Vitaminas; leyendas y mitos contra verdades y certezas

Mitos y verdades sobre las vitaminas

Nuestra Coach en Nutrición te desvela los muchos mitos y leyendas que hay sobre las vitaminas, así como toda la verdad. ¡Toma nota y que no te engañen!

Todos sabemos que las vitaminas son fundamentales pero todavía hay muchas cosas sobre ellas que desconocemos, además de muchas leyendas y mitos.

Hoy ponemos la lupa en 5 de ellas: vitamina A, B12, C, D y K. ¿Qué sabemos sobre ellas o qué creemos saber? ¡Pon a prueba tus conocimientos!

Vitaminas; leyendas y mitos contra verdades y certezas

La vitamina C previene el resfriado – ¡Mito!

En los años 70 un doble premio Nobel llamado Linus Pauling afirmó que la vitamina C podía prevenir el resfriado lanzando al estrellato antigripal esta vitamina. Pero, como dice la canción, nada es para siempre. Ni siquiera las teorías de un premio Nobel.

Nuevos estudios indican que la vitamina C no previene el resfriado (únicamente podría hacerlo en deportistas de alta intensidad como esquiadores o corredores de maratón). A su favor, sí hay cierta evidencia de que acorte la duración de los catarros.

Los veganos no pueden consumir vitamina B12 a través de su dieta – ¡Verdad!

La vitamina B12 no se encuentra en alimentos de origen vegetal y por tanto es imprescindible que aquellas personas que realicen una dieta vegana o incluso ovolactovegetariana baja en consumo de huevos y lácteos, tomen un suplemento de B12 para alcanzar los requerimientos.

Así lo recomienda la Unión Vegetariana Española y la International Vegetarian Union.

A pesar de ello, seguro que conoces a alguien que afirma que las algas y los productos fermentados de soja, como el tempeh, contienen vitamina B12. Pues bien, esto es una verdad a medias. Es cierto que se ha encontrado vitamina B12 en algas y en tempeh, pero no en todas las algas ni en todo el tempeh. Por tanto, no se puede asegurar que su consumo garantice el aporte de vitamina B12 y la suplementación sigue siendo necesaria.

Vitaminas; leyendas y mitos contra verdades y certezas

En España no necesitamos suplementos de vitamina D porque vivimos en el país del sol – ¡Mito!

Mucho país del sol, pero agárrense porque esto va a doler: según la encuesta ENIDE (Encuesta Nacional de Ingesta Dietética Española), entre el 80 y el 90% de los españoles tienen una ingesta inadecuada de vitamina D. Algo estamos haciendo mal.

¿Cómo hemos podido llegar a este punto? Pueden influir en parte las recomendaciones de no exponemos al sol debido al riesgo de cáncer de piel. Cuando diseñaron el cuerpo humano no pensaron en el agujero de la capa de ozono y en los efectos y daños de los rayos solares. Aunque en realidad, la exposición solar per se ya es menor ahora que hace décadas debido al sedentarismo. Puede que ayude a este factor el bajo consumo de los alimentos donde se encuentra la vitamina D como, por ejemplo los pescados.

La deficiencia de vitamina D puede conducir al raquitismo en niños o a la osteomalacia/osteoporosis en el adulto. Pero además, actualmente se investiga la importancia de su consumo en la prevención de algunas enfermedades cardiovasculares, de la diabetes, de trastornos autoinmunes e incluso de algunos tipos de cáncer.

Mi recomendación es solicitar los niveles de vitamina D en la próxima analítica rutinaria para que el médico pueda valorar la suplementación en caso de ser necesario.

La vitamina K es la gran desconocida – ¡Verdad!

La vitamina K se llama así porque deriva del alemán koagulation. Como su nombre indica, esta vitamina tiene un papel relevante en el proceso de coagulación de la sangre.

Sin embargo, poca gente sabe que hay dos tipos de vitamina K. La vitamina K1 (fitomenadiona), que es la clásica popular, y la vitamina K2 (menaquinona), que es la gran desconocida. La sintetizan las bacterias del intestino y es complicado conseguirla a partir de la alimentación. Su fuente principal es un derivado de la soja japonés llamado Natto (que por cierto, sabe regular).

¿Por qué se empieza a hablar de la vitamina K2? Porque se ha visto que este micronutriente tiene un papel clave en la fijación del calcio al hueso junto con la vitamina D.

El exceso de vitamina A puede ser perjudicial en el embarazo – ¡Verdad!

El exceso de vitamina A durante el embarazo puede originar graves malformaciones congénitas. Por este motivo, los suplementos multivitamínicos que se recomiendan en esta etapa evitan específicamente incluirlo en su composición.

¿Qué ocurre con la vitamina A que proviene de los alimentos? No está recomendado consumir en grandes cantidades alimentos muy ricos en vitamina A como el hígado y los patés. Sin embargo, no hay que tener miedo a la vitamina A que consumimos a partir de vegetales porque en estos alimentos están en forma de carotenoide y no hay riesgo de toxicidad.

Si quieres saber más, te recomiendo estos otros 2 artículos sobre las vitaminas que desde Yo Elijo Cuidarme hemos publicado:

¿Conocías estos mitos y verdades sobre las vitaminas? ¿Tienes dudas sobre alguna otra en concreto? Si es así, puedes dejarnos un comentario. ¡Estaré encantada de responderte!

Productos que te cuidan

Forté Pharma Multivit Adulto

Energy Multivit adulto

Complejo multivitamínico (12 vitaminas + 9 minerales) que te proporciona un aporte óptimo de vitaminas y minerales esenciales para el organismo y te ayuda a mantener la forma y el tono.

Forté Pharma Energy Multivit Júnior

Energy Multivit Junior

Una fórmula para ayudar a los niños de 7-15 años a reducir la fatiga y reforzar las defensas naturales, con un delicioso sabor a Granadina!   Energy Multivit Júnior contiene un complejo multivitamínico (12 vitaminas y 4 minerales) para asegurar el aporte de nutrientes esenciales y mantener la energía física e intelectual de los niños, reforzando también sus defensas naturales.

Deja tu comentario