Dieta mediterránea: ¿Qué es y por qué es tan saludable?

¡Únete a la dieta mediterránea y siéntete saludable!

Considerada como una de las dietas más saludables, la dieta mediterránea es sencilla de entender y aplicar. ¡Desde Yo Elijo Cuidarme te contamos cómo!

En numerosas ocasiones habrás oído hablar de la dieta mediterránea, pero aquí vamos a descubrir en qué consiste, cuál es su definición, origen, alimentos que la forman y por qué es tan beneficiosa para nuestra salud.

¿Qué es la dieta mediterránea?

Es un régimen alimenticio habitual de los países bañados por el mar Mediterráneo, basado fundamentalmente en cereales, legumbres, hortalizas, aceite de oliva y vino.

Teniendo en cuenta el término dieta como hábito alimenticio de una persona y tipos de alimentos que consume un individuo o una población, la dieta forma parte del estilo de vida de las personas. Existe una gran variedad de dietas, entre ellas, la dieta mediterránea.

Por tanto, podríamos definir esta dieta como una forma de alimentarse basada en un consumo elevado de frutas, verduras, hortalizas, legumbres y cereales, incluyendo pescado y el aceite de oliva como grasa principal para cocinar. En una menor proporción se encuentran los lácteos, la carne roja y la carne de aves. Y todo esto compaginado con un estilo de vida saludable.

La dieta mediterránea ayuda a evitar enfermedades cardiovasculares y de otro tipo. Clic para tuitear

¿Cómo surgió la dieta mediterránea?

Su origen nació en los años 50 y 60 del siglo XX y la representan dos autores, uno estadounidense que es Andel Keys y otro español, Francisco Grande Covián.

Los dos hicieron distintos estudios sobre la unión que existe entre la forma de alimentarse y el riesgo de padecer ciertas enfermedades coronarias.

Estudiaron las naciones situadas al sur de Europa y la cuenca mediterránea en comparación con otros países del Norte y centroeuropeo, concluyendo que las naciones bañadas por el Mediterráneo presentaban menos enfermedades coronarias.

Y esto es debido a que la dieta mediterránea con los alimentos que la forman, el estilo de vida y el aceite de oliva como grasa principal de esta alimentación tienen efectos muy beneficiosos sobre las tasas de colesterol en sangre y la incidencia de las enfermedades cardiovasculares.

Gracias a la combinación de alimentos e ingredientes naturales, así como la elaboración saludable de estos, con la dieta mediterránea se consigue una alimentación equilibrada a largo plazo. Clic para tuitear

¿Qué alimentos forman parte?

Como hemos mencionado, la dieta mediterránea nos ayudará a sentirnos bien por dentro y por fuera, gracias a la combinación de alimentos saludables como:

Frutas y verduras

Las verduras son ricas en fibras, vitaminas y antioxidantes y se deben consumir en abundancia. De hecho, es recomendable tomar 5 raciones de ellas al día y elegir aquellas que sean de temporada.

Las frutas deben tomarse enteras y nos aportan gran cantidad de fibra, alto poder de saciedad, además de vitaminas, minerales y antioxidantes.

Las frutas y verduras son un pilar fundamental de la dieta mediterránea. Clic para tuitear

Legumbres

Se recomienda consumir de 2 a 4 veces por semana, ya que presentan un alto contenido en proteína vegetal.

Pescados, carnes y huevos

Son alimentos con alto contenido en proteína animal. Se debe dar prioridad al consumo de pescados, como cuatro porciones a la semana y, dos de ellas, deben ser preferiblemente de pescado azul que aportan ácidos grasos esenciales.

Los productos lácteos se tienen que consumir de manera diaria, aunque con cierta moderación. Sí se debe tomar un yogur diario, eligiendo aquellos que no sean azucarados, pues contienen microorganismos vivos que son esenciales para el equilibrio de la flora intestinal.

Los pescados azules aportan ácidos grasos esenciales, y por ello se incluyen en la dieta mediterránea. Clic para tuitear

Los cereales

Pan, pasta y arroz mejor en su forma integral, son alimentos indispensables por su alto contenido en hidratos de carbono complejos y deben ser consumidos a diario.

