psicológico, que, además de por dermatólogos, debe ser tratado por un psicólogo y un psiquiatra. El tratamiento entre dermatólogo y psicólogo debe ir de la mano en estos casos. Las técnicas de respiración y relajación pueden ayudar.

Acné ocupacional

Es un tipo de acné de contacto que se da más en hombres que en mujeres por el tipo de profesión que desempeñan. “Sobre todo en aquellas que implican la manipulación de productos industriales que provocan una oclusión folicular en cualquier área de la cara y el cuerpo que entre en contacto con estos”.

La principal causa del acné ocupacional es el contacto diario con aceites lubricantes y sustancias derivadas del petróleo, hidroclorados, hidrocarburos, hidrocarbonos aromáticos, alquitrán, lejía o agentes de limpieza agresivos.

El acné ocupacional es provocado por el contacto continuado de productos industriales, especialmente aceites lubricantes y sustancias derivadas del petróleo. Clic para tuitear

El tratamiento en estos casos pasa por proteger al máximo las zonas expuestas (manos, cara y cuerpo) para evitar el contacto directo.

Acné fulminans

Es la variedad más grave, aunque por suerte es la menos común. De hecho, es bastante excepcional. También se le denomina acné ulcerativo, febril y agudo. Y se suele dar más en hombres jóvenes, entre los 13 y los 22 años.

“Va acompañado de fiebre, malestar general, dolor en las articulaciones, quistes, supuración de pus y elevación de leucocitos en sangre”, describe la Dra. Truchuelo.

Se caracteriza por presentar lesiones pápulo-pustulosas, quistes y nódulos violáceos en cara (frente, mejillas y nariz), y parte superior de la espalda.

La causa del acné fulminans puede deberse a un efecto rebote por el tratamiento, precisamente, de un acné severo con isotretinoína (antibiótico oral). O también puede producirse por el consumo abusivo de anabolizantes (esteroides), en culturistas y levantadores de pesas.

¿Cuál es el mejor tratamiento para el acné?

A pesar de que existen distintos tipos de acné, hay algunas acciones generales que todas las personas que sufren de acné deberían hacer. Estas son algunas:

Tratamiento de los tipos de acné

Higiene facial mañana y noche

Las pieles grasas o con tendencia al acné deben cumplir como un mantra la máxima de limpieza facial mañana y noche. ¿Cómo?

“Con aguas micelares o espumas queratolíticas, que incorporen ácido salicílico, principalmente, porque es capaz de desobstruir los poros”, según Mayte Truchuelo.

Por el contrario, es conveniente evitar el uso de tónico. Aunque a priori pueda parecer una necesidad, lo único que consigue es irritar más la piel. Y en caso de ser necesario, se puede realizar una limpieza más intensa con un cepillo facial eléctrico.

La limpieza facial, de mañana y de noche, es de vital importancia como tratamiento del acné. Clic para tuitear

“Las pieles más resistentes pueden utilizarlo a diario, y las más sensibles deben hacerlo una o dos veces a la semana.” ¿Ventajas? “Esta herramienta limpia en profundidad, elimina residuos y células muertas, y ayuda a que los cosméticos que vamos a aplicar después penetren mejor”, según la Dra. Truchuelo.

Cosméticos queratolíticos

Conviene utilizar una crema o un fluido matificante que hidrate, pero al mismo tiempo tenga acción antisebo y disminuya la grasa. “Son los que contienen alfahidroxiácidos (ácido salicílico, ácido glicólico, ácido azelaico) que, además de desobstruir el poro y eliminar las células muertas de la piel, controlan la producción de grasa y tienen actividad antibacteriana”, asegura la dermatóloga.

Otro activo que también funciona muy bien en este tipo de pieles es el peróxido de benzoilo.  “Disminuye la presencia de la bacteria del acné, los comedones –espinillas-, la grasa y la inflamación. Y el ácido retinoico y los retinoides están especialmente indicados en el acné con comedones –espinillas–, se empieza a concentraciones mínimas –0,01 % y 0,025 %– y se va subiendo de forma progresiva, para que la piel se adapte y así evitar irritaciones, descamación y sensación de tirantez.

Por último, estarían los antibióticos tópicos –fosfato de clindamicina y eritromicina– que tienen efecto antibacteriano y antiinflamatorio.

Y recuerda que tu rutina de cuidados por la mañana debe concluir siempre con un protector solar, pero en este tipo de pieles no vale cualquiera. “Tienen que ser filtros oil free, mejor químicos que físicos porque son más cosméticos, y no comedogénicos para evitar provocar un acné estival o por cosméticos”, advierte la experta.

