Luz azul, ¿qué es y qué efectos tiene sobre la piel?

La luz azul, el nuevo villano conocido para tu piel

La luz azul está presente en todas partes hoy día y, aunque no le damos importancia, tiene efectos nocivos en nuestra piel, ¡conoce cuáles y cómo evitarlos!

Los españoles pasamos una media muy elevada de horas frente a dispositivos que reflejan luz azul.

Suena la alarma de tu Smartphone y, en cuanto abres los ojos, lo primero que haces es mirar la pantalla para apagarla. Después intentas ponerte al día de las noticias echando un ojo a los periódicos digitales en tu pantalla.

Tras una ducha y desayuno rápidos, comienza tu periplo en transporte público, tiempo que aprovechas para responder e-mails y ponerte al día.

Entras a la oficina, enciendes el ordenador y sabes que tu vista no se va a despegar de la pantalla en una jornada de mínimo ocho horas.

Acaba el día, vuelves a casa mientras respondes los WhatsApp que no has podido ni mirar. Cenas rápido, para ver un par de capítulos de tu serie favorita, y vuelves a poner la alarma para el día siguiente.

De hecho, la última imagen del día que retendrás es la de la pantalla de tu teléfono móvil. ¿Te sientes identificado?

Casi seguro que sí. Así no es extraño que los españoles pasemos la mitad del año mirando pantallas, en concreto 167 días, según un estudio de Sondea para Multiópticas.

Tampoco es de extrañar que tengamos dolores de cabeza, escozor de ojos, dificultades para enfocar, sequedad y enrojecimiento oculares.

Y ¿sabes qué te puede estar provocando todas estas afecciones, además de deshidratación de la piel, arrugas y hasta manchas? La luz azul de los dispositivos digitales que utilizas.

¿Qué es la luz azul?

Un 30% de los rayos solares que se emiten entre las nueve de la mañana y las ocho de la tarde es luz azul. Es decir, forma parte de la luz del sol que recibimos a diario, y además también es emitida por los dispositivos digitales que utilizamos: fluorescentes, lámparas LED, televisión, tablets y móvil.

Un dato: Aproximadamente un tercio de toda la luz visible se considera luz azul. Este porcentaje, en principio, no supone un riesgo para la salud cutánea. Sino no se entendería cómo hemos sobrevivido hasta ahora sin “desintegrarnos”.

De hecho, ya de partida existe una contradicción, ya que la luz azul que tan mala puede llegar a ser, tiene mucha utilidad para los dermatólogos a nivel terapéutico.

¿Cuál es la utilidad de la luz azul?

Así es, empleada de forma correcta y bajo indicación médica, puede tener utilidad terapéutica para tratar el acné y los problemas inflamatorios que este provoca, así como para el cuidado de la piel.

En dermatología se usa la luz azul como una herramienta terapéutica, al igual que se a la radiación ultravioleta para la psoriasis o la dermatitis atópica.

Usada en su justa medida y de la forma adecuada, los efectos de la luz azul sobre la piel pueden ser muy positivos. Clic para tuitear

Concretamente, la luz azul tiene propiedades antibacterianas y la capacidad de penetrar en la piel y destruir la bacteria causante del acné. También ayuda a reducir la producción de grasa, la inflamación y aporta luminosidad a la piel.

Ahora bien, que las pantallas y luces LED, y por tanto de luz azul, están en boca de todo el mundo por los daños que pueden provocar, es un hecho que no se puede negar.

Más que se considere que existe un riesgo real, lo que hay que difundir es la constatación de que debemos prestar atención a algo nuevo cada vez más presente en nuestra vida y que, por tanto, también puede tener un efecto en la piel, ya que se trata de otro espectro de luz al que estamos cada vez más expuestos.

Efectos de la luz azul sobre la piel

La cuestión es: ¿dónde está el verdadero perjuicio? El problema podría derivar cuando hay una exposición abusiva a luz azul, algo que todavía está por definir.

A nadie le pasa ya inadvertido el hecho de que en los últimos años, la incorporación de las nuevas tecnologías (televisión, ordenador, tablet, móvil…) ha hecho que sumemos horas de exposición a fuentes de luz azul. De hecho, los expertos, como José Aguilera, doctor en biología y académico de la AEDV, apuntan que la clave está en el grado de exposición que necesita esta radiación para generar un daño.

La llegada de las nuevas tecnologías nos exponen en mayor grado a la luz azul. Clic para tuitear

Dicho de otro modo, ¿cuántas horas de exposición son necesarias para generar dosis de luz capaces de pigmentar la cara? Pues bien, según un reciente trabajo, es necesario mirar el móvil durante 48 horas seguidas.

A priori pensarás “¡Qué barbaridad! ¿Quién va a hacer eso?”. Quizás mirar el móvil tantas horas seguidas no mucha gente, pero estar expuestos a fuentes de luz durante ese período de tiempo más de uno y más de dos.