Aceite de oliva

El aceite de oliva quizá sea el alimento más importante de la dieta mediterránea, ya que nos aporta grandes beneficios y con él podemos prevenir las enfermedades cardiovasculares y metabólicas.

Esta grasa será la de elección para preparar y elaborar todo tipo de nuestros platos. En otro artículo te contamos los mejores y más sanos aceites para cocinar.

Agua

Aunque no es un alimento, en la dieta mediterránea, el agua debe ser la bebida principal, combinada con hacer ejercicio, siendo así menos sedentarios y manteniendo un estilo de vida saludable.

Además, debemos mantener un descanso adecuado y elegir alimentos de proximidad que sean frescos y contengan todas sus propiedades.

Dentro de la dieta mediterránea debemos tener en cuenta el consumo de agua, el ejercicio y descansar lo suficiente. Clic para tuitear

Dieta mediterránea: ¿Qué es y por qué es tan saludable?

¿Cuáles son los beneficios de la dieta mediterránea?

Una vez que ya hemos hablado de la definición, el origen y los alimentos que la forman, nos falta mencionar las ventajas de llevar este tipo de alimentación. Estas son algunas:

  • Es una alimentación económica, ya que los alimentos utilizados son de cercanía y se priorizan aquellos que son de temporada.
  • Es saludable, se piensa que quizá es la dieta más saludable de las que existen en el mundo, porque con ella se previenen enfermedades tanto cardiovasculares como metabólicas.
  • Nos ayuda a mantenernos jóvenes porque es rica en antioxidantes.
  • Con ella conseguimos cubrir las necesidades nutricionales, pues nos aporta las vitaminas, minerales, ácidos grasos monoinsaturados y fibra necesarios.
  • Apetitosa y deliciosa. Esto es debido a su gran variedad de alimentos, a sus sabores y sus diversas elaboraciones a la hora de ser cocinada.
  • Es sostenible y respetuosa con el medio ambiente debido a que se priorizan los alimentos estacionales y de proximidad.
  • Ayuda a prevenir el sobrepeso y la obesidad, pues sus ingredientes principales como frutas, verduras, cereales integrales, legumbres y frutos secos ayudan a prevenir el sobrepeso.
  • Nos ayuda en un mejor funcionamiento del tránsito intestinal gracias a que es rica en fibra, grasas saludables, probióticos, agua y ejercicio físico.
  • Es equilibrada por su cantidad de nutrientes adecuados a las necesidades de cada individuo para mantener así la salud y las demandas necesarias del organismo.
  • Nuestro corazón funcionará mejor. La dieta mediterránea disminuye la incidencia de sufrir una insuficiencia cardíaca.

Ahora que también ya conocemos sus beneficios, solo nos falta para concluir hacer una mención de lo que nos puede aportar el Mar Mediterráneo para hacer de esta dieta una dieta diferente. Ya que, en los alrededores de este mar, la sensación es que el tiempo se detiene, la cosecha que nos aporta su tierra es rica, los pescados tienen en el mar todo lo necesario para comer y siempre respetando los ciclos.

Todo esto unido a esa cocina tan tradicional, calmada y con cariño, apostando siempre por lo natural y por una alimentación más completa. Ese sol y ese clima nos harán mantenernos alejados del estrés que es uno de los peores ingredientes para que una alimentación sea la adecuada.

Ese mar hace que esta dieta sea plena, tranquila y te mantendrá feliz. No hay mejores palabras que la definan.

Si quieres que todos tus amigos y familiares sepan sobre la dieta mediterránea, no dudes en compartir este artículo en tus redes sociales.

Si quieres ponerla en práctica y no sabes por dónde empezar, contacta con nosotros en nuestro Servicio de Nutrición Online gratuito donde te ayudaremos a elaborar un menú equilibrado.

Ahora después de estas palabras yo me animo a seguirla, porque Yo Elijo Cuidarme, ¿y tú?

Si deseas más información sobre la Nutrición Integral, te animamos a descargar el Libro ¿Por qué no Pierdo Peso? (Si hago dieta y ejercicio) de Laura Rojas, Nutricionista y Health Marketing Specialist de Forté Pharma.

Deja tu comentario