Tratamiento oral

En los casos más severos es necesario tomar algún antibiótico, anticonceptivo antiandrogénico o  tratamiento más específico con isotretinoína, un derivado de la vitamina A –ácido retinóico–. Cualquiera de ellos debe estar siempre prescrito por un médico.

“Los antibióticos más utilizados son las tetraciclinas y sus derivados. La dosis habitual es de 50 a 100 mg/día. Son antiinflamatorios, antiinfecciosos y bacteriostáticos –disminuyen la presencia de la bacteria del acné–. Y suelen tomarse durante 3 meses”, según la dermatóloga Rosa del Río (grupopedrojaen.com, Madrid, tel. 914 31 78 61).

Por su parte, los anticonceptivos antiandrogénicos se utilizan, sobre todo, cuando hay una alteración hormonal detrás y hay signos de hiperandrogenismo, hirsutismo, seborrea intensa, alteraciones menstruales y/o ovarios poliquísticos. El tratamiento suele durar entre 3 y 6 meses.

Y en cuanto a la isotretinoína, es un derivado sintético de la vitamina A –ácido retinoico– y el tratamiento de elección cuando el acné es intenso y presenta nódulos o quistes con tendencia a dejar cicatrices.

“Se prescribe a dosis muy bajas –entre 5 y 20 mg/día– e incluso de forma intermitente durante un año, para evitar los efectos secundarios derivados de dosis más altas, como sequedad generalizada de piel y mucosa. Es antiinflamatorio, disminuye la producción de grasa, la proliferación bacteriana y la obstrucción del folículo piloso”, detalla la doctora Del Río.

Es el único tratamiento capaz de eliminar el acné de forma definitiva en un 60-70 % de los casos.

Tratamientos profesionales para el acné

Algunos tratamientos profesionales pueden eliminar las lesiones de acné y las cicatrices, evitando que queden marcas. Hay que recurrir a ellos en los casos más severos, cuando tras mantener una buena limpieza y otros recursos, el acné no desaparece. Estos son los más efectivos:

Microdermoabrasión

Es un peeling mecánico que funciona mediante el barrido sobre la piel de múltiples microcristales. Así elimina la capa más externa y con ello, las células muertas, los puntos negros, las lesiones de acné y las cicatrices.

Además, cierra los poros y activa la producción de colágeno y elastina nuevos, con lo que mejora el aspecto y cuidado de la piel. Se recomiendan entre 4 y 8 sesiones para notar potentes resultados.

IPL

Los equipos de luz pulsada intensa actúan sobre la epidermis, más concretamente sobre los vasos sanguíneos que alimentan a las glándulas sebáceas, para eliminar la bacteria del acné que produce la inflamación y el exceso de sebo que genera granos en los folículos pilosos.

Se realizan entre 3 y 4 sesiones y también mejora las marcas y cicatrices.

Láser de colorante pulsado Vbeam

Produce impactos de luz muy intensa de color amarillo que son absorbidos de manera específica por la hemoglobina y así transmite calor a los vasos sanguíneos de la dermis, consiguiendo un efecto antiinflamatorio –destruye la bacteria del acné-.

También actúa disminuyendo la actividad de las glándulas sebáceas, previniendo la formación de cicatrices y remodelando el colágeno y la elastina. Sesiones necesarias, entre 3 y 4.

Kleresca Acne Treatment

Se basa en la interacción entre un gel con cromóforos y una lámpara de luz azul. Los cromóforos convierten la luz en energía fluorescente capaz de penetrar en la piel y activar sus propios procesos de reparación.

Es decir, estimula a la piel para que se repare.  En un total de 8 sesiones, elimina los signos del acné, la rosácea y las cicatrices. Es eficaz en rostro, pecho y espalda.

Seguro que a tu familia y amigos les encantará conocer la información sobre los distintos tipos de acné, así como sus causas y tratamientos. ¡Compártelo en tus redes sociales!

Ya sabes que siempre te informamos de todo lo que necesitas para que tú también puedas decir, como nosotros, ‘Yo Elijo Cuidarme’.

Productos que te cuidan

Forté Pharma Detox 5

Detox 5 Órganos

¡El Detox global para detoxificar, purificar y remineralizar el cuerpo!

Para ayudar al cuerpo a eliminar las toxinas acumuladas, Forté Detox 5 órganos asocia una variedad de plantas para una acción global sobre los 5 órganos implicados en el mecanismo detox.

Deja tu comentario