“Hay que tener en cuenta que todo suma”, sostiene el doctor Aguilera. “Un 37% de la radiación de un fluorescente pequeño es luz azul, las luces LED blancas emiten un 35% de luz azul, el porcentaje de esta luz emitida por la pantalla del móvil, de una tablet o de una televisión asciende al 40%. Todo es sumatorio”.

La exposición por tanto a la luz azul, seamos o no conscientes de ello, es continua y se da tanto en el exterior como en el interior de los edificios.

¿Hay motivos para preocuparse?

Cada vez hay más estudios que muestran los efectos biológicos negativos que la luz azul puede tener sobre nuestra piel.

Según el doctor Aguilera, “potencialmente, puede producir daños cutáneos por estrés oxidativo. Esto va a activar a los melanocitos para que incrementen la melanina cutánea.”

“También se ha visto que afecta al estado hídrico de la piel y a la barrera cutánea porque la exposición a esta radiación altera la síntesis de algunas proteínas –colágeno y elastina-. Todo ello puede revertir en un mayor envejecimiento de la piel y en una mayor pigmentación”.

Y ¿a quién puede afectarle más? Las personas que podrían tener más riesgo de sufrir una hiperpigmentación por luz azul serían aquellas con un fototipo alto, ya que sus células tienden a producir más melanina.

También las mujeres embarazadas y las personas que se someten a peelings o procedimientos de resurfacing en la cara, ya que su piel está más sensible durante un tiempo a la radiación luminosa.

Luz azul, ¿qué es y qué efectos tiene sobre la piel?

¿Es tan grave o podemos respirar tranquilos?

Hay motivos para la preocupación, pero no para la alarma. Según los expertos, comparado con el impacto de la radiación ultravioleta, los efectos de la luz azul son muy bajos.

Los dermatólogos no se aventuran a decir que es una alerta roja, pero sí aconsejan moderar el uso de las pantallas, aunque no tengan consecuencias tan negativas como la luz ultravioleta, porque seguramente estaremos haciendo un bien para la salud general, sobre todo la psicológica o la social.

Por más que lo digan nuestras madres y abuelas, usar los dispositivos no deja ciego… ¡pero sí provoca daños! Clic para tuitear

Estar todo el día delante de una pantalla ajeno a la realidad de tu alrededor no es la mejor opción para el ser humano.

Por su parte, algunos oftalmólogos aseguran que los datos que se ofrecen sobre la luz azul están realizados en base a estudios y ensayos de laboratorio no extrapolables a la población general.

“Tenemos que desterrar el falso mito sobre que el uso continuado de pantallas puede suponer un riesgo para los ojos porque no puede dañar la retina y, mucho menos, provocar ceguera”, asegura María Capote, responsable de la Unidad de Retina y Vítreo de Central Ocular.

En cualquier caso los efectos serían pasajeros y desaparecerían en cuanto se dejara de mirar los dispositivos.

Principales problemas derivados de la luz azul

Síndrome Visual Informático

Se reconoce por sufrir de ojo seco y fatiga visual y es una patología leve que llega a afectar al 90% de los trabajadores que pasan más de tres horas al día delante de una pantalla, según un estudio realizado por el Instituto de Salud Carlos III.

“Estos datos se pueden extrapolar a todos aquellos niños y jóvenes que pasan más de tres horas al día frente a pantallas de algún dispositivo, hecho que, lamentablemente, cada vez es más frecuente según vemos a diario en nuestras consultas de oftalmología pediátrica”, se lamenta María Capote.

Esto se debe a que cuando se miran pantallas, se tiende a parpadear menos y a mirar durante mucho tiempo hacia un punto fijo.

Si existen estos síntomas, es posible que se padezca ojo seco, una enfermedad con una alta incidencia, aproximadamente un 30% de la población.

¿Cómo prevenir y solucionar el Síndrome Visual Informático?

  • Parpadear más a menudo cuando se vaya a pasar mucho tiempo delante de cualquier tipo de pantalla. De esta forma, los ojos se lubricarán más de forma natural.“Un buen consejo es seguir la regla 20-20-20, que se traduce en descansar la vista cada 20 segundos, a 20 pies al menos de la pantalla”, recomienda la doctora Capote.
  • Utilizar lágrimas artificiales para darle un extra de lubricación al ojo. “En el caso de que, además de la sequedad que debe desaparecer tras dejar la exposición a los dispositivos, se tenga sensación de cuerpo extraño, ardor, irritación, lagrimeo y dolor, se debe acudir a un oftalmólogo para que realice un diagnóstico y prescriba un tratamiento.
  • Bajar el brillo de las pantallas de los dispositivos. En la mayoría de ordenadores, tablets y móviles tienes un panel de control con un icono que te permite elegir “Ajustar brillo de pantalla”.

Inhibición de la secreción de melatonina

Se trata de la hormona responsable del sueño. En España, el 20,8% de las personas presenta síntomas de insomnio, al menos, tres noches por semana y se da más en mujeres que en hombres (23%, frente al 17,6% de varones).

