¿Qué vitaminas y minerales ayudan a reforzar las defensas?

¿Qué vitaminas y minerales ayudan a reforzar las defensas?

Te detallamos qué vitaminas y minerales (micronutrientes) ayudan a fortalecer el sistema inmunitario y las defensas de nuestro cuerpo en cualquier edad.

En la actualidad, gran parte de la sociedad no cumple con el patrón de estilo de vida saludable.

Desde edades tempranas, se debe introducir todo tipo de alimentos en la dieta de cada individuo, priorizando siempre frutas, verduras y legumbres debido a que son una rica fuente de nutrientes, sobre todo de vitaminas y minerales (micronutrientes); seguido de proteínas y carbohidratos.

Sin embargo, este primer grupo no es muy bien recibido en la dieta de muchas personas, sobre todo en niños y adolescentes, por lo que las carencias de vitaminas y minerales, entre otros nutrientes, empiezan a diagnosticarse cada vez en edades más tempranas y con ello, aumenta la incidencia de patologías infecciosas en la sociedad.

El déficit de vitaminas y minerales hace que, cada vez en edades más tempranas, se diagnostiquen más patologías infecciosas en la sociedad. Clic para tuitear

Además, el sedentarismo, la presencia de un gran factor de estrés y la falta de descanso potencian la bajada de defensas y, en consecuencia, aumenta la aparición de enfermedades inmunitarias en todas las edades.

La alimentación es muy importante para mantener el sistema inmunitario en su estado óptimo y así protegernos o actuar contra muchas enfermedades, sin embargo, no es suficiente para llegar a las concentraciones de vitaminas y minerales que refuercen y potencien mucho más estas funciones, siendo éste el papel de los complementos vitamínicos.

Vitaminas y minerales que ayudan a reforzar las defensas y el sistema inmunitario

Actualmente se sabe que el papel nutricional de las vitaminas va más allá de la prevención de enfermedades carenciales, sino que también ayudan a prevenir enfermedades crónicas más prevalentes en la sociedad por su papel en el refuerzo del sistema inmunitario.

Cualquier complemento vitamínico para reforzar el sistema inmunitario, debe contener, al menos, estos micronutrientes:

Vitamina C

La Vitamina C es uno de los mayores propulsores del sistema inmunitario y su ingesta diaria es esencial debido a que nuestro cuerpo no puede sintetizarlo por si solo ni almacenarlo.

Su deficiencia implica un crecimiento en la frecuencia de aparición de enfermedades en las que se ve comprometido el sistema inmune. Por ello, es importante obtener un aporte correcto de ésta en la dieta, sin embargo, los complementos alimenticios van a potenciar aún más su función en el sistema inmunitario.

Incita al sistema inmunitario a fabricar más linfocitos T1 que atacan y destruyen un gran número de agentes patógenos, además de atenuar los efectos supresores de glucocorticoides sobre el sistema inmune.

En definitiva, concentraciones reforzadas de Vitamina C revelan una menor incidencia de infecciones.

Vitamina D

Varios estudios observacionales sugieren una deficiencia de Vitamina D en diversas infecciones respiratorias como la tuberculosis y en menor medida en neumonía.

De esta forma, se puede llegar a concluir que la escasez de Vitamina D puede llegar a potenciar determinadas enfermedades infecciosas.

Vitamina E

La Vitamina E es un poderoso antioxidante que ayuda a combatir infecciones.

Al igual que la Vitamina D, su ausencia se ha relacionado con una respuesta inmune deteriorada produciéndose alteraciones en la inmunidad celular, humoral y en la función fagocítica.

Estimula la producción de inmunoglobulinas mejorando toda la respuesta inmunitaria en su conjunto.

Vitaminas del grupo B

Las Vitaminas del grupo B más importantes con respecto a la función inmunitaria son:

  • Vitamina B6: es vital para soportar las reacciones bioquímicas en el sistema inmune; su déficit da lugar a una atrofia linfoide y una alteración en la respuesta humoral, específicamente en el defecto en la maduración y proliferación de células inmunocompetentes (linfocitos T).
  • Vitamina B12: es esencial en la síntesis de ácidos nucleicos y su déficit produce una disminución de células NK y de linfocitos CD8T.

Zinc

El Zinc es esencial en la mejora de la respuesta inmune ya que su escasez ocasiona problemas de crecimiento, cognitivos y autoinmunes, conllevando una producción disminuida de Interleuquina-2 (IL-2). Además, interviene en más de 300 procesos enzimáticos vitales, entre los cuales algunos participan en los mecanismos de este sistema de defensa.

Este mineral cada vez es más escaso en los alimentos y por consiguiente en los humanos, debido al refinado de los cereales y al empobrecimiento de los suelos junto a las nuevas técnicas agrícolas.

Cobre

El Cobre es un mineral necesario para el correcto mantenimiento del sistema inmune debido a su papel en la diferenciación, maduración y activación de los distintos tipos de células inmunitarias.

Hierro

El déficit de Hierro provoca una menor capacidad de fagocitosis.

Selenio

La carencia de Selenio supone una depresión de la inmunocompetencia.

Magnesio

La deficiencia de Magnesio provoca actividad inflamatoria por secreción de citocinas inflamatorias y activación de macrófagos.

También cabe destacar el importante papel que tienen otros complementos como la jalea real debido a la cantidad de activos que contiene, entre ellos vitaminas del grupo B y varios minerales, destacando el magnesio, potasio, zinc y calcio. Estos compuestos optimizan las funciones del sistema inmunitario, aumentando las defensas del cuerpo para combatir distintos tipos de enfermedades, sobre todo las implicadas en el sistema respiratorio.

Por ello, los complementos vitamínicos son un buen aliado con la alimentación para reforzar el sistema inmunitario, sobre todo cuando tenemos carencias de algún micronutriente e incluso en cambios de estación o en periodos invernales.

Forté Pharma cuenta con una gran gama tanto de complementos vitamínicos como de Jalea Real, adaptados a cada necesidad personal, ideales para tener una salud plena en la que las enfermedades no existan. Porque Yo Elijo Cuidarme, ¿y tú?

Deja tu comentario