El problema es que detrás de ese aumento se encuentra el uso creciente de dispositivos electrónicos (tablets, teléfonos móviles, ordenadores, etc). Resulta evidente que nuestro cerebro recibe una sobreexcitación lumínica a lo largo del día. En las consultas existen casos de insomnio de conciliación o de mantenimiento secundarios a mala higiene por utilizar estos elementos hasta el justo momento de intentar conciliar el sueño.

El uso continuado y alargado de dispositivos antes de dormir provoca insomnio y problemas de higiene. Clic para tuitear

La causa es que estos dispositivos están iluminados con luz LED, que tienen una longitud de onda máxima en la parte azul del espectro. La luz azul es la más potente a la hora de estimular los fotorreceptores de la retina y la vía retino-cortical, provocando por tanto una disminución de amplitud en la síntesis de melatonina (hormona del sueño), que es clave en la inducción y el mantenimiento del sueño.

¿Cómo prevenir y solucionar la inhibición de la secreción de melatonina?

  • Luz ámbar en lugar de azul: mantener los dispositivos fuera del dormitorio y de la rutina asociada a dormir. Además de ajustar por la noche las luz de las pantallas y los teléfonos para que emitan luz ámbar en lugar de azul.

En el caso que sufras de insomnio, te recordamos que hemos publicado 3 artículos que te pueden ayudar:

Manchas tipo melasma

Estar frente a dispositivos electrónicos es como si tomaras rayos UVA. De hecho, podríamos atribuirle lo malo de los rayos UVA -causan fotoenvejecimiento: arrugas y manchas-.

La cuestión es que al estar recibiendo diariamente una radiación acumulativa de luz azul en la piel, y a una distancia muy corta, terminamos desarrollando hiperpigmentación facial persistente. En cristiano paladín: manchas en la piel.

Se ha demostrado con estudios fotobiológicos que, sobre todo en personas de piel oscura –fototipos III y IV-, provoca hiperpigmentación tipo melasma según los dermatólogos.

¿Cómo prevenir y solucionar las manchas tipo melasma?

  • Cuanto más lejos y menos tiempo, mejor: Aparte de hacer un uso racional de las tecnologías, se recomienda hacerlo a la mayor distancia posible, ya que los fotones se pierden en el espacio. También sería interesante poner filtros específicos para luz visible en los dispositivos para frenar el envejecimiento de la piel.
  • Protección con color: Las cremas fotoprotectoras convencionales no protegen de la luz azul, solo aquellas con algo de color absorben hasta un 20% de esa luz. Por eso, hay que utilizar protección solar con color, que incorpore óxido de hierro.No se trata de estar maquillados sino de protegernos de la luz azul tanto dentro como fuera de casa. Lo más práctico es aplicarla como crema de base diaria. Este tipo de protectores incorporan óxido de hierro, un filtro físico cuyas micropartículas rebotan o reflejan la luz.
  • Antioxidantes: Además es recomendable aplicar sobre la piel cremas con antioxidantes, como la vitamina C, la E y el ácido ferúlico, que luchan contra la oxidación celular y el fotoenvejecimiento que puede provocar la luz azul.

¡Qué prácticos consejos para cuidar la piel! ¿Ya conocías estos datos y los daños que pueden provocarnos los efectos de la luz azul? ¡Nosotros no! Seguro que tampoco muchos de tus amigos, familiares y conocidos. ¡Compártelo en las redes para que todos nos protejamos de este malvado monstruo azul!

¿Sabes que la alimentación puede aportarnos nutrientes que nos protegen de los efectos de la luz azul? Si quieres saber más sobre alimentos para mejorar la piel, o cuidarla de los efectos nocivos de agentes externos como la luz azul o ultravioleta, no dudes en contactar con nosotros a través de nuestro servicio de nutrición online gratuito. ¡Estaremos encantados de asesorarte!

Nosotros ya hemos bajado la luz de nuestros dispositivos por si acaso y porque Yo Elijo Cuidarme, ¿y tú?

Productos que te cuidan

Forté Pharma Expert Colágeno

Expert Colágeno

Una fórmula que aporta colágeno y otros activos para ayudar a tener un aspecto de piel lisa y reafirmada. Fácil de usar, un solo sobre al día de Expert Colágeno aporta 2000 mg de colágeno de origen marino. Además, para un acción reforzada, su fórmula asocia la granada, la vitamina A y un complejo de vitaminas C, E y seleniio que contribuyen a la protección de las células frente al daño oxidativo.

Forté Pharma Expert Lift' Filler

Expert Lift’ Filler

La investigación Forté Pharma sobre envejecimiento acaba de dar sus frutos: Expert Lift’ Filler, el nuevo nutricosmético bebible que actúa sobre los tejidos cutáneos para reafirmar, hidratar y frenar la oxidación celular. Un nuevo gesto de belleza para impulsar la juventud en tu piel. Desde el interior.

Deja tu